Usted está aquí

Escuela Campos Salles transforma el currículo y valoriza la autonomía del estudiante

La Escuela Municipal de Enseñanza Fundamental (EMEF) Campos Salles, situada al sudeste de Sao Paulo (Brasil), difiere de las demás por presentar una estructura en la que no existen las clases divididas en 45 minutos y dictadas por un único profesor.

Noviembre 28, 2016

Este artículo fue publicado en el portal educacaointegral.org.br y traducido por Compartir Palabra Maestra como producto de la alianza de contenidos de ambos portales.

La escuela que a partir de diversas estrategias de movilización, ya tenía relación cercana con la comunidad y movimientos sociales de alrededor, comenzó a reflexionar su propuesta pedagógica y la infraestructura escolar, dado que a pesar de la buena relación con el entorno, la relación entre profesores y estudiantes se adelantaba bajo modelos tradicionales y presentaba problemas. Los estudiantes reclamaban que no eran escuchados y los profesores se mostraban agotados y con dificultades para gestionar sus clases, situación en últimas frecuente en gran parte de las escuelas brasileñas.

En 2007, la dirección y la comunidad del barrio vieron la necesidad de frenar el trafico de drogas que acontecía en la plaza junto a la escuela. Con el apoyo de la Secretaría Municipal de Educación, el espacio de la plaza y alrededores fue revitalizado y los muros que separaban la escuela del barrio fueron derribados.

Inspirado por la experiencia portuguesa de la Escuela da Ponte, uno de los maestros de la escuela, propuso que junto con la comunidad educativa, realizaran cambios en la estructura pedagógica de la escuela.

Con las conversaciones de los estudiantes y docentes en mente, el director de la escuela, Braz Nogueira, que había participado en diversas formaciones y discusiones sobre educación integral, educación libertaría  y democracia en los procesos de enseñanza-aprendizaje, presentó a la comunidad educativa, familias y líderes comunitarios, la idea de romper con la estructura tradicional del currículo y de la organización de las clases.

Braz aseguró a las partes involucradas que el cambio sería radical, pero que las ganancias se darían en un proceso de más largo plazo. Por lo tanto, era necesario que todos estuviesen involucrados y juntos para crear un modelo que funcionase para la comunidad y poco a poco todos aprendiesen de lo que estaba sucediendo.

Todos aprobaron el proyecto, que era orientado por las ideas centrales que todo pasa por la educación y la escuela es uno de los medios de articulación de la comunidad. También se fundamentaban en tres principios: autonomía, responsabilidad y solidaridad, rescatados de la experiencia consolidada en la Escuela da Ponte de Portugal.

Grandes cambios

La primera gran decisión fue derrumbar las paredes de los salones de clase. De tres aulas se conformo un gran salón. Las mesas dejaron de ser individuales y los estudiantes se comenzaron a organizar en grupos de seis. En lugar de un profesor por materia, los docentes comenzaron a compartir la gestión de la clase. Cada salón es acompañado por tres profesores.

En lugar de clases magistrales, los estudiantes pasaron a recibir guías de estudio, que contenían itinerarios de aprendizaje individuales y en grupo sobre los más diversos campos del conocimiento.

Aunque existan actividades de matemáticas o de portugués, ciencias o historia, existen itinerarios interdisciplinares que tienen por supuesto el estimulo al pensamiento y la investigación contextualizada del estudiante.

Cada salón reúne cerca de 100 alumnos y en los grupos los estudiantes buscan resolver sus dudas unos con otros. Cuando es necesario llaman al profesor que irá a ayudar en la actividad. Los estudiantes tienen autonomía y pueden escoger que actividad o tema deciden estudiar del itinerario y es común que los niños y adolescentes trabajen juntos sobre un mismo tema.

Los itinerarios son diseñados por los profesores responsables por el área del conocimiento en cuestión, más todo el cuerpo docente tiene acceso a todos los itinerarios y conoce las habilidades y competencias exigidas y trabajadas en cada material. De este modo, todo profesor – así no haya elaborado el itinerario-, puede apoyar el estudiante en el aprendizaje de todas las materias. Cuando es necesario, se apoyan en el profesor responsable de la asignatura.Además del cambio curricular, la escuela ha desarrollado diversas estrategias para mejorar la autonomía de los estudiantes y la participación de la comunidad en la cotidianidad de la escuela.

Principales resultados

Según la dirección, es visible el cambio de comportamiento tanto de los estudiantes como de los profesores. La cultura colaborativa es cada vez más fuerte en la escuela, aunque aun está en proceso, hay una mayor disposición de los involucrados en seguir mejorando el concepto y las estrategias.

Aunque recientemente, en la edición de 2011, el resultado escolar había decrecido (IDEB 2011), hubo un aumento tanto en matemáticas, como en portugués en la Prueba Brasil. Pero para Braz, el resultado de la prueba es menos importante que lo que se evalúa la comunidad escolar y proyecta  para los próximos años.

Para él, el proceso está todavía en construcción, pero hasta ahora los resultados movilizaron a la comunidad a continuar invirtiendo en otro modelo educativo.

Escrito por
Portal Educativo
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Ángel Yesid Torres Bohórquez
Gran Maestro Premio Compartir 2014
Diseñando artefactos para resolver problemas de la vida cotidiana los estudiantes desarrollan su creatividad, su pensamiento tecnológico y aprenden el valor del trabajo en equipo.