Usted está aquí

Deserción escolar en Bogotá, la más baja en los últimos 18 años

Desde el año 1997 no se tenía esta cifra positiva para la educación en la capital colombiana, la cual se logró gracias a dos programas bandera: Volver a la escuela y A-probar.

Diciembre 8, 2015

De acuerdo con cifras otorgadas por el Ministerio de Educación Nacional, la capital corrigió una tendencia al incremento en el número de niños y jóvenes que se desvinculan del sistema educativo, pasando del 3,9% en 2011 al 2.3% en 2014. Este dato es es, además, inferior a la tasa nacional actual, que está en 3,1%. Esta tasa de deserción en el sistema educativo oficial de Bogotá es la más baja desde 1997.

Según Patricia Buriticá, subsecretaria de Calidad y Pertinencia de la Secretaría de Educación del Distrito, hay un conjunto de políticas que han contribuido a la obtención de este significativo avance para Bogotá, entre los cuales se destaca la implementación de la Jornada Completa y sus ejes transversales: inclusión, tecnología y ciudadanía y convivencia. (Lea: El tiempo libre un componente fundamental en procesos educativos)

De hecho, aunque el descenso de la deserción escolar fue generalizado en los colegios distritales, esta fue mucho más evidente en aquellos en los que ya se desarrolla la Jornada Completa”, asegura Buriticá.

Según la funcionaria, existen tres factores que han sido decisivos para lograr que hoy nuestras instituciones educativas oficiales retengan mucho más a los estudiantes: la calidad en el conjunto de estrategias transversales que conforman la política educativa y dos programas que centran la atención en niñas, niños y jóvenes que enfrentan dificultades muy vinculadas al fenómeno de la deserción: ‘Volver a la escuela’ y ‘A-probar’. 

Volver a la escuela’ es el programa que busca garantizar la restitución del derecho a la educación de las personas en condición de extra-edad (es decir, en edades muy avanzadas para el grado escolar que cursan) por medio de mecanismos de nivelación oportunos y pertinentes para su situación. (Lea: El aula vacía)

La estrategia ‘A-probar’, por su parte, ofrece acompañamiento personalizado con clases extras a los estudiantes que presentan dificultades en su desempeño académico, con el objetivo de evitar que re-prueben el año escolar. En 2014, el 90% de los 13,023 estudiantes atendidos por este programa en 107 colegios distritales lograron cumplir con los requisitos académicos para ser promovidos al siguiente grado.

Carlos Reverón, director de Cobertura de la Secretaría de Educación, explica que “la reprobación escolar es una de las causas más estrechamente relacionadas con el fenómeno de la deserción, particularmente en Bogotá. Por esa razón, la transformación que ha tenido la educación pública en materia de calidad durante los últimos años ha impactado muy fuertemente nuestras cifras de deserción”.

Gracias a esta política, la ciudad es pionera en el país en la implementación de la Jornada Completa, que beneficia actualmente a casi 254 mil estudiantes en 113 colegios, a quienes ofrece más tiempo y más aprendizajes a través de un currículo integral de calidad y excelencia. (Lea: Cómo mejorar la calidad de la educación para todos los colombianos)

De este esfuerzo, en gran parte, resulta que los niños y jóvenes de Bogotá, y sus familias, encuentran cada vez menos razones para abandonar los colegios públicos de la ciudad, que hoy ofrecen educación gratuita de calidad a cerca de 870 mil estudiantes.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.