Usted está aquí

Lanzamiento Premio Compartir ‘Educación para la Paz’

Durante el Foro Educación en valores: construimos paz desde la escuela, la presidenta de la Fundación Compartir presentó el nuevo premio. 

Abril 7, 2017

Con motivo a los 20 años del Premio Compartir, la Fundación Compartir premiará, en la siguiente versión, a maestros y rectores de Instituciones Educativas oficiales y privadas que, por medio de su liderazgo pedagógico y comunitario, han logrado transformar las aulas, los colegios y la comunidad en escenarios de construcción de una nueva cultura, una cultura de paz, reconciliación y justicia social.

La presidente de la Fundación, Luisa Gómez, fue la encargada de presentar el Premio Compartir Educación para la Paz que será otorgado por primera vez en mayo de 2018. “La Fundación Compartir, sus directivas y sus funcionarios consideramos que los rectores y los maestros serán fundamentales en el proceso de construcción de paz en el pos-acuerdo. Es por ello, que a partir del 2018 tendremos el Premio Compartir ‘Educación para la Paz’, que le será otorgado a un docente, a un colectivo de docentes o a un rector que cumpla con los criterios de selección actuales del Premio Compartir para maestros y rectores y que además, sean líderes transformadores que utilicen estrategias pedagógicas activas, participativas, incluyentes y significativas que promuevan actitudes, creencias y prácticas consistentes con culturas de paz, especialmente en los contextos donde han sido comunes las prácticas de exclusión, agresión y violencia”.

Esta nueva distinción fue lanzada el pasado 6 de abril, en el Auditorio Mario Laserna, de la Universidad de Los Andes, en Bogotá durante el Foro Educación en valores: construimos paz desde la escuela, que realizaron la Fundación MAPFRE, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Fundación Compartir, con el objetivo de promover la reflexión sobre la construcción de paz desde la escuela como una condición necesaria para una paz estable y duradera en Colombia, y reconocer esfuerzos de maestros y rectores que le han apostado a la construcción de paz en los últimos 10 años en el marco del Premio Compartir. 

La presidenta además dijo: “Aquellos que sean premiados, se convertirán en Grandes Maestros o Rectores de la Paz y recibirán estímulos económicos que les permitirán potenciar sus propuestas para convertirlas en nuevos laboratorios de Educación para la Paz” y terminó su discurso con una frase de la Gran Maestra María Montessori: “Lo único que los políticos pueden hacer es evitar que haya guerras. Establecer la paz duradera es obra de los educadores”.

La descripción completa y los criterios de selección para el Premio Compartir ‘Educación para la Paz’ estarán en nuestra página premiocompartir.org y en el portal Compartir Palabra Maestra, a partir del 25 de mayo.

Educación, valores y paz, en un mismo lugar

El evento desarrollado en la Universidad de Los Andes, en Bogotá, fue el escenario para que expertos y maestros debatieran sobre el rol de la paz en el aula de clases.

Educación en valores: construimos paz desde la escuela, fue el foro liderado por la Fundación MAPFRE, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Fundación Compartir con el objetivo de promover la reflexión sobre la construcción de paz desde la escuela y reconocer esfuerzos de maestros que le han apostado a la construcción de paz en los últimos 10 años en el marco del Premio Compartir.

La maestra Dilia Elena Mejía de San Juan Nepomuceno, Bolívar, así como otros cuatro maestros, fue reconocida por el Premio Compartir en años anteriores, y durante el evento, por desarrollar en su aula de clases una propuesta pedagógica de paz llamada ‘La enseñanza de las ciencias sociales a través de la didáctica viva y la educación para una cultura de paz’, y quien además, estuvo presente en el conversatorio ‘Experiencias de apoyo y formación para docentes constructores de paz’, moderado por la Dra. Ilse Schimpf – Herken, directora del Instituto Paulo Freire de Berlín y el Dr. Alejandro Castillejo, director del Programa de Estudios Críticos de las Transiciones (PECT) y profesor asociado del Departamento de Antropología de la Universidad de los Andes.

En dicho espacio expresó: “¿Cómo restituimos al otro?, es una pregunta que inicialmente nos convoca a los maestros como seres humanos integrantes de un mundo social y como seres humanos que también hemos vivido múltiples formas de violencia. Por lo tanto, implica primero descubriese a uno mismo para luego poder descubrir en el otro, quién es, su esencia y quién es como persona. Esa projimidad hacia el otro también se descubre cuando le devolvemos la palabra, cuando los maestros en el salón aprendemos a callar y cuando no imponemos de forma autoritaria y dogmática un cúmulo de saberes y conocimientos desarticulados. No quiero decir que los conocimientos básicos de las diferentes áreas no sean importantes, pero sino los humanizamos en función de la solución a un problema, no tiene sentido ni significado para los estudiantes”.

El foro, además, buscó crear conciencia sobre la educación en valores como una condición necesaria para una paz estable y duradera en Colombia, por eso se trataron tres temas centrales: La formación de futuros docentes mediante una pedagogía en la que los estudiantes pueden “descubrirse y conquistarse reflexivamente como sujetos de su propio destino histórico”, la construcción de identidad y memoria histórica a partir de la investigación y la historia oral de los entornos de los estudiantes “para transitar seguros en el presente y poder diseñar un futuro mejor desde lo local” y el diseño de estrategias y métodos problematizantes que, de forma interdisciplinaria, fortalecen la enseñanza de valores, competencia ciudadanas y desarrollan una nueva cultura de la paz en las aulas y colegios del país.

“Educar en valores implica partir del diálogo, saber cuáles son los valores compartidos que tenemos con la comunidad, y ahí entra la influencia del mundo occidental de pensar que los valores ya están definidos por el código universal llamado la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lo mínimo es un conjunto de valores que si los respetamos en el aula se podría tener una convivencia sana, pero entra la discusión en torno a los valores que surgen de esas comunidades, por ejemplo de la cultura afro”, explicó el docente Edgardo Romero de San Juan Nepomuceno, Bolívar, autor de la propuesta: ‘Investigación de la historia oral como recurso metodológico para facilitar el aprendizaje significativo de las ciencias sociales y fortalecer la identidad y la memoria histórica’.

Entre los asistentes al foro, estuvieron maestros y rectores del Distrito, estudiantes e investigadores, quienes tuvieron la oportunidad, durante todo el día, de hacer parte de una serie de conversatorios liderados y apoyados por expertos en temas de paz, pos-conflicto y convivencia escolar a nivel nacional e internacional. 

Escrito por
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.