Usted está aquí

Replantear la educación desde una Bicicleta

Desde un trabajo de pedagogía con adultos y niños, la meta es proteger y mantener en buen estado la bicicleta que el estudiante gana con su desempeño y rendimiento académico.

Septiembre 8, 2017

Para algunos es un juguete, para otros un medio de transporte, para nosotros es una valiosa herramienta, que nos permite cambiar el mundo; o al menos su mundo. Si el mundo de cientos de pequeños en los campos y veredas apartadas de nuestra geografía.

Por lo general, recibimos nuestra primera bicicleta como regalo de un ser mágico o por herencia, lo que es cierto, es que todos recordamos nuestra primera bicicleta con cariño, ya que fue nuestro primer acercamiento a la independencia.

Imaginemos por un instante, que la bicicleta, no fuera nuestro primer gran regalo, sino una recompensa por nuestro esfuerzo. Sería la primera gran lección que aprenderíamos con agrado “cuando te esfuerzas hay una recompensa” bien esa es la apuesta de Pedalazos que Unen Pueblos con el programa de - A La Escuela en bici-.

Desde un trabajo de pedagogía con los adultos y niños nuestro propósito es que el adulto proteja y mantenga en buen estado la bicicleta que el estudiante gana con su buen desempeño y rendimiento académico.

Caminar por muchas horas o recurrir al transporte informal conocido como moto laxismo son las únicas opciones para muchos niños de llegar a la escuela. La primera resulta desgastante y poco atractiva para el menor, la segunda riesgosa y costosa ya que los $1000 o $1500 por trayecto que debe pagar el menor, impactan fuertemente la economía del hogar, al punto de preguntarse o come la familia o estudia el menor, lo que con lleva a la deserción escolar y por ende a continuar el ciclo de pobreza.

“Cuando logramos motivar al menor para pagar su bicicleta con buenas notas, este, adquiere responsabilidad y pertenencia.”

Cuando logramos motivar al menor para pagar su bicicleta con buenas notas, este, adquiere responsabilidad y pertenencia. Luego la tarea es convencer al adulto del beneficio que supone mantener en orden de marcha la bicicleta y la importancia de no venderla.

Esto nos lleva a un cambio de paradigma y naturalmente a replantear parte de la movilidad de una vereda o población.

Viene el momento de capacitar en mecánica básica tanto a niños como a los adultos, así como generar rutas seguras preestablecidas para que los niños se acompañen y apoyen.

Se crean las bases de una nueva sociedad donde los niños ya no compiten entre ellos sino con ellos mismos, una sociedad donde los niños crecen motivados en trabajar y aprender para obtener sus metas en fin una nueva sociedad donde los niños cambian la idea de la pobreza eterna por la esperanza de la recompensa al estudio.

En algunos años veremos si nuestra apuesta por la bicicleta resulta, por ahora, los resultados parciales de este proyecto en constante crecimiento nos arrojan que de 200 bicicletas entregadas a la fecha hay 150 en orden de marcha y que de los 200 niños 180 han mejorado continuamente su nivel académico.

Es nuestro aporte desde Pedalazos que unen Pueblos y nuestro mayor deseo es poder continuar apoyando escuelas rurales dotándolas no solo de bicicletas sino de todas las herramientas necesarias para que los estudiantes y maestros puedan crecer y repensar su futuro desde la premisa de la oportunidad. 

Escrito por
Fotógrafo cicloviajero. Generador de bienestar social. Embajador de aventura Specialized
Promedio: 3 (2 votos)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector 2016
La escuela no puede seguir siendo un espacio cerrado: hay que abrir las puertas de las aulas y de la institución para que lleguen otros saberes. Esto sólo lo permite el tejer puentes