Usted está aquí

¡Llegó la hora! Bogotá en 100 Palabras cierra inscripciones este viernes

El ganador recibirá un reconocimiento económico de $8.000.000. Las menciones, por su parte, recibirán un bono de $1.500.000 cada una, redimible en librerías de Bogotá.

Julio 18, 2019

Un párrafo, algo así terminan siendo 100 palabras. Cuentos que hablen de los espacios, las experiencias, la vida de una de las ciudades más agitadas del continente. Eso es lo que tienen que hacer los interesados en participar en la nueva edición del concurso Bogotá en 100 Palabras, que para 2018 sumó cerca de 8000 inscritos.

El ganador recibirá un reconocimiento económico de $8.000.000. Adicional, habrá tres menciones, con bonos redimibles en libros para cada una de las categorías (infantil, juvenil y adulto). Los mejores textos serán publicados en un libro de bolsillo que contendrá la voz de cientos de habitantes que dejan para la historia su visión de la Bogotá que viven.

Los ganadores de ediciones anteriores han escrito sobre artistas callejeros que recogen monedas vestidos de astronautas y hasta de la vergüenza que siente un joven al encontrarse a su mamá en la calle, mientras va con sus amigos. Para tener como referente a los premiados de otras versiones y participar en esta ocasión, los interesados —que no necesitan ningún tipo de formación específica— pueden ingresar a www.bogotaen100palabras.com

Esta iniciativa de la Alcaldía de Bogotá es una de las acciones del Plan Distrital de Lectura y Escritura Leer es Volar, que tiene como objetivo principal promover e incentivar la cultura escrita en la ciudad y que cuenta con el apoyo de las secretarías de Educación y de Cultura, Recreación y Deporte, así como del Instituto Distrital de las Artes —Idartes—, la Cámara Colombiana del Libro, la Fundación Plagio de Chile y Caracol Radio.

 


Imagen educacionbogota.edu.co

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.