Usted está aquí

Juegos coreográficos en las I.E. Compartir

Se acordó con el cuerpo docente la creación de un evento que comprometiera a toda la comunidad educativa en la promoción de los valores artísticos a través de la danza.

Julio 15, 2017

Desde hace 14 años en las instituciones educativas Compartir se desarrolla el Festival de Juegos Coreográficos, el cual forma parte del conjunto de proyectos transversales de cada colegio, siendo este tal vez el que mayor esfuerzo institucional requiere en cuanto a recurso humano, tiempo y recursos económicos para su organización, montaje, puesta en escena y reconocimientos.

El término “Juego Coreográfico”, consiste en la puesta en escena de un tema específico (literatura universal, películas, mitos y leyendas, carnavales, etc.) por medio de expresión corporal, expresiones teatrales y danza, este último el componente fundamental de la obra. Con el tema escogido institucionalmente, cada curso se da a la tarea de tejer una historia para ser “contada” durante doce minutos o menos mediante los recursos ya señalados.

Cada juego coreográfico se identifica con un nombre que no es nada distinto al título de la historia.

La implementación de los Juegos Coreográficos se remonta al año 2003, bajo la dirección del ex Rector, Rafael Deháquiz Mejía impulsado por la experiencia vivida en otros colegios (La Salle y Fundación San Antonio) donde se institucionalizaron experiencias similares con evidente éxito tanto en la participación de los estudiantes como en la vinculación de los padres de familia con la implementación de este tipo de experiencias.

Para el caso de las instituciones educativas Compartir se acordó con el cuerpo docente la creación de un evento que comprometiera a toda la comunidad educativa en la promoción de los valores artísticos a través de la danza. En atención a la realidad institucional y luego de debatir ampliamente el tema se consideró que por estrategia era importante introducir algunos elementos complementarios, como la expresión teatral y corporal para facilitar la participación de todos los estudiantes, maestros y directores de curso.

“Tanto para los virtuosos como para los que no lo son, los Juegos Coreográficos se constituyen en un mecanismo propicio para potenciar elementos actitudinales, motivacionales y afectivos.”

La expresión “Juego Coreográfico” en la Institución Educativa Compartir Suba se enmarca dentro de los siguientes contextos:

Trabajo colaborativo. Se define como procesos intencionales de un grupo para alcanzar objetivos específicos, más la búsqueda de herramientas diseñadas para dar soporte y facilitar el trabajo. El mayor desafío es lograr la motivación y participación activa del recurso humano. Además, deben tenerse en cuenta los aspectos tecnológicos, económicos y las políticas de la organización. Trabajo colaborativo o groupware son palabras para designar el entorno en el cual todos los participantes del proyecto trabajan, colaboran y se ayudan para la realización del proyecto.

Desarrollo de habilidades. Entre éstas se destacan: desarrollo de la motricidad gruesa y fina, ubicación espacial, lateralidad, expresión corporal y creatividad.

Trabajo artístico: en este sentido se pretenden entre otros propósitos impulsar elementos fundamentales en la formación integral del estudiante. Se destacan: desarrollo de la dimensión estética:  como capacidad profundamente humana de conmoverse, sentir, expresar, valorar y transformar percepciones en relación consigo mismo y el entorno de una manera integrada y armónica. Se requiere una búsqueda de integración armónica, lo que permite poseer sentido estético: reconocer lo bello y agradable, así como lo feo, desagradable o malo. Esto contribuye a desarrollar la capacidad de discernimiento.

Desarrollo de talentos: si bien la actividad no tiene como finalidad expresa que todos los estudiantes desarrollen el gusto por la danza y otros conceptos concomitantes como las costumbres, el folclor, etc., sí permite que algunos de ellos descubran, cultiven y afiancen talentos particulares en este tipo de actividades; no son pocos (niños, niñas y adolescentes) que terminan desarrollando habilidades específicas que inciden de manera positiva en sus procesos de socialización, de liderazgo y de protagonismo evidente tanto dentro como fuera del colegio.

Enriquecimiento del Proyecto Personal de Vida: tanto para los virtuosos como para los que no lo son, los Juegos Coreográficos se constituyen en un mecanismo propicio para potenciar elementos actitudinales, motivacionales y afectivos; la participación, el compromiso con los compañeros, el sentido de pertenencia y de identidad institucional.

A través de este proyecto se desarrollan las habilidades blandas en los estudiantes, es decir aquellas que tienen que ver con la puesta en práctica integrada de aptitudes, rasgos de personalidad, conocimientos y valores adquiridos.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 5 (5 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.