Usted está aquí

¿Cómo saber elegir qué carrera estudiar?

Te dejamos cinco estrategias, pueden ser una brújula para guiarte en la selección de estudios después del colegio.

Abril 11, 2022

El momento de elegir una carrera es uno de mucha incertidumbre en la vida de cualquier persona. De hecho, es el tiempo en el que padres, educadores y hasta amigos preguntan qué vamos a estudiar, y esa pregunta se siente como un interrogatorio que nos coloca entre la espada y la pared.

La elección de nuestra carrera no debería ser una decisión impulsiva para eludir la presión de la pregunta de los demás y la incertidumbre que esta provoca. Siempre será necesario darnos un tiempo para conocernos, dudar, pensar y averiguar información sobre carreras universitarias. Esas acciones siempre nos ayudarán a elegir una carrera relacionada con nosotros y nuestros intereses. Así, la decisión será el final de un proceso personal y una elección basada en la seguridad de conocernos y de conocer las carreras que existen.

Elegir una carrera puede ser mucho más que decidir qué vamos a estudiar. Elegir una carrera con un conocimiento profundo de nuestra personalidad, gustos, intereses, entorno y realidad, es elegir un proyecto de vida relacionado. Para eso, es necesario que conocernos, descubrir quiénes somos y qué nos gusta. No alcanza con buscar información sobre las carreras ni con realizar un test que nos diga qué estudiar.

Por eso, desde Compartir Palabra Maestra les contamos algunas estrategias prácticas para pensar qué queremos ser y cómo queremos crecer:

1. Conocernos. Reflexionar qué nos gusta hacer, cuáles son nuestros intereses, qué materias nos resultan más fáciles y cuáles nos traen más dificultad. Al hacerlo, incluimos hobbies, deportes y pasatiempos. Nuestros intereses y personalidad son importantes para elegir algo que disfrutemos hacer y que nos permita desplegar el potencial.

2. Ser realistas. Tengamos en cuenta si para empezar a estudiar tendremos que mudarnos, cuánto tiempo de viaje tendremos que hacer y cuántas horas por día vamos a poder dedicar a estudiar. Al reflexionar, consideremos si vamos a trabajar mientras estudiamos y cuáles son las ocupaciones y profesiones de nuestra familia y del entorno. Incluir la realidad en la elección permite que evaluemos si la decisión es viable.

3. Investigar la oferta de cursos y carreras. Las carreras tradicionales son las más conocidas. Sin embargo, hay muchísimas más carreras universitarias que pueden sorprendernos y sobre las que podemos investigar. Buscar en internet, visitar las universidades, solicitar información sobre las carreras que nos interesan. Así podremos elegir basados en la seguridad que brinda conocer profundamente las opciones actuales y la carrera que nos motivó.

4. Hablar con un profesional. Antes de tomar la decisión final, podemos hablar con un graduado de las carreras que nos interesan para conocer su experiencia y el campo laboral de cada una. Con su testimonio podemos proyectar cómo sería nuestro futuro profesional y evaluar si es algo que nos gusta, cuáles son las posibles actividades laborales y si nos imaginamos trabajando en esa profesión.

5. Hacer un test de orientación vocacional. El test de orientación vocacional nos ayudará a esclarecer las mejores opciones para nuestro futuro, basándose en intereses, aptitudes, debilidades, entre otras características personales. El objetivo de esta herramienta es guiar y señalar dónde podemos prosperar profesionalmente.

La elección de carrera es un proceso personal que implica pensar en el futuro. Conociendo la oferta de carreras, nuestra personalidad, intereses y la realidad, podremos elegir con más seguridad nuestro camino vocacional. Estas cinco estrategias pueden ser una brújula que nos guíen hacia dónde vamos.

¡Mucha suerte en la búsqueda!

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicador social y periodista.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.