Usted está aquí

Ghosting y Emoticones: chateando en clase para simular el fin de una relación de pareja

Una propuesta para noveno grado a propósito de la resolución pacífica de conflictos y, en especial, del fin de una relación de pareja.

Noviembre 28, 2016

En la implementación de la Ley Cátedra de Paz (1732 de 2014) el Ministerio de Educación Nacional ha contribuido con un manual de Secuencias Didácticas que desde su portada invita a ser enriquecido por los docentes de Colombia. En tal marco surge el presente texto. Éste busca dar cuenta de una propuesta para noveno grado a propósito de la resolución pacífica de conflictos y, en especial, del fin de una relación de pareja. Se trata de sumar a la propuesta temática del Ghosting, una actividad en la que la simulación del fin de la relación pase por el reconocimiento de las emociones en el cuerpo del otro; otro virtual y que hoy en día se distancia a través de los emoticones o los crudos mensajes que lo dejan en visto en las llamas redes sociales.

Antes de iniciar cito el gráfico de las competencias, estándares y desempeños de la sesión siete que tiene por objetivo que “los estudiantes analicen aspectos relacionados con la terminación de las relaciones de pareja, y que practiquen algunas formas cuidadosas de terminar la misma”. Aquí esta:

Ghosting.

Al igual que se propone en el manual del MEN, podemos acudir al texto 'Ghosting': la forma despiadada de terminar con alguien para empapar a nuestros estudiantes del concepto de la clase. Desde una lectura cooperativa hasta un trabajo de comprensión individual y/o de exposición por parte del docente pueden servir para tal fin. Con una lluvia de ideas podemos recolectar la información y ligarla con el objetivo de nuestra clase.

Chateando en clase.

A continuación el docente pedirá que el curso se organice en triadas. Después, al interior de cada grupo se solicitará que se arme una pareja que chateará y un tercero que servirá de mensajero. Este último tendrá que gestualizar y, de ser el caso, corporalizar los emoticones que el docente pedirá que se manden en cada una de las intervenciones que se hagan en la conversación. Estos emoticones, así como cualquier otro material diferente al texto del chat, se describirán – no se dibujarán – al interior de paréntesis o con otro color para facilitar y agilizar la representación que el mensajero debe hacer.

Así, empezará una sesión de chat que se dividirá en tres momentos que contarán con el tiempo que el docente considere necesario para desarrollar tres etapas. El inicio de una relación afectiva, el manejo de las demostraciones de afecto y el final de la relación de pareja, se manejarían así:

El primero partirá del supuesto de que las personas que chatean no se conocen y tendrá por objetivo alcanzar el que uno de ellos, el que escoja el mensajero, conquiste o logre que el otro empiece una relación de pareja.

El segundo partirá de haber alcanzado el objetivo anterior y tendrá como nueva meta el que uno de los participantes del chat – puede ser el que el mensajero escoja –, pida demostraciones de afecto a su interlocutor a través de imágenes, mensajes de voz, videos y canciones o links de los mismos.

El tercero buscará que una de las dos personas, también elegida por aquel que cumple con la función de mensajero, empiece a responder usando tan sólo emoticones; es decir que dejará de usar texto adicional al que describe cada una de las emociones que refleja el emoticón. Llegando al final del tiempo establecido se dirá a los estudiantes que la red se caerá o que han llegado al límite de datos.

Para dinamizar más la actividad se puede pedir que los mensajeros cambien de grupo tras finalizar cada uno de los momentos de la sesión de chat. Además, para cada uno de los momentos, se puede llamar a un lado a las personas que conquistan, piden pruebas de afecto o no dan explicaciones sino sólo emoticones u otras formas de comunicación no escrita, para que realicen su rol sin que el otro se entere – tal y como sucede en la vida diaria–.

Traduciendo los emoticones.

Bryan – Hola [emoticón saltando en una pata de la felicidad] … ¿Por qué ya no me escribes como antes?

Nayra – [emoticón silbando]

Bryan – ¿Estás ahí? [emoticón de viento fluyendo ]

Nayra – [Visto. 16:20]

La clase puede cerrar con la lectura y análisis de alguno de los chats realizados y la reflexión por parte del docente y sus estudiantes sobre las emociones más repetidas o la forma en la que se actuaban por parte del mensajero. ¿Qué tan cercano es el fenómeno del Ghosting al de un chat en el que después de llegar a demostrar nuestros afectos nos terminan hablando sólo con emoticones? ¿Algunos terminan enviando un par de chulos acompañados de una hora? ¿Qué tan vacío y/o precario puede llegar a ser un emoticón? ¿Por qué optar por evadir y/o no expresar los motivos que tenemos para dejar de hablar con alguien o finalizar una relación de pareja?

Escrito por
Maestro de Filosofía Institución Educativa Compartir Suba
Promedio: 5 (8 votos)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.