Usted está aquí

Escritura colaborativa de textos argumentativos en inglés usando Google Drive

El aprendizaje colaborativo responde a un contexto sociocultural en el que se plantea que aprendemos socialmente y el aprendizaje es responsabilidad del estudiante.

Mayo 8, 2018

El objetivo de la presente investigación fue determinar el efecto de la escritura colaborativa en el desempeño de estudiantes de inglés como L2 al producir textos argumentativos en dicha lengua, apoyados por una herramienta para escritura colaborativa en línea (Google Drive) y un tratamiento de doce sesiones en modalidad semipresencial, y comparar los resultados con un grupo control que desarrolló los textos de manera individual.

Se trata de un estudio cuasi experimental con pretest, postest inmediato y dos postest diferidos para ambos grupos, con un modelo de efectos mixtos de medidas repetidas.

Los resultados permiten validar la hipótesis de que la escritura colaborativa apoyada por herramientas tecnológicas favorece, facilita y agiliza el logro de los alumnos en la escritura en inglés como L2 en modalidad semipresencial y en contexto de instrucción con fines académicos.

El aprendizaje colaborativo responde a un contexto sociocultural en el que se plantea que aprendemos socialmente y el aprendizaje es responsabilidad del estudiante, principio básico en la teoría sociocultural de Adquisición de Segundas Lenguas (ASL) y también en el tratamiento del proceso de expresión escrita.

Este tipo de aprendizaje se centra, básicamente, en el diálogo y la negociación a través de la palabra, en que se colabora con el fin de lograr una meta común. Se da, entonces, un principio fundamental que dice relación con el rol que cum-ple la interacción social en el aprendizaje.

Es así como, según Bruffee (1993) saber es “algo que construyen las personas hablando entre ellas y poniéndose de acuerdo” (p. 3). La premisa básica del aprendizaje colaborativo es la construcción del consenso a través de la cooperación de los miembros del grupo.

Al mismo tiempo, en este tipo de aprendizaje se le atribuye mayor responsabilidad individual al estudiante y, por lo tanto, la estructura de la actividad tiende a ser más libre; además, parece existir mayor énfasis en el proceso.

Es posible observar que el aprendizaje colaborativo cambia la responsabilidad del aprendizaje del profesor como experto al estudiante, y asume que el profesor es también un aprendiz (Bruffee, 1995).Entre las principales características planteadas por diversos autores (Bruffee, 1993; Dillenbourg, 1999; Graham & Misanchuk, 2004; Hilton & Phillips, 2010; Klecker, 2003; Littleton & Hakkinen, 1999; Meseke, Nafziger & Meseke, 2008; North, Linley & Hargreaves, 2000; Panitz, 1997; van der Laan Smith & Spindle, 2007) en relación al trabajo colaborativo destacan las siguientes:

  • Debe haber un diseño intencional, esto es, las actividades deben estructurarse con un objetivo de aprendizaje intencional
  • Debe existir colaboración real en la tarea por desarrollar, lo cual implica que todos los participantes del grupo estén activamente comprometidos en dicho trabajo, para así lograr la meta en relación con el o los objetivos comunes.̵
  • Debe haber un tipo de enseñanza significativa; básicamente, al trabajar colaborativamente, los aprendientes deben ampliar sus conocimientos o profundizar su comprensión respecto de un tema determinado.
  • Se debe centrar el trabajo en grupo hacia la elaboración en conjunto de un producto final, que es resultado del aporte de una parte del grupo o de su totalidad, y se evalúa por todos o la parcialidad de estos.̵ se espera que los integrantes del grupo negocien las tareas, los roles y las responsabilidades.
  • Debe existir un compromiso de cada miembro del grupo para aprender algo a través del trabajo que se realizará colaborativamente; en consecuencia, la comunicación y la negociación son fundamentales, ya que deben llegar a acuerdos respecto de cómo realizarán la tarea, los procedimientos que adoptarán, la división del trabajo, las tareas por realizar, entre otros aspectos
  • Es importante la interacción entre los miembros del grupo, una meta compartida, entendida y consensuada, respeto mutuo y confianza, comunicación continua, ambientes formales o informales, líneas claras de responsabilidad, autoridad compartida y responsabilidades individuales y grupales aceptadas
  • La selección de los integrantes en cada grupo puede seguir diversos criterios, a saber: por asignación al azar, por decisión de los estudiantes, por autoselección, o por selección del profesor.

Escritura colaborativa

En uno de los primeros estudios de escritura colaborativa, Allen y otros (1987) establecen una definición para este tipo de escritura, caracterizándola como aquella en la cual un grupo de colaboradores produce un texto compartido y se involucra en una interacción sustantiva acerca del documento, compartiendo el poder y la responsabilidad en la toma de decisiones.

La escritura colaborativa se focaliza en todo el proceso de escritura de un documento a través de un esfuerzo compartido. Es un proceso social en que los aprendientes enfrentan conflictos y deben negociar para alcanzar un consenso.

El conflicto es la discusión entre dos o más personas, que indica desacuerdo respecto de sus objetivos, comportamiento, puntos de vista u opinión y que, sin lugar a dudas, puede ayudar a mejorar el trabajo colaborativo y ser beneficioso para el aprendiente, aunque en algunos casos puede también representar un peligro para el buen desempeño del trabajo, detalle no menor (Shantz, 1987; Tocalli-Beller, 2003).

Además, ayuda a los estudiantes a desarrollar destrezas tanto en la planificación, en la confección de borradores, en la revisión periódica y colaborativa de los escritos, así como en el conocimiento del lenguaje, el contexto y el público meta (Derry, 1992).Recientemente, se ha definido la escritura colaborativa como la producción en conjunto o la coautoría de un texto por dos o más autores (Storch, 2011).

Por otro lado, la escritura colaborativa tiene como característica principal que los aprendientes no solo realizan una subdivisión de las tareas y componen individualmente sus propios textos, sino que también comparten derechos de autor, leen los textos escritos por sus compañeros y adoptan el rol de coescritores o coeditores, ayudándose así unos a otros para elaborar textos de mejor calidad.

Igualmente, este tipo de escritura ayuda a los alumnos a desarrollar estrategias para entregar feedback a sus pares, ya que revisar y evaluar los textos de sus compañeros es parte del proceso que desarrollan (De Graaff, Jauregi & Nieuwenhuijsen, 2002; Jauregi, Nieuwenhuijsen & de Graaff, 2003).

En cuanto a las ventajas de la escritura colaborativa, es importante considerar: 1) los beneficios afectivos para el estudiante y el grupo, ya que este tipo de trabajo reduce la ansiedad, aumenta la interacción, la confianza en sí mismos, la autoestima y provoca un aumento de la motivación; 2) la creación de un ambiente de trabajo relajado y distendido en el aula, debido al intercambio comunicativo que es propio en esta clase de actividades, y 3) la existencia de una audiencia auténtica, lo que permite a los aprendices la oportunidad de conocer lo que los lectores comprenden y lo que no entienden de sus escritos (Johnson & Johnson, 1999; Raimes, 1998; Reid & Powers, 1993; Rollinson, 2005).

Lea el contenido completo en la revista de la Universidad Austral de Chile.


Imagen Designed by Freepik

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Universidad tradicional privada chilena, con asiento en la sureña ciudad de Valdivia, Chile.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.