Usted está aquí

Tormenta en el colegio

Reflexión acerca de uno de los aspectos que más afecta el desempeño de los maestros y directivos en las instituciones educativas: el clima institucional.

Enero 28, 2016

Ahora que se inicia un nuevo año escolar en los colegios de calendario A y segundo semestre en los de calendario B, es pertinente realizar una reflexión acerca de uno de los aspectos que más afecta el desempeño de los maestros y directivos en las instituciones educativas: el clima institucional.

Cuando utilizamos el concepto de tormenta hacemos referencia a una de las condiciones del clima atmosférico que nos ofrece la naturaleza y que difícilmente el ser humano puede controlar. En este escrito me referiré no al clima incontrolable de la naturaleza, sino a aquel que los seres humanos sí podemos controlar y es aquel que se relaciona con el ambiente escolar.

La escuela es el epicentro del humanismo, pero muchas veces la carencia de capacidades y habilidades sociales de algunos maestros y directivos hacen que esa mirada humana se vaya al traste, debido a sus malas actitudes, interacción agresiva, desigualdad en el trato y en la remuneración, falta de apoyo, intolerancia, control en exceso a procesos de  micro gestión, temor al cambio, entre otras cosas, que hacen que el ambiente laboral en la institución educativa sea una verdadera tormenta generando que la llegada a trabajar sea una pesadilla y no algo agradable para hacer. Recordemos que según el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) define también tormenta como adversidad, desgracia o infelicidad de alguien.

Los perjudicados en estos malos ambientes escolares no son solamente los maestros y directivos, sino los estudiantes quienes terminan pagando los platos rotos de las malas relaciones entre los adultos al no saber resolver los conflictos de una manera acertada.

Los perjudicados en estos malos ambientes escolares no son solamente los maestros y directivos, sino los estudiantes quienes terminan pagando los platos rotos de las malas relaciones”.

Es por esto que todos los maestros y directivos en ejercicio deberían preguntarse: ¿Qué plan tengo o tenemos para mejorar el clima escolar y fomentar un ambiente sano de aprendizaje? Interrogante que al ser respondido con conciencia y franqueza ayudará a prevenir y/o mejorar el ambiente escolar.

Contar con buenas condiciones de trabajo no solamente implica el poder disponer de recursos materiales que por lo general son limitados, sino pensar en el ambiente de trabajo, y cuando este es bueno hay una gran motivación de los maestros para mejorar sus prácticas pedagógicas.

Asimismo, sabemos que el entorno y el clima escolar, así como la influencia de los miembros de la comunidad y del hogar hacen parte entre otros aspectos de una adecuada educación cívica y ciudadana.

Finalmente, Bob Chapman, sobre la naturaleza del liderazgo dice: “La paternidad es la gestión de vidas preciadas que nos llegan por nacimiento, adopción o un nuevo matrimonio. El liderazgo es la gestión de vidas preciadas que nos llegan a través de la gente que entra por la puerta y se compromete a compartir sus dones con nosotros”.

Esta idea finalmente transformó la manera que tiene Chapman de gestionar su negocio. En un nuevo libro titulado “Todo el mundo es importante: los efectos sorprendentes de tratar a las personas como familia”, Chapman y Raj Sisodia, coautor de la obra, explican cómo cualquier empresa puede integrar este punto de vista en su organización.

Por eso hay que seguir defendiendo la necesidad y vigencia de las humanidades y hay que velar porque el clima organizacional de nuestras escuelas sea el más armonioso posible.

Escrito por
Director de Innovación Educativa de la Fundación Compartir
Promedio: 4.2 (15 votos)
Estadísticas: .
Belkis Briceño Ruíz
Maestra del Colegio Antonio Nariño IED
Cuando uno quiere enseñarle algo a alguien, el que aprende es uno. Eso sucede en la escuela. Eso es lo que buscamos los maestros a diario