Usted está aquí

Educando para la paz desde la participación escolar

Una experiencia que crea la necesidad de fortalecer la cultura de la planeación, de construir procedimientos ágiles y eficientes para ejecutar y evaluar acciones en la Institución Educativa. 

Septiembre 2, 2018

 

Tatiana Paola Negrete Regino
Año:
2017
Categoría: Rector                          
Región:
Montería, Córdoba. 
Institución Educativa: Institución Educativa San Anterito. 

 

En los ocho años que tengo desempeñándome como Rectora he tenido la oportunidad de liderar tres Instituciones Educativas de la ciudad de Montería, una urbana en zona marginal y dos rurales. Asumir la dirección de cada una en su momento ha sido un reto, no fue fácil llegar a éstas Instituciones que a pesar de ser diferentes tienen necesidades en común; en todas se evidenciaba necesidad de organización, de trabajo en equipo, de comunicación asertiva, de transparencia, de igualdad, y aunque a veces parecía reinar la agresividad, la desconfianza, el caos, la desesperanza y el inconformismo, detrás de las peleas, las quejas y los comentarios negativos de muchos miembros de la comunidad educativa, percibí que en el fondo y a su manera todos tienen el deseo de cambiar para mejorar, de ser tenidos en cuenta, de sentirse parte de algo, de creer.

Pienso que la participación escolar es la mejor estrategia para lograr que tanto la comunidad educativa como la comunidad en general eduquen sus actitudes, sus emociones y desarrollen sus habilidades, capacidades y competencias para aprender a convivir y es la clave para que una Institución Educativa consolide una identidad y una dinámica propia y sostenible.

 Cuando llegué a la Institución Educativa San Anterito en el año 2.012 pude observar resistencia de la comunidad educativa hacia la figura del Rector, mi llegada generó muchas expectativas y ansiedad, muchos pensaron que había llegado a cambiarlo todo y de manera impositiva. En un ambiente tenso traté de buscar por dónde empezar y me fui a lo básico, a mirar cómo funcionaban los órganos de participación escolar puesto que la mejor forma de generar confianza en la gente es trabajar con la gente.

 La conformación del gobierno escolar y de los órganos de participación son de carácter obligatorio en las Instituciones Educativas del país, las cuales tratan de la mejor manera posible cumplir con estos requerimientos legales, pero muchas veces no logran trascender más allá de un simple formalismo. Los miembros de la comunidad educativa de la Institución Educativa San Anterito no tenían claro qué es y quienes conforman el gobierno escolar, tendían a incluir dentro de este concepto a los órganos de participación colegiada como el consejo estudiantil y la asociación de padres de familia, reconocían la importancia del consejo directivo y del consejo académico pero no sabían quienes debían conformarlo, cómo se elegían sus miembros y qué debían hacer, existía un ambiente de confusión, desconfianza y resentimiento expresado en las socializaciones de los resultados de la autoevaluación institucional, en donde los procesos que conforman las áreas de gestión obtenían bajas valoraciones debido a la inoperancia de los órganos del participación escolar que al no tener ´planes de trabajo no desarrollaban acciones de mejoramiento, lo cual fue corroborado en el año 2.016 cuando al realizar mi trabajo de investigación para optar el título de Magister en Educación los resultados hallados se relacionaban con "debilidades en cuanto a la participación de la comunidad educativa"[1] y que influían de manera negativa en la convivencia diaria y que deterioraban el clima escolar, muchos padres de familia, docentes y estudiantes se mostraban a la defensiva, expresaban de diversas formas su desconfianza en las otras personas, en la institucionalidad, estaban presto al conflicto, a las peleas, al forcejeo de poderes. Esta situación me motivó como Rectora a cuestionar la forma de transformarla de la siguiente manera: ¿Cómo educar para la paz a los miembros de la comunidad educativa Institución Educativa San Anterito desde la participación escolar?

La estrategia utilizada para conseguir el propósito implícito en la pregunta a partir de la cual nace esta propuesta tiene como nombre "Operatividad de los órganos del gobierno escolar y órganos colegiados en la Institución Educativa San Anterito", esta comprende tres etapas:1. Proceso de elección y conformación de los ´órganos del gobierno escolar y órganos colegiados. 2. Elaboración y ejecución de los planes de trabajo orientados hacia la gestión institucional. 3. Evaluación de la gestión de los órganos del gobierno escolar y órganos colegiados.

 El método a utilizar es el activo pues las actividades que materializan la estrategia buscan motivar la participación de los miembros de la comunidad educativa en la gestión institucional a través de los órganos del gobierno escolar haciéndolos protagonistas en la toma de decisiones. Cabe señalar que lo más valioso de esta estrategia es el tiempo que se ha tomado para construirse y aunque sus etapas parecen obvias, cada una de las actividades que la conforman, la manera como los miembros de la comunidad han asumido el liderazgo y la forma como se ha conectado este trabajo con los demás órganos de participación es de especial importancia.

En cuanto al proceso de elección y conformación se estableció un comité de democracia integrado por docentes y directivos docentes representantes de cada sede y jornada que se encargan de llevar a cabo la organización, planeación, logística y ejecución de esta etapa, apoyados por los estudiantes de grado once. Para elegir los miembros del consejo directivo y del consejo académico hay que impulsar el proceso de elección y conformación del consejo de padres de familia, del consejo estudiantil, del personero, de las asambleas de docentes y del comité de egresados con el fin de identificar sus representantes, por lo anterior demuestra la trascendencia e impacto de la estrategia. La participación y liderazgo de los mismos miembros de la comunidad educativa permite el reconocimiento y credibilidad de las personas elegidas lo cual contribuye a un ambiente de confianza y satisfacción.

Conformados los órganos del gobierno escolar y órganos colegiados se procede a realizar las reuniones iniciales con el propósito de establecer los planes de trabajo, se toma como insumo el plan de mejoramiento institucional que fue establecido al iniciar el año escolar por los comités de gestión institucional y se establecen las actividades que se desarrollarán y que además deben estar acordes con las funciones de cada uno. Para garantizar el cumplimiento de los planes de trabajo directivos y docentes asumen el acompañamiento a los órganos del gobierno escolar y demás órganos colegiados de participación, es así como el consejo directivo queda a cargo de la rectoría, el consejo académico de un coordinador, el consejo de padres de la coordinación de convivencia, el consejo estudiantil, el personero (a) y el comité de egresados a cargo de docentes que los asumen desde sus contribuciones individuales en el proceso de evaluación anual de desempeño.

La evaluación de la gestión de los órganos del gobierno escolar y de los órganos colegiados se realiza teniendo en cuenta el nivel de cumplimiento de las actividades planeadas y el impacto que tienen en los procesos institucionales.

 Al llevar a cabo la estrategia se logró que los miembros de los órganos de participación escolar y de la comunidad educativa en general comprendieran la relación que existe entre el ejercicio de sus funciones y el mejoramiento de la gestión institucional. Mejoró el clima institucional puesto que el establecimiento de procedimientos claros y conocidos para elección y conformación generó confianza por parte de los miembros de la comunidad educativa. Aumentó de manera paulatina y progresiva el nivel de cumplimiento de los planes de trabajo elaborados. Incrementaron las valoraciones de los aspectos de las áreas de la gestión institucional.

Lo anterior tuvo un impacto muy positivo entre los miembros de la comunidad educativa Instesanista, se ha logrado cambiar positivamente la actitud de éstos, hoy se muestran comprometidos con el mejoramiento institucional, asumen el liderazgo frente a los retos y actividades y son conscientes de que el trabajo en equipo fortalece las relaciones entre las personas. En el proceso de actualización del Manual de Convivencia se logró redactar con la participación de todo el capítulo 8 "Procedimiento para la elección de los representantes de la comunidad educativa". Desde mi papel como Rectora de la Institución logré impulsar la conformación de dos Juntas de Acción Comunal en el corregimiento San Anterito, en las cuales participan miembros activos del gobierno escolar, influyó mucho la confianza y la credibilidad que he ganado al propiciar ambientes pacíficos al enfrentar diversas situaciones agresivas y confusas entre miembros de la comunidad en general, es satisfactorio y gratificante el respeto y posicionamiento que he ganado en el corregimiento San Anterito al impulsar la participación como forma para mejorar la convivencia, de enfrentar retos y de solucionar entre todos los problemas.

Esta experiencia ha generado muchos aprendizajes, uno de ellos es el enriquecimiento personal y social que adquieren las personas cuando al participar de manera organizada en actividades rutinarias éstas se convierten en acciones transformadoras. También se aprendió sobre la descentralización de la toma de decisiones, que el trabajo en equipo posibilita la participación, favorece los ambientes pacíficos porque minimiza la corrupción y materializa la democracia.

La dinámica que generó esta experiencia propone nuevos cuestionamientos y desafíos. ¿Al vivenciar el compromiso de muchos de los miembros de la comunidad educativa cabe preguntarse cómo lograr la trascendencia de este liderazgo que se estimuló? ¿Cuáles fueron las barreras que se superaron con relación a la participación al darle operatividad a los órganos de participación escolar? ¿Qué valores se construyen mediante la participación escolar? ¿Cuáles procesos de la gestión institucional se fortalecen a través de la operatividad de los órganos de la participación escolar y de qué forma?

Un punto de llegada se puede convertir en un nuevo comienzo y es así como aparecen nuevos retos, al darle operatividad a los órganos del participación escolar en contextos tan difíciles como el de la Institución Educativa San Anterito se crea la necesidad de fortalecer la cultura de la planeación, de construir procedimientos ágiles y eficientes para ejecutar y evaluar acciones, de aprender a utilizar la información obtenida en la evaluación como un insumo para los planes y proyectos posteriores, y a sacarle provecho a fortalezas como la disposición de los miembros de la comunidad educativa, la preparación académica y la sensibilidad social de los docentes y la aceptación y reconocimiento de la comunidad en general.

 


[1] Arteaga, M & Negrete, T. (2.016). Percepciones de los docentes con relación a los procesos de la gestión institucional en la Institución Educativa San Anterito de la ciudad de Montería (Tesis de Maestría). Universidad Tecnológica de Bolívar, Cartagena de Indias.
Escrito por
Rectora de la Institución Educativa San Anterito, ubicada Montería, Córdoba.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Luis Miguel Bermúdez
Gran Maestro 2017
El mayor reto en educación es cambiar la mentalidad de toda una generación