Usted está aquí

La ciudad educadora y sus docentes

Agosto 28, 2017
Autor: Editorial Magisterio 
Fecha de publicación: 2017

 

Descripción:

Este libro nace de mi interés por lo urbano, un deseo de acercarme a la ciudad de manera crítica y constructiva, un posicionamiento que comparto con muchísimos docentes. Las ciudades despiertan mi curiosidad y avivan de forma constante mis inquietudes. Invaden mis preocupaciones y polarizan mis investigaciones en un amplio espectro que va desde lo estético hasta lo práctico, desde el uso diario y las vivencias cotidianas hasta las experiencias extraordinarias que acontecen en lugares preparados especialmente para generar sensaciones.

El deseo de indagar en lo referido a la cultura de la ciudad es una reivindicación asumida por numerosos profesionales de la educación que son conscientes de la riqueza que genera el modelo de vida que conocemos como urbano; se trata de un interés y un deseo de análisis y prospección que evidentemente compartimos con otros colectivos como artistas, urbanistas, arquitectos, sociólogos, antropólogos, historiadores, escritores, y en general por tantísima gente que observa el entorno urbano como una posibilidad de acercamiento al hecho cultural, lo cual incluye todo aquello relativo a la experiencia humana.

Entiendo como docentes al conjunto del profesorado, al colectivo humano en tanto que idea de colectivo, y cuando me refiero a la experiencia urbana del profesorado me refiero a quienes conviven en espacios realmente sofisticados, con una riqueza y variedad de planteamientos que siempre resultan cambiantes, y que fluyen en constante evolución.

El concepto de ciudad evoluciona del mismo modo que la idea de lo urbano. Puede que las primeras ciudades haya que buscarlas en la tradición cultural mesopotámica, si bien dicho planteamiento encaja básicamente con el prototipo bíblico.

Algunos siglos antes ya existían ciudades en Asia, y de modo casi paralelo puede que encontrásemos escenarios urbanos en la América precolombina. Y si bien lo que llamamos civilizaciones mediterráneas, especialmente Egipto, Grecia y Roma, sugieren un modelo de ciudad establecido como lugar de producción, de organización, de comercio y especialmente de defensa militar, lo cierto es que la ciudad, en el sentido que aquí la relatamos, tiene mucho que ver con el concepto medieval, tal y como la describe Fernand Braudel:

“La ville est césure, rupture, destin du monde. Quand elle surgit, porteuse de l’écriture, elle ouvre les portes de ce que nous appelons l’histoire. Quand elle renait en Europe avec le XIe siè cle, l’ascension de l’étroit continent commence. Qu’elle fleurisse en Italie et c’est la Renaissance. Il en est ainsi depuis les cités, les poleis de la Grèce classique, depuis les medinas des conquêtes musulmanes, jusqu’à nos jours. Tous les grands moments de la croissance s’expriment par une explosion urbaine.” Braudel (1979, p. 421)

En el presente trabajo se recoge asimismo mi experiencia como docente acumulada durante varias décadas. Mis intereses en tanto que educador siempre han estado muy pendientes de dos aspectos que se combinan y se entretejen: las identidades y los patrimonios. Dos miradas convergentes hacia las personas y hacia los lugares, dos perspectivas que consiguen agrupar lo material y lo espiritual, lo tangible y lo intangible, las ideas y sus derivaciones, lo individual y lo colectivo.

En este libro se recogen las experiencias llevadas a cabo con docentes de cinco ciudades de Iberoamérica, a saber: Buenos Aires, Lima, Montevideo, Santiago de Chile y Valencia. En cada uno de los casos el profesorado participó en las encuestas y en las acciones artísticas. Se han utilizado sus relatos como narrativas peculiares que nos ayudarán a confeccionar un panorama amplio de lo que entienden por cultura urbana todos estos y todas estas docentes.

Agradezco sinceramente su participación en el proyecto, y espero que esta acción les haya servido también para replantearse sus miradas hacia la ciudad. He intentado cubrir en la mayoría de los casos un espectro amplio de representatividad, incluyendo entre los participantes a personas de diferentes edades, adscripciones económicas y sociales, integrando a hombres y mujeres, y contando con la colaboración de docentes con variada experiencia en el aula. El concepto de docente abarca aquí a todo el profesorado de todas las áreas de conocimiento y de todos los niveles educativos.

Se trata, por tanto, de generar un espíritu de colectivo, desde el cual lanzar una mirada compleja y rica, sin discriminaciones, sumando opiniones desde un espectro amplio de representatividad. Espero con ello contribuir a reforzar la idea de los docentes como colectivo, animando al profesorado a generar puentes entre las diversas especializaciones, compartiendo así geografías y lugares comunes, reuniendo esfuerzos para conseguir una mayor visibilidad y un mayor respeto.

Adquiera este libro aquí

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.