Usted está aquí

La maestra que caza talentos y con la danza transforma vidas

El reto de la profesora Paola Pinilla Riveros, docente de ‘Educación artística y danzas’ del colegio Floridablanca, ha sido buscar estudiantes con talento oculto para la danza.

Noviembre 13, 2021

Su estrategia se ha basado en mostrarles que a través del arte pueden encontrar posibilidades para perder miedos, atreverse, conocerse y proyectarse para el futuro.

Así lo mostró el grupo de danza 'Floridanza', que con ritmos de la Costa Caribe deleitó al público asistente durante el ‘show’ de cierre de la Semana del Estudiante 2021 en el auditorio del colegio La Felicidad.

La muestra artística ‘Entre amores y costa’ tuvo la participación de 8 estudiantes de grados 10° y 11° de ambas jornadas. A través de un popurrí de canciones llevaron con mucha alegría a los espectadores a un viaje por el Caribe. Esta obra que combina la danza con el teatro tuvo una preparación de 3 meses intensos de ensayos virtuales y presenciales, que implicó disciplina, sacrificio y esfuerzo para todo el grupo.

Hace seis años cuando la maestra Paola llegó al colegio encontró que no había un grupo de danza. Entonces, se arriesgó a soñar y a bailar junto con sus alumnos. Lo más bello para ellos es que a través de su arrolladora energía han podido demostrar que son capaces de llegar muy lejos.

Lo primero que hizo fue conformar un semillero de danzas a través de una estrategia de cazatalentos. “Empecé a buscar chicos que tuvieran el talento, pero que también les gustará la danza; así me di cuenta de que hay estudiantes que les gusta, pero que no creen en sus capacidades y no conocen lo que pueden llegar a hacer".

Así arranca con su primer grupo. “Ha sido una experiencia muy bonita, que ha reunido unos 30 estudiantes por año. Es verlos que empiezan desde cero y después de un proceso grupal terminan evolucionado con una expresión corporal digna de aplausos”, cuenta.

Su mayor motivación es ver la transformación. Varios de ellos decidieron cambiar un proceso de vida en el que desaprovechaban su tiempo libre o estaban expuestos a peligros asociados a la drogadicción o la delincuencia, por un ambiente artístico que les permite ser mejores seres humanos y les exige constancia y disciplina, y junto a ello logran enamorarse del folclor de su país. “Esto es mi inspiración”, dice la maestra con la alegría que expresa en su mirada.

Daniel Rodríguez, de grado 11º y que hace parte de ‘Floridanza’ relata que “jamás me considere bueno bailando, hasta que motivado por el entusiasmo de la profe Paola me anime y empecé a participar en los ensayos, luego me invitó a hacer parte del grupo, cosa que me sorprendió porque no creía que fuera bueno para la danza. Desde entonces me he venido soltando y dejando todo en el escenario”.

Los estudiantes que deciden integrar el grupo entran por diferentes motivaciones, pero eso va cambiando.  “La mayoría es en búsqueda de ocupar el tiempo libre, pero después de un proceso no tan extenso, descubren nuevos gustos, entienden de qué se trata, se enamoran, crean y generan una rutina y unos hábitos que no tenían, llegan a crear una necesidad por el baile”.

Danna Barraza de grado 11º y bailarina del grupo, dice que “estar en el grupo me ha hecho una persona más sociable, me he soltado mucho, me he vuelto más creativa, pero ante todo he podido ser yo, y he aprendido a conocer las regiones de Colombia y eso nos ha ayudado mucho para el aprendizaje de todo el grupo”.

En este punto la danza y el arte juegan un papel importante, no solo por los descubrimientos de capacidades ocultas sino porque se vuelve un incentivo para que estos estudiantes busquen ser mejores académicamente.

Esto no queda solo en el salón de clases, “estamos traspasando muros, muchos que ya se han graduado han seguido esta carrera de la danza, es muy bonito ver lo que uno logra sembrar en estos jóvenes”, expresa la maestra.

Daniel agrega que su mayor motivación es que ha dejado de un lado los miedos y las inseguridades y he empezado a gozarse la danza. Gracias a esto se ha vuelto extrovertido, antes era muy callado y discreto. “Ese cambio para mi es muy positivo”.

Presentarse en la Semana del Estudiante 2021 fue un reto muy grande para todo el grupo, no es fácil salir de las paredes del colegio porque a veces no se abren muchas puertas o a veces no se saben golpear, recalca la maestra de danzas.

El montaje de ‘Amores y costas’ es la segunda presentación que ‘Floridanza’ tiene fuera del colegio en un evento del Distrito, significa mucho porque es un reconocimiento a un proceso y una evolución.

Esta joven maestra se describe como una profesora regañona, pero a la vez consentidora. “Hemos creado una familia donde además de llevar un proceso personal, acompañarlos de manera integral me hace feliz. Mi trabajo va más allá de cumplir el programa, esto lo llevó en mi alma”.

Lo que más emociona a Paola es saber los logros de varios egresados cuando se entera que hacen parte de compañías de danzas profesionales. “Lo más lindo es escucharlos decir ‘lo hecho en el colegio fue una inspiración para mí’”.  Y otros que también son su orgullo, aunque han decidido estudiar otras carreras, no dejan de lado el amor por la danza.

 


Imagen educacionbogota.edu.co

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.