Usted está aquí

Claves para educar sobre ciudadanía sexual

Debido a que la sexualidad en los seres humanos es un campo en constante transformación, la educación debe transformarse para que los jóvenes tomen decisiones informadas y libres.

Febrero 10, 2020

Entender la diferencia entre Ciudadanía sexual y Educación sexual

Según el maestro Luis Miguel Bermúdez –creador original de la cátedra de ciudadanía y sexualidad– la ciudadanía sexual hace reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, como derechos humanos. Así las cosas, la ciudadanía sexual reconoce que en el campo de la sexualidad, las personas gozan de derechos, pero a su vez, son acreedoras de responsabilidades (IDEP, 2017).

Lea: La sexualidad, el último bastión de la ciudadanía

Por otra parte, la educación sexual explora una amplia variedad de temas referentes a la sexualidad, que no necesariamente están relacionados con el cumplimiento de derechos y deberes. Por ejemplo, dentro de la educación sexual se pueden abarcar temas como la reproducción humana y proceso de gestación, las creencias y precogniciones sobre las relaciones sexuales y las diferentes enfermedades de transmisión sexual. Por su parte, la ciudadanía sexual está orientada a la toma de decisiones.

Manejar una amplia lista de derechos sexuales y reproductivos que se mantenga actualizada

Los derechos sexuales reproductivos están en constante cambio y actualización, así no estén reconocidos de manera explícita y detallada en las sentencias y leyes. Constante y periódicamente, se añaden más ítems a esta lista. Incluso, existen derechos que contienen otros, cómo es el caso del derecho a la salud sexual y reproductiva.

Por mencionar algunos, el derecho a la planificación familiar incluye: 1) El derecho a decidir la cantidad de hijos que se quiere tener. 2) El derecho a decidir en qué momento se desea tener hijos tener hijos. 3) El derecho a seleccionar libremente el método anticonceptivo a utilizar. 4) El derecho a recibir la información completa, veraz y confiable, en lo que se refiere a su salud sexual y reproductiva (Secretaría de Salud, 2003).

De manera que, resulta pertinente contemplar una amplia gama de derechos y sexuales y procurar que esta se encuentre actualizada. Esto contribuye a la toma de decisiones conscientes e informadas de los jóvenes respecto a su sexualidad. En la Figura 1 se muestra una versión resumida de los derechos sexuales que se han reconocido recientemente.

Figura 1.

 

Manejar un enfoque diferencial y de género

Según Bermúdez, los entornos y las construcciones sociales pueden configurar la sexualidad de los individuos. Por tal motivo rescata la pertinencia de una educación diferenciada como un elemento que  el reconocimiento de los actores a los que históricamente les han sido vulnerados su derechos sexuales y reproductivos; y por tanto, capacita a los sujetos para que estos sucesos no ocurran posteriormente (IDEP, 2017).

Sexualidad en positivo

A pesar de que la sexualidad constituye un plano fundamental para la formación del sujeto, abordarla dentro de espacios educativos aún se considera un tema tabú, lo que hace que ciertas temáticas sean ignoradas u omitidas, bien sea por la desaprobación de los padres de familia o por las mallas curriculares y temáticas de las instituciones educativas.

El estudio ‘Educación Sexual preventiva en Adolescentes’ demuestra precisamente que en las escuelas latinoamericanas se educa para prevenir y no para capacitar. Las cátedras de educación sexual se convierten en espacios para castigar, atemorizar y prohibir, y no para informar. 

Los resultados de la investigación mostraron que los jóvenes, al no obtener la información que necesitan de sus instituciones educativas para decidir sobre su sexualidad, empiezan a configurar sus propias normas e ideas preconcebidas que garantizan que se cumplan y favorezcan sus derechos sexuales y reproductivos (Alvarado, 2013). Adicionalmente, también se muestra que los jóvenes no obtienen las respuestas que desean de sus padres, quienes suelen evitar hablar de estos temas.

Por esta razón, es necesario que la sexualidad se presente como un tema libre de carga negativa, en el que no se castiga o condena al joven por sus elecciones. Esto permitirá que el debate se amplíe y que las dudas de los estudiantes salgan a la luz.

 

Fuentes:

  • Alvarado, J (2013) Educación Sexual Preventiva en Adolescentes. UNED: España
  • Secretaría De Salud (2003) Guía Técnica para la Regulación de la Fecundidad. Bogotá
  • IDEP (2017) La ciudadanía sexual: un aporte al disfrute de una sexualidad sana y responsable. Bogotá.

 


Imagen Gaelle Marcel on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Estudiante de Lenguas Modernas de la Universidad EAN
No hay votos aun
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.