Usted está aquí

Género vs. Identidad de género

La más reciente controversia en el país a nivel educativo amerita aclarar estos conceptos que, aunque suenan similares, tienen implicaciones distintas.

Agosto 17, 2016

La más reciente polémica de las supuestas cartillas entregadas por el Ministerio de Educación y las marchas subsecuentes a raíz de este suceso, puso de nuevo en la mesa todos los temas relacionados con género e identidad de género.

Existe aún una confusión entre los conceptos de género e identidad de género, por lo que en Palabra Maestra traemos un breve recuento de estos conceptos y cómo están relacionados.

En primer lugar, se encuentra el concepto de género o sexo. Este se determina de manera biológica y corresponde a nuestro ADN, partes del cuerpo (lo que incluye obviamente los órganos reproductivos) y hormonas. El género es usualmente masculino y femenino, aunque tanto en animales como en humanos también existe la intersexualidad. Es posible que por ejemplo exista una especie con ambos órganos reproductivos (tanto masculinos o femeninos) o que tenga partes de ambos de manera indiscriminada.

Ahora, la identidad de género es en sí una construcción social aprendida: “La ONU define la identidad de género como la vivencia interna e individual del género tal y como cada persona la experimenta, la cual podría corresponder o no, con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo y otras expresiones de género como el habla, la vestimenta o los modales”[1].

En una Charla TedX del 2012, Brigitte Baptiste, bióloga transgénero del país, afirma que los referentes del género vienen de la literatura, el arte, las películas y demás ideas que se oyen en el entorno: “La construcción de identidad de género es nuclear”[2]. Es decir, la identidad de género es la forma como cada quien percibe su género y el género de los demás y se alimenta en gran medida en el sistema de culturas y creencias de una sociedad.

Además del género masculino y femenino, existen otras variantes. Si una persona nació mujer y se identifica como mujer, se le denomina cisgénero o cisexual. Una persona también puede identificarse con ninguna identidad de género y se le denomina agénero. Asimismo, puede que una persona sea andrógina cuando considera que tiene una mezcla de rasgos masculinos y femeninos. Y también, una persona puede ir de hombre a mujer en lo que se conoce como género fluido.

También existe el término transgénero y transexual. Una persona transgénero no se identifica con el género que le fue asignado al nacer y, por lo tanto, quiere lucir y sentirse de una manera distinta a la que quizás espera la sociedad que le rodea por ser hombre o mujer. Existe entonces una inconformidad con el género biológicamente asignado y el comportamiento que se espera de esta persona por haber nacido hombre o mujer. Sin embargo, es posible que no desee del todo cambiar de sexo y tener órganos reproductivos del otro género. De lo contrario, esta persona se denominaría entonces un transexual. Quienes desean no solo verse diferente, sino que además consideran que pertenecen al otro género pueden querer realizarse procedimientos quirúrgicos y hormonales para completar una transición completa al género opuesto.

Referencias

https://www.youtube.com/watch?v=XsZUjf9VcuA

http://www.unitedexplanations.org/2015/03/02/identidad-de-genero/

https://www.plannedparenthood.org/esp/temas-de-salud/orientacion-sexual-y-genero/genero-e-identidad-de-genero

https://es.wikipedia.org/wiki/Identidad_de_g%C3%A9nero

https://drive.google.com/file/d/0BxBH_fTAQ7UDWHhiZnlaaXQ3b1k/view?pref=2&pli=1

[1] http://www.unitedexplanations.org/2015/03/02/identidad-de-genero/

[2] https://www.youtube.com/watch?v=XsZUjf9VcuA

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicadora social y periodista
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.