Usted está aquí

En el centro de Bogotá se enseña a ritmo de tango

Conozca el proyecto ‘Tangolaria’, la perfecta fusión entre el aprendizaje, la disciplina y la bohemia, liderado por Fabián Córdoba, profesor de informática.

Abril 6, 2016

El barrio de La Candelaria, en Bogotá, es un rincón de nostalgias, sonidos y tradiciones. Allí, donde la cultura y la bohemia coexisten, la vida de una escuela pública crece. Es la historia del colegio Integrado La Candelaria, en el cual un maestro y sus estudiantes vibran por un sonido, baile y poesía que nació en la tierra del fuego y cruzó el continente para arraigarse en la cosmopolita capital colombiana: el tango.

La elegancia, fuerza y sensualidad de esta danza tradicional del sur del continente se trasladó a este colegio para ofrecer a sus estudiantes una oportunidad de aprender y retarse con una actividad sana, recreativa y muy enriquecedora para la mente y el cuerpo.

El tango es novedoso y atractivo para los muchachos. Les enseña disciplina, compromiso, trabajo en equipo y respeto por el otro y por sí mismos”, dice el profe Fabián Córdoba, un docente de informática enamorado del tango que encontró en esta danza una alternativa para expandir su quehacer pedagógico y enamorar a sus estudiantes de sus cuerpos y de la disciplina.

‘Tangolaria’, el grupo que lleva seis años convertido en el refugio para los amantes de la música y la danza de este colegio, es hoy también una exitosa iniciativa de educación alternativa, orgullo de la institución y de la localidad. Sus integrantes deleitan en presentaciones multitudinarias, en las que demuestran que la formación del ser a través del arte y la cultura, es fundamental en la educación pública de la capital.

La esencia de esta iniciativa de transformación de realidades, destaca Fabián, es relacionar a los jóvenes con la ciudad y con los espacios de cultura y recreación que ofrece la ciudad y generar sentido de pertenencia en ellos a través de una participación activa y comprometida.

El baile y la cultura, aliados en la formación

Más que una actividad física, más que una expresión artística, ‘Tangolaria’ ha sido una experiencia pedagógica y formativa que engloba esos dos componentes y mucho más. Además de ofrecer a las niñas y niños un aprendizaje alternativo y enriquecedor, esta iniciativa ha logrado inculcar en ellos valores como el respeto por el otro, la tolerancia hacia la diferencia y el cuidado del cuerpo.

Por medio de la danza, el maestro Fabián ha logrado que sus estudiantes se conecten con su cuerpo y con sus sueños y emociones, ya que detrás de cada paso, de cada movimiento, de cada coreografía, lo que el profesor Córdoba enseña es que uno puede lograr cualquier cosa que se proponga sin importar las limitaciones y la falta de recursos. Porque en el tango, como en la vida, solo se necesita pasión y entrega para tener éxito.

“Con el tango ‘encuentras’ partes de tu cuerpo que te eran desconocidas. Este baile es de explorar, de conocerse a uno mismo. Las ventajas que brinda en tango en la formación de los chicos son innumerables. Les da flexibilidad, coordinación, equilibrio, fuerza. Eso en lo físico. En lo actitudinal les brinda confianza y seguridad en sí mismos, les inculca valores como el trabajo en equipo, responsabilidad con los ensayos y las presentaciones, compromiso, respeto por los demás”, destaca el profe Fabián.

En estos años han sido muchos los logros que este grupo ha alcanzado, entre ellos el haber participado en el Foro de Educaciones Alternativas de la localidad de Santa Fe en 2015. Pero tal vez lo más importante, según puntualizan sus integrantes, es que ‘Tangolaria’ se ha convertido en uno de los referentes del tango aficionado del centro de la ciudad.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicador social y periodista.
Promedio: 4 (1 voto)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.