Usted está aquí

Museo escolar: Recuerdo de mi Wayco, una estrategia para construir memoria

Conozca el trabajo desarrollado por la maestra Martha Cecilia Andrade y las y los estudiantes de los grados décimo de la Institución Educativa Policarpa Salavarrieta de Nariño, Colombia.

Septiembre 13, 2019

El museo escolar de la memoria “Recuerdos de mi Wayco" constituye el producto principal de la Iniciativa de Memoria Histórica “Tejiendo la memoria de nuestro pueblo para no olvidarla” desarrollada por la Institución Educativa Policarpa Salavarrieta de Samaniego, Nariño.

El diseño y construcción del museo es el resultado del trabajo de la docente Martha Cecilia Andrade y de las y los estudiantes de los grados décimo de la Institución, quienes participaron como líderes locales de las memorias y creadores de los mensajes y de las piezas de exposición de la colección, acorde a las narrativas de algunas de las víctimas del conflicto armado del municipio recopiladas por medio de entrevistas cualitativas; y conforme a las propias experiencias de vida y memorias de las y los jóvenes, con el fin de reflexionar colectivamente sobre la importancia de los procesos de memoria en el aula escolar para la construcción de paz.

Este camino lo emprendimos en 2016 cuando en nuestras clases de ciencias sociales empezamos a reconocer la importancia de la memoria histórica para aprender de nuestro pasado y evaluar lo que vivimos como sociedad en medio de la guerra. Hemos comprendido que los vejámenes del conflicto no pueden repetirse porque generaron profundos dolores y sufrimientos en nuestras familias y comunidad.

Como gestores y gestoras locales de la memoria escuchamos las historias de las víctimas de nuestro municipio para evidenciar cómo a pesar de la tristeza de haber perdido a sus hijos, hijas o esposos, o de haber padecido el flagelo del secuestro, de las minas antipersona o de la violencia sexual se han sobrepuesto con fortaleza y dignidad para motivarnos a trabajar cotidianamente por la paz.

El museo escolar de la memoria refleja el trabajo que desarrollamos en la Iniciativa de Memoria Histórica Tejiendo la Memoria de Nuestro Pueblo para no Olvidarla, en dónde nos preguntamos qué pasó en Samaniego, a quiénes, por qué, dónde, cuándo, cuáles actores se vieron involucrados, qué consecuencias produjo la guerra y qué hicieron las personas ante lo sucedido.

Los hallazgos los presentamos en las diversas piezas que componen la colección de memoria de nuestro museo: la guerra en el calendario de la memoria, los paisajes del dolor y la resistencia, los surcos de la guerra, en nombre de la honra y la dignidad, las figuras de la infancia y pintando los recuerdos, este antes que un trabajo académico o científico, es el resultado de un proceso íntimo y emotivo que pasó por nuestros recuerdos y nos sitúo como las y los protagonistas de un relato que hoy escribimos con colores y formas para la comunidad samanieguense.

El Wayco nos representa como samanieguenses, nos invita a volver la mirada sobre nuestros abuelos y abuelas, sobre las y los campesinos que abrieron caminos en medio de las montañas que nos rodean, de las y los indígenas que nos enseñan a preservar nuestras tradiciones de hermandad en el territorio. El Wayco es un sentimiento colectivo que hoy rescatamos para continuar tejiendo la memoria de nuestro pueblo para no olvidarla.

La creatividad e ideas de los y las estudiantes dieron lugar a las piezas que hoy hacen parte del museo, así como el nombre y otros contenidos. La creación del museo fue y es de esta manera un espacio participativo, de intercambio y aprendizaje, que pretendemos continuar, permitiendo sea el museo un lugar de aprendizaje de los y las estudiantes de la institución educativa Policarpa Salavarrieta y un lugar de Memoria para la comunidad Samanieguense. 

El museo es una herramienta pedagógica que no solo rescata la memoria colectiva del municipio de Samaniego, región o país, sino que se constituye en un vínculo entre el pasado, presente y futuro. Y es una herramienta pedagógica de aprendizaje innovadora y motivadora ya que permite a la clase salir del aula y romper la rutina, además se convierte en un espacio de reflexión y valoración de los hechos ocurridos en un periodo de la historia y al mismo tiempo es un espacio forjador de opinión y conciencia de lo ocurrido.

Esta IMH entonces, tiene la posibilidad de posicionar a los adolescentes y jóvenes como las y los gestores de las memorias locales, pero en ciertos casos también como sus protagonistas, con lo cual se refleja una apuesta por construir la paz a partir de la memoria en las nuevas generaciones. Los encuentros surgidos entre los estudiantes que participan de la IMH y las personas del pueblo, convierten el hacer memoria en un trabajo colectivo que renueva o fortalece los vínculos entre las personas adultas y los jóvenes, haciéndolos partícipes de la historia y permitiendo su apropiación a partir de su experiencia como los tejedores de diversos recuerdos, incluidos los propios. Aquí los adolescentes y jóvenes asumen un rol activo que nos recuerda como sociedad que los cambios políticos del futuro nacen de las nuevas generaciones que se asumen y reconocen como seres históricos, con memoria, voz y capacidad de transformación -política-.

El gran reto que tenemos en la Institución Educativa Policarpa Salavarrieta es el de poder reflejar y compartir las memorias de nuestros coterráneos en un lenguaje narrativo, visual y artístico en el Museo Escolar de la Memoria, “para visibilizar todo lo que ha vivido Samaniego”, “para que la guerra no se vuelva a repetir”, “para que las víctimas puedan sanar sus heridas” y “para que la imagen de Samaniego supere los estigmas que lo califican como zona roja o pueblo guerrillero”.

 


Imagen: www.centrodememoriahistorica.gov.co

Escrito por
Docente de Ciencias Sociales de la Institución Educativa Policarpa Salavarrieta, ubicada en Samaniego, Nariño, Colombia.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.