Usted está aquí

Evaluación, calidad y educación: Un debate abierto

Fedesarrollo, la Fundación Compartir y un grupo de expertos del sector académico  debatieron aspectos vitales de la evaluación docente en Colombia.

Septiembre 11, 2015

Uno de los aspectos más importantes de la alianza entre la Fundación Compartir y Fedesarrollo, es el de generar espacios de participación que permitan que diferentes actores de la educación se pronuncien acerca de un tema específico.

Para esta ocasión, en el marco de la investigación “¿Necesita Colombia un sistema de evaluación docente? ¿Cuál y para qué?, la Fundación Compartir, organizó un encuentro al cual asistieron expertos en materia educativa.

Uno de ellos fue Juan Mauricio Ramírez, uno de los investigadores más reconocidos por Fedesarrollo y quien además es co autor del estudio ¿Necesita Colombia un sistema de evaluación docente? ¿Cuál y para qué? Durante su intervención Ramírez expuso los aspectos más relevantes del estudio.

Uno de ellos, sin duda es el  énfasis que hace Ramírez sobre los aspectos que se deben tener en cuenta si se quiere realizar una buena evaluación docente en Colombia. Para Juan Mauricio es vital que se tenga muy en cuenta la selección de los docentes, el desarrollo de competencias y un sistema meritocrático real que sea tangible para los maestros.

“Es importante, para todos los actores que están involucrados en temas educativos, que se defina qué se está buscando mejorar, ¿la evaluación o la calidad? A su vez, Ramírez se refirió a la importancia que tiene la evaluación docente puesto que genera información para mejorar la calidad de las prácticas pedagógicas. “Es importante mantener una buena evaluación docente para definir estándares que permitan que los docentes colombianos tengan reconocimiento y remuneración acorde con un sistema meritocrático”. Señaló Ramírez.

Una de las críticas que hizo Ramírez a la evaluación docente fue la subjetividad con la que en ocasiones se evalúa el desempeño de los maestros. También manifestó que la evaluación de competencias no es del todo pertinente ya que solo mide habilidades de enseñanza y no competencias.

Finalizando su exposición Ramírez compartió 5 aspectos que, según él, son  indispensables a la hora de evaluar a los maestros.

1.    Foco de evaluación: no basarse solo en los resultados de pruebas estandarizadas

2.    Selección de perfiles: mayor seguimiento a los candidatos a profesores. Es necesario encontrar y potenciar perfiles idóneos con la pedagogía.

3.    Formación continua de calidad: Realizar un seguimiento en la formación y en la práctica docente. Uso de mentores y acompañamiento (Finlandia) y un uso constructivo de los resultados de las evaluaciones.

4.    Sistema de Incentivos: articular resultados de las evaluaciones y remuneraciones

5.    Evaluación diferenciada: Tener en cuenta la diferencia de los entornos y las condiciones socio – económicas, de violencia, discapacidad, etc.

Acto seguido el turno lo tuvo Julián De Zubiría, reconocido experto en educación a nivel mundial, quien una vez se presentó manifestó un par de discrepancias con el estudio que adelantó Fedesarrollo.  Lo primero que señaló De Zubiría fue que no se puede comparar nuestra experiencia con la de otros países sin tener en cuenta aspectos de contexto. “En la práctica, tal vez nos podemos llegar a comparar con países de la región, pero déjenme decirles que incluso con los países de Latinoamérica nos encontramos un paso atrás ya que nos hemos centrado en cambiar solo un aspecto que no  nos ha permitido hacer un cambio de criterio” indicó De Zubiría.

Zubiría también hizo mención al rol de las facultades de educación señalando que no causan impacto alguno. “ Las facultades están lejanas de la realidad de los docentes, no es secreto para nadie ver que los docentes salen de las facultades de educación con muchos conocimientos teóricos pero con poca preparación para enfrentar los desafíos del aula.

Al referirse a la evaluación y a la posible molestia de algunos docentes, De Zubiría señaló que la molestia no tiene que ver directamente con la evaluación y hay que decir la verdad al respecto “lo que causa molestia en los docentes es la comparativa de estatutos”

Finalizando su intervención De Zubiría que lo que evidencia la actual evaluación docente es que en materia educativa en Colombia no han existido avances ni retrocesos “ la educación echó para un lado” y señaló que es necesario pensar en articular a los actores educativos para que también se pueda hacer una evaluación pertinente a los maestros    “tenemos nos de los mejores sistemas de evaluación para los estudiantes, creo que se las pruebas Saber 11 deben ser replicadas por los maestros de manera periódica;

de esta manera se podrá mejorar en competencias críticas para lograr mejores resultados y mejores estudiantes.

Finalizando el debate, tuvo la palabra Abel Rodríguez, quien después de una breve presentación manifestó, de manera categórica, que se debe dejar de señalar, como único problema, de la educación al relacionado con lo económico “se habla mucho de los aspectos económicos que están relacionados con la evaluación, pero el Estado desconoce que la pedagogía de calidad también vale plata y ahí es donde se debe trabajar e invertir para lograr que nuestros maestros tengan mejor preparación”. Rodríguez señaló al gobierno como quien debería ser responsable de la formación docente, a su vez dijo que las facultades de educación y las normales tenían que “remangarse” a la hora de responder por profesores que no cuentan con una preparación pertinente y de calidad. “¿Cómo es posible que todos tengamos que pagar por profesores que no están bien preparados? ¿Dónde están las facultades de educación cuando tienen que responder por los egresados que no cumplen satisfactoriamente?

De otro lado, Rodríguez, señaló que es imperativo un cambio de enfoque en la evaluación “la prioridad es un sistema que genere calidad en la educación, el problema de la academia, que es muy grave, no se resuelve con evaluaciones a los maestros”. Indicó el ex presidente de Fecode.

Abel Rodríguez propuso que la evaluación debería tener dos componentes fundamentales

1. Prueba de ingreso: se debe evaluar las competencias de los maestros a través de una prueba rigurosa que sea costeada por las facultades de educación “muy parecido a lo que supo proponer Antanas Mockus con las pruebas profesionales cada 10 años. A los docentes se les podría evaluar de esta manera cada tres y no anualmente como dice la actual evaluación”.

2. Evaluación de desempeño integral: Abarcar diversos aspectos  de la actividad docente “esta podría hacerse entre pares y cada tres años. Esta sería una de las maneras para empezar a reducir distancias entre los mismos profesores. “El escalafón debe ser un sistema de estímulos que permita medir el desempeño; no puede ser que para ganar $150.000 más en su salario debe sacar un puntaje que es casi imposible de alcanzar

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.