Usted está aquí

The Brain Factory o cómo despertar el talento de los niños

Es necesario encontrar estrategias y, sobre todo, herramientas y plataformas que permitan a niños y adolescentes descubrir qué quieren ser, qué se les da bien, qué les apasiona.

Febrero 8, 2020

¿Qué es el talento? Debo reconocer que no es una pregunta de fácil respuesta. Pero, de entre las muchas definiciones que existen acerca de lo que se entiende por talento, hay una que me gusta especialmente y que se la oí pronunciar al filósofo y pedagogo José Antonio Marina. Según Marina, el talento es el buen uso de la inteligencia.

Talento e inteligencia. Inteligencia y talento. Dos términos que van inevitablemente ligados a la educación, a la educación del presente y del futuro. Un presente y un futuro que docentes, familias y educadores debemos entender como una oportunidad para que los más jóvenes puedan desarrollar su inteligencia y que esa inteligencia, bien dirigida, aporte el talento a todos los sectores de la sociedad.

Pero para lograr el talento, no es suficiente con desearlo. También es necesario encontrar estrategias y, sobre todo, herramientas y plataformas que permitan a niños y adolescentes descubrir qué quieren ser, qué se les da bien, qué les apasiona y siempre trabajando desde la autorresponsabilidad, fomentando la determinación como clave para la consecución de un objetivo, manteniendo una actitud positiva y desarrollando una autoestima que les permita superar cualquier adversidad.

Estrategias, herramientas y plataformas educativas como, por ejemplo, The Brain Factory que deben darse no solo en el entorno familiar y en los centros educativos, sino también en ámbitos de carácter lúdico como, por ejemplo, las actividades extraescolares.

The Brain Factory. Un ejemplo de que fomentar el talento es posible

Si antes me he referido a las familias y a los centros educativos como claves para el desarrollo del talento, también he mencionado la importancia de las actividades extraescolares como espacios para impulsar dicho talento.

¿Y por qué son tan importantes las actividades extraescolares?

La respuesta es muy sencilla. Porque son espacios idóneos para la experimentación y el descubrimiento de habilidades. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en The Brain Factory, una plataforma educativa que precisamente está destinada a través de sus programas a facilitar las herramientas que hagan posible ese buen uso de la inteligencia al que aludía al inicio de esta entrada.

En The Brain Factory existen programas educativos destinados, precisamente, a despertar el talento que hay detrás de cada niño, de cada adolescente. Programas con un alto valor educativo que no renuncian a la importancia del juego y la emoción como clave de su aprendizaje, a través de tres programas personalizados, de entre los que destacan:

1. Kitsune. Programa de estimulación temprana 3D para niños de 3 a 5 años

Este programa de estimulación temprana, por ejemplo, está destinado a la etapa de Educación Infantil y cuenta con un excelente material multisensorial desarrollado por expertos de la prestigiosa Universidad de Oxford y que se desarrolla en tres grandes dimensiones:

  • Las matemáticas manipulativas
  • La educación emocional y las competencias emocionales como la empatía
  • La psicomotricidad a partir de manualidades o los juegos de equilibrio

2. Aloha Mental Arithmetic, mucho más que mates de 5 a 13 años

Este programa fomenta, sobre todo, la importancia del cálculo mental a partir de:

  • La visión de las matemáticas como algo divertido y útil
  • Juegos de inteligencia que mejoran la capacidad de concentración,
  • La memoria fotográfica y la orientación espacial

Con programas como Aloha Mental Arithmetic lo que se consigue es que niños y adolescentes desarrollen su capacidad de atención y concentración, así como su agilidad en el cálculo mental. Un cálculo mental que, entre otros beneficios, mejora el desarrollo de la memoria a corto y medio plazo, aumenta la rapidez mental y predispone a la resolución de problemas de manera satisfactoria y creativa.

Otro aspecto a destacar del programa Aloha Mental Arithmetic reside en la importancia que se da no solo a la atención y a la concentración, sino también a la escucha activa; es decir, a la habilidad de afianzar la atención plena y la predisposición de escuchar al otro, una cualidad esencial en el desarrollo del talento centrada en la importancia de la denominada mentalidad de foco, es decir, la capacidad de no dispersarse mientras se está realizando una actividad o tarea concreta.

Por último, también me gustaría destacar del programa Aloha Mental Arithmetic el valor que le da a una habilidad muy importante: la memoria fotográfica o también denominada memoria eidética. Una habilidad crucial que, si no se desarrolla a una edad temprana (entre los 4 o 5 años), corre el riesgo de acabar desapareciendo cuando se llega a la edad adulta.

Un programa, en definitiva, pensado en los múltiples beneficios del cálculo mental, que cuenta con el aval nada menos que de la Sociedad Española de Pedagogía y que además ha tenido una enorme aceptación y en el que ya han pasado miles de familias y más de medio millar de centros educativos. De hecho, se trata de un programa a nivel mundial con más de 250.000 estudiantes repartidos en 35 países.

Zinking Club, habilidades para el futuro de 9 a 12 años

Este otro programa de la plataforma educativa The Brain Factory tiene la particularidad de trabajar de manera competencial aspectos relacionados con:

  • La resolución de problemas de manera creativa a través del trabajo cooperativo
  • El fomento de la educación emocional y competencias emocionales tan importantes como la empatía, la asertividad, la resiliencia o el afrontamiento positivo del estrés.
  • Estrategias para perder el miedo a hablar en público
  • Técnicas de negociación asertivas
  • La autoconfianza
  • La planificación personal como clave para alcanzar una meta

¿Qué tienen en común los programas educativos de The Brain Factory?

Además de potenciar el talento y fomentar las habilidades y aptitudes personales, los programas de The Brain Factory se caracterizan por:

  • El carácter lúdico del aprendizaje
  • La emoción como eje del aprendizaje útil y significativo
  • El trabajo en equipo como estrategia para la resolución de problemas
  • La sustitución de la clase magistral por una clase participativa
  • Las familias como aliados y acompañantes del aprendizaje
  • La vocación por parte de los docentes que imparte los programas y que buscan dejar huella en el desarrollo personal y emocional de sus alumnos.

Por una escuela del talento. A modo de conclusión

Enseñar el talento a tus hijos o a tus alumnos es posible. Por tanto, descubrir qué quieren ser, qué les gusta y qué se les da bien se me antoja como tres de los grandes retos a los que asistiremos en los próximos años en educación. Y esto supone para familias, docentes y educadores un gran reto y una enorme responsabilidad.

Porque, como bien dice José Antonio Marina: “el talento viene después de la educación. Si la riqueza de las generaciones es el talento y la educación es la generadora del talento, resulta que la educación se convierte en el principal motor generador del talento.

Contenido publicado originalmente en el blog ‘Justifica tu respuesta’ bajo licencia Creative Commons.

 


Imagen justificaturespuesta.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Maestro de secundaria, defensor de la educación inclusiva, apasionado de las nuevas tecnologías y enamorado de la educación emocional
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.