Usted está aquí

En la práctica el compromiso culturalmente sostenible

Una entrevista con la activista, educadora y profesora Tyra Good sobre la teoría y la práctica de la educación culturalmente receptiva y sostenible.

 

Septiembre 18, 2020

Una entrevista con la activista, educadora y profesora Dra. Tyra Good sobre la teoría y la práctica de la educación culturalmente receptiva y sostenible.

La educación culturalmente receptiva y sostenible (CRSE, por sus siglas en inglés) no es solo una mentalidad o un método de instrucción, es un enfoque holístico tanto del sistema como de la práctica de la educación.

La Dra. Tyra Good es profesora asistente de Practice in Education and Liaison Equitable School District y de asociaciones comunitarias en la Universidad de Chatham. También es la fundadora de GOOD Knowledge Connections, LLC.

Según la Dr. Good, CRSE es un esquema que involucra a maestros, estudiantes y, sí, miembros de la comunidad en la expansión de oportunidades para un aprendizaje más participativo, relevante y equitativo.

Los docentes, tanto en preparación como en servicio, deben estar basados en las realidades de trabajar en un sistema educativo que es parte de las desigualdades sociales y raciales que invaden nuestra sociedad, no separadas de ellas. Equipar a los educadores con el conocimiento, las habilidades, las disposiciones y las experiencias que necesitan para adoptar y aplicar la CRSE en sus aulas es donde la conciencia de la inequidad puede inclinarse hacia la enseñanza por la justicia.

Los estudiantes, especialmente los negros, marrones, indígenas y los estudiantes de color, deben ser consagrados en su identidad y experiencia para que puedan alcanzar su máximo potencial. Los estudiantes experimentan la CRSE cuando su tiempo de aprendizaje en la escuela y fuera de ella les permite explorar y formar su identidad en relación con su historia, comunidad y su potencial como agentes de cambio.

Hablamos con la Dr. Good para aprender más sobre la CRSE, tanto en concepto como en práctica.

¿Qué te trajo a este trabajo para una educación culturalmente sensible y sostenible?

Primero llegué a enseñar a través del trabajo de justicia social en el mundo después de la escuela, empecé a pelear por padres e hijos. Mi experiencia trabajando en el exterior de los sistemas para hacer cambios, me llevó a encontrar formas de trabajar en esto por dentro. Estaba estudiando para un MBA y me cambié a un MAT, una Maestría en Artes en la Enseñanza.

Todo lo que hago se enfoca en crear oportunidades para estudiantes con una experiencia similar a la mía, por lo que mi enfoque para sostener la pedagogía cultural es enseñar y aprender por la justicia.

¿Puedes hablar más acerca de la conexión entre la CRSE y la justicia?

Una de las grandes ideas en la mente de todos sobre la educación es la brecha en el rendimiento. Básicamente, ¿por qué los estudiantes blancos obtienen mejores resultados académicos que los estudiantes negros y marrones?

Pero cuando lo miras, no es realmente una brecha de resultados, sino una brecha de oportunidades. Entonces, la pregunta que deberíamos hacernos es "¿por qué algunos estudiantes tienen más oportunidades de éxito y qué podemos hacer al respecto?".

La educación pública debe ser equitativa al proporcionar a cada estudiante lo que necesitan para tener éxito académico. Un niño no debería necesitar padres super informados y comprometidos, que puedan navegar por el sistema educativo para asegurarse de que sus hijos reciben la mejor educación. Debe ser un hecho, no un premio o un privilegio.

¿Y ahí es donde entran los maestros?

Sí, los futuros maestros no se están preparando para volver a imaginar la educación, y mucho menos para rehacer el aprendizaje.  Los programas de preparación docente deben estar a la vanguardia de este cambio de paradigma.

Trabajo con maestros en formación y en servicio asistiendo en el desarrollo de su pedagogía docente culturalmente receptiva y sostenible en el nexo de crear asociaciones equitativas entre la escuela, la familia y la comunidad.

Los educadores necesitan explorar sus estereotipos y prejuicios en entornos seguros y valientes, explorar la historia racializada de la brecha de oportunidades y aprender sobre los estudiantes afectados por la pobreza y la raza para que puedan crear soluciones para erradicar las desigualdades que producen.

Hablando en términos prácticos, ¿cómo pueden comenzar los educadores a incorporar enfoques de la CRSE?

Primero, pregúntese quién es el alumno que tiene en mente. ¿A quién le está enseñando? ¿De dónde vienen? Sí, el aprendizaje debe ser orgánico, exploratorio y basado en la investigación; sin embargo, su instrucción debe ser estratégica e intencional.

Los educadores pueden diseñar conjuntamente el plan de estudios o el proyecto de la unidad con sus alumnos para asegurarse de que la clase sea culturalmente receptiva y centrada en ellos. Brinde a los estudiantes la oportunidad y la libertad creativa para elegir mapas de ruta de aprendizaje y proyectos finales que se alineen con sus intereses y resalten sus habilidades. Puede integrar el Aprendizaje personalizado y aun así cumplir con los objetivos de aprendizaje y los estándares requeridos. De hecho, involucrar a los estudiantes a través de la “Teoría crítica de la raza” (CRT, por sus siglas en inglés) puede permitirle superar más allá de sus objetivos de aprendizaje prescritos.

Creo oportunidades y tareas que apoyan el aprendizaje de los estudiantes para que puedan expandirse más allá de las cuatro paredes del aula y el edificio. Los estudiantes pueden compartir su BUEN conocimiento globalmente y conectarse con otros líderes educativos, causas de justicia social y plataformas que les interesen.

Gran parte de su trabajo se centra en diversificar la profesión docente, ¿en dónde entra eso?

Anteriormente trabajé en el programa University Liaison para el Pittsburgh Urban Teaching Corps (PUTC). Programa residencial que fue diseñado como un enfoque culturalmente receptivo para diversificar la línea de enseñanza.

Hay una falta de diversidad en la profesión docente, especialmente en comparación con la población estudiantil.
Los educadores de color no solo son BUENOS para los estudiantes de color, sino para todos los estudiantes. La diversidad aporta diferentes perspectivas y experiencias vividas a los entornos de trabajo y a la resolución de problemas.

Mi enfoque es la educación urbana y enseño a través de una lente de justicia social que aborda los problemas de las desigualdades educativas.

El verano pasado, enseñé un curso de doble inscripción en asociación con Neighborhood Learning Alliance y el programa Learn and Earn, en donde más de 17 estudiantes afroamericanos de secundaria tomaron mi curso de Perspectivas en educación. Discutimos diversos aspectos del School-to-Prison Pipeline (la vía de la escuela a la cárcel) y presentaron los carteles de la investigación en el Center for Urban Education’s Summer Education Conference (centro para la conferencia de la educación de verano de la educación urbana.) Los estudiantes leyeron el nuevo libro de la Dr. Bettina Love, We Want to Do More Than Just Survive: Abolitionist Teaching and the Pursuit of Education Freedom (Deseamos hacer más que apenas sobrevivir: La enseñanza de la abolición y la búsqueda de la libertad de la educación), y discutimos la importancia de diversificar la profesión de enseñanza.

Algunos de mis alumnos y aprendices afroamericanos antiguos trabajaron conmigo para enseñar en conjunto el curso.

Es muy significativo poner a los educadores negros frente a los estudiantes negros y marrones que podrían convertirse ellos mismos en educadores; amplía el concepto de quiénes son los maestros y lo que significa ser un educador. Estamos diciendo "Te necesitamos en estos espacios".

¿Por qué esto es importante?

Como líderes en este campo (maestros, adultos, personas con títulos), si realmente nos tomamos en serio llegar a todos los estudiantes y a sus familias, nuestro enfoque tiene que cambiar. Ahí es donde entra en juego la pedagogía culturalmente sostenible:

hay separaciones en todas partes dentro del sistema, por lo que si realmente estamos pensando en construir algo que sea culturalmente relevante y un ecosistema que pueda sostenerse, todas estas partes diferentes deben poder hablar y colaborar.

Así que no importa dónde estemos, todos tenemos la responsabilidad de practicar el compromiso culturalmente sostenible.

Además, es importante recordar que relevancia cultural, consciente, realidad y sustentable no son conceptos clave para enseñar a los estudiantes negros y marrones. Todos tienen cultura y se crea en todas partes. Queremos crear y mantener la cultura a través de una lente de justicia social, una cultura que conecte a las personas con una experiencia equitativa que continúe construyendo, pero reconociendo y centrando nuestras diferencias individuales únicas.

Eso no es suprimido.

 


Imagen Annie Spratt on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
usuario
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.