Usted está aquí

Política Pública para la Formación de Docentes y Directivos Docentes en el Distrito Capital

Febrero 16, 2018

 

El Plan de Desarrollo 2016-2020 Bogotá Mejor para Todos tiene como propósito fundamental el logro de la felicidad para todos los ciudadanos y ciudadanas. Los pilares que soportan esta visión son la igualdad de calidad de vida, la democracia y la construcción de comunidad y cultura ciudadana.

El pilar de igualdad de calidad de vida reúne programas orientados a la inclusión de la población más vulnerable, haciendo especial énfasis en el disfrute y garantía de los derechos de los niños y las niñas. Con esta perspectiva, el Plan de Desarrollo 2016-2020 ha trazado como uno de sus programas la Calidad educativa para todos, cuya finalidad es brindar una educación que garantice aprendizajes para la vida y ofrezca condiciones a niños y niñas para su acceso y permanencia en el sistema educativo.

La calidad educativa no solo atañe a los aprendizajes necesarios para el desempeño ciudadano y productivo, sino que abarca también la idea de una ciudad educadora que les depare oportunidades de aprendizaje vinculadas a la vivencia y construcción del espacio público y de la cultura.

Bogotá como ciudad educadora concibe una escuela de puertas abiertas que se vincula con el entorno, que tematiza el contexto y lo convierte en fuente de aprendizajes y experiencias significativas, al tiempo que explora el potencial educativo de los múltiples territorios y escenarios culturales y recreativos que integran la ciudad.

Se concibe así la ciudad como un espacio pedagógico para ser explorado, vivido e interpretado, configurando nuevas formas de ser, de sentir y de pensar. La calidad de la educación y la ciudad educadora solo pueden hacerse realidad si se reconoce el papel preponderante que desempeñan los maestros, las maestras y los directivos docentes en las transformaciones educativas.

Así, Bogotá hace una apuesta por su resignificación como sujetos sociales, políticos y pedagógicos que, a través de sus saberes, sus prácticas, sus experiencias y sus intenciones, construyen cotidianamente el tejido pedagógico de la ciudad educadora.

Este reconocimiento se hace realidad en la capital a través de una perspectiva de formación docente que parte de la convicción de que las prácticas pedagógicas se transforman cuando la oferta de formación se enmarca en la innovación educativa.

El desarrollo de los maestros, maestras y directivos docentes ocurre a partir de sus propias experiencias y de los interrogantes y encrucijadas que surgen cotidianamente en las interacciones con los niños y las niñas.

La política de formación docente de Bogotá hace suya esta mirada y aporta a una educación de calidad para todos, promoviendo la innovación educativa y el reconocimiento de los maestros y maestras como sujetos de saber y como actores de primer orden en la ciudad, a través de los procesos de formación inicial, permanente y avanzada del profesorado.

El presente documento tiene como propósito dar a conocer esta apuesta de política mediante un recorrido por cinco capítulos. El primero, “Formación docente, reconocimiento e innovación educativa” ofrece un panorama general de los referentes latinoamericanos, nacionales y distritales que enmarcan la política de formación de docentes en la ciudad, dejando señalados los elementos constitutivos de la política así como sus principales comprensiones.

El segundo, “Bogotá, ciudad educadora escenario de la formación docente” sitúa la política en el Plan Sectorial de Educación 2016-2020 enfatizando en el concepto de ciudad educadora y su entronque con la formación, el reconocimiento y la innovación.

El tercer capítulo, titulado “Un ecosistema de innovación educativa para la formación docente en la ciudad” explica cómo se desarrolla la política en la ciudad a partir de la configuración de un ecosistema de innovación educativa donde se articula el Sistema de Formación Docente y las estrategias de promoción de la innovación educativa.

El cuarto capítulo, “Actores que participan en la política de formación de docentes y directivos docentes” explica su concepción como un proceso de concertación y aprendizaje conjunto entre los docentes, los directivos docentes, los oferentes de programas de formación, las redes de maestros, las instituciones educativas y la Secretaría de Educación del Distrito.

El capítulo final, “Conclusiones” recoge lo dicho en los capítulos precedentes y explica los principales retos de la política de formación de docentes de Bogotá. Para la formulación de la Política Distrital de Formación de Docentes y Directivos Docentes, la Secretaría de Educación del Distrito convocó a diversos actores de manera que se garantizara su construcción participativa y se nutriera de diferentes perspectivas y saberes sobre la formación de los profesores.

Como resultado de este proceso, hoy Bogotá cuenta con una política orientada al reconocimiento de los maestros y maestras como sujetos de saber pedagógico y como actores fundamentales en la construcción de Bogotá como una ciudad educadora.

Durante el proceso de diseño de esta política, el equipo redactor recibió orientaciones de un grupo de expertos. Por todos los aportes, nuestro agradecimiento a Christian Libeer, coordinador del área de Evaluación Docente en el Ministerio de Educación de Chile; a Mario Montoya, decano de la Facultad de Ciencias y Educación de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas; a Charles Keck, doctor en Educación, vinculado al sistema de educación pública en México; a Jaime Parra, director del Centro para el Aprendizaje, la Enseñanza y la Evaluación de la Pontificia Universidad Javeriana; a Eugenio Severín investigador y experto en políticas educativas de Chile; a Javier Sáenz, de la Universidad Nacional de Colombia, y a José Darío Herrera y María Isabel Cardona de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes.

La Secretaría de Educación del Distrito agradece de manera especial a las maestras, maestros y directivos docentes de Bogotá por sus aportes permanentes al desarrollo de la política, que han enriquecido la implementación de los programas y estrategias que la componen. Sin duda, son ellos los líderes de la transformación educativa y quienes hacen de Bogotá una ciudad mejor para todos, impulsando los aprendizajes y la calidad de vida de las niñas, niños y jóvenes de la ciudad.  

Reseña: SED.

No hay votos aun
Estadísticas: .
Fabián Moisés Padilla De la Cerda
Gran Maestro Premio Compartir 2016
Logré que el aprendizaje del inglés se convirtiera en una alternativa para la construcción de un proyecto de vida y el mejor aprovechamiento del tiempo libre