Usted está aquí

Una apuesta por el éxito educativo

Finlandia ha conseguido situarse como el país de referencia en la calidad y en la equidad de la educación.

Febrero 23, 2015

Finlandia ha conseguido situarse como el país de referencia en la calidad y en la equidad de la educación; por ello, las dos columnas de opinión que se referencian a continuación tienen una importancia indudable y pueden contribuir a inspirar la reflexión sobre la situación de la educación en Colombia en este año electoral que se avecina y en el que éste tema en particular debe ser prioritario en tanto a través de ella podremos lograr una sociedad más igualitaria, con un mejor futuro para los alumnos y para el progreso económico y social del país.

Guetos escolares es la primera nota del periódico El País a la que quiero referirme. Señala la difícil y necesaria tarea de “enseñar a vivir juntos” en las escuelas y enciende las alarmas sobre las escuelas-guetos producto de la segregación étnica y social en las que transitan: drogas, embarazos precoces, incivismo e intolerancia.  La columnista se refiere al fracaso de los modelos de la escuela francesa y catalana que no han podido evitar ni los bajos rendimientos de los alumnos, ni la exclusión social. Y esto nos remite a mirar a Finlandia, porque allí uno de los factores que más contribuye al  éxito es que la educación es una prioridad de los gobiernos y de la sociedad en su conjunto.

En ese mismo periódico con pocas semanas de diferencia se publica  otra columna que sugiere volver la mirada a aprender de Finlandia y esta vez lo hace desde la escuela como espacio público. Refiere  la columnista, un reciente coloquio celebrado en Helsinki sobre educación que reunió a arquitectos y científicos sociales de diferentes países europeos y muestra cómo Finlandia concibe las escuelas como espacios simultáneamente urbanos, educativos y políticos. Esta flexibilidad y multiplicidad de funciones de la escuela física como espacio ciudadano, se traduce en  un lugar donde los niños aprenden a convivir y mezclarse con extraños, y en ese sentido a incorporar la semilla de “enseñar a vivir juntos”.

Las dos columnas nos invitan a pensar que el objetivo de aprender a vivir juntos tiene que ser práctico, convivir en democracia y equidad requiere coexistir con la diversidad,  significa que se encuentren en el aula de clase o en el recreo, alumnos que han migrado del campo por el desplazamiento, minorías étnicas, niños de diferentes estratos socioeconómicos, estudiantes con discapacidad, algo que además puede generar aprendizajes mutuos impensables. Pero de la misma manera nos muestra que la infraestructura también enseña a coexistir.

Así como Juan Carlos Tedesco (Marchesi, A.; Tedesco, C. y Coll. C. (2014). Calidad, equidad y reformas en la enseñanza. Fundación Santillana. España.), experto en temas de educación y sociedad lo refiere, no se trata de revivir el viejo debate entre capitalismo y socialismo, sino de asumir que el dilema pasa por una sociedad justa o injusta y cuáles son los grados de injusticia que estamos dispuestos a tolerar.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Promedio: 4.5 (2 votos)
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer