Usted está aquí

Escuelas creativas

Diciembre 13, 2016
Autor: Ken Robinson y Lou Aronica
Fecha de publicación: Grijalbo, 2015.

 

Descripción:

Un libro ameno y estupendo que hace que tanto padres de familia, estudiantes, maestros, directivos y quienes están a cargo de la legislación educativa, se replanteen el sentido auténtico de la escuela, el aprendizaje y la creatividad. Su autor, el experto en educación Ken Robinson, desarrolla en Escuelas creativas las ideas de su famosa charla TED ‘Cómo la escuela mata la creatividad’ que está llena de humor, ironía y aspectos brillantes, pero además, el libro ofrece soluciones innovadoras y revolucionarias para uno de los problemas más relevantes de nuestra sociedad, que es, ¿cómo transformar un sistema educativo que no funciona?

A partir de esa premisa, Robinson pone a trabajar  uno de sus pensamientos centrales el cual se basa en que las escuelas actuales nacieron en el siglo XIX con el fin de formar el tipo de profesional y trabajador que era necesario para la Revolución Industrial que se estaba viviendo, siendo cada uno de ellos una pieza fundamental para el cumplimiento de las tareas; sin embargo, los tiempos cambiaron pero la educación no lo ha hecho.

Para tal cosa, el libro propone darle a la educación un enfoque personalizado, aprovechando el potencial de los recursos tecnológicos y profesionales disponibles, y de esa manera, fomentar la participación de los estudiantes para que pierdan el miedo a equivocarse, desarrollen su creatividad y su pasión por aprender, y estén preparados para afrontar los retos que les depare el futuro, pero sobre todo, se trabaje por una educación que no sea resistente al cambio y que cambie al ritmo del mundo.

Adquiera este libro en: http://www.casadellibro.com/libro-escuelas-creativas/9788425353222/2571306

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Martial Heriberto Rosado Acosta
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Sembré una semilla en la tierra de cada estudiante para que florecieran los frutos del trabajo campesino en el campo que los vio nacer