Usted está aquí

Enseñar a los abuelos a jugar: un programa de apoyo para ayudar a criar nietos

Los niños que crecen separados de sus padres alcanzan menos hitos de desarrollo y tienen niveles significativamente más bajos de desarrollo general que los niños que crecen con sus padres.

Enero 12, 2021

Según una encuesta reciente de 25.000 hogares, se estima que alrededor de 100.000 niños pequeños, entre 0 y 14 años, crecen sin la presencia de sus padres en El Salvador. Esta es probablemente una estimación de límite inferior, y es un hallazgo que respalda los anteriores de las Naciones Unidas, identificando a Centroamérica como una de las tres regiones del mundo con la mayor proporción de hogares de generación saltada, donde los niños crecen bajo el cuidado de sus abuelos, pero sin la generación media.

El impacto de crecer en un hogar de generación saltada en los resultados educativos es un tema poco estudiado en América Latina y los motivos detrás de este fenómeno no han sido previamente documentados de manera sistemática. El estudio de El Salvador examina las prácticas de crianza en diferentes tipos de hogares en el Triángulo Norte – Honduras, Guatemala y El Salvador – y comienza a responder a la necesidad de políticas efectivas para apoyar a los niños criados en ausencia de sus padres.

Los datos de El Salvador revelan que las razones para dejar a los niños con abuelos u otros familiares incluyen la migración, el reclutamiento de pandillas, el encarcelamiento o la muerte de los padres a causa de la violencia. Los niños que viven en hogares sin sus padres tienen una tasa de pobreza del 56,6%, 9 puntos porcentuales más alta que la tasa de pobreza de los hogares con niños criados por sus padres. También encontramos que la inversión en los niños que crecen sin sus padres es menor que la inversión en sus pares, tanto en el tiempo de calidad que se pasa con el niño (por ejemplo, juegos y lectura) como los recursos (por ejemplo, libros y variedad de materiales de juego).

Los niños que crecen separados de sus padres alcanzan menos hitos de desarrollo y tienen niveles significativamente más bajos de desarrollo general que los niños que crecen con sus padres. Encontramos que esta brecha es más amplia para las habilidades socioemocionales que las cognitivas (5,2 frente a 1,7 puntos porcentuales), lo que destaca la necesidad de respuestas políticas para ayudar a los cuidadores a crear entornos domésticos que promuevan el desarrollo social y emocional de los niños. Los hallazgos son válidos también después de controlar el nivel socioeconómico del hogar.

En julio de este año, el MINED y las organizaciones asociadas, lanzaron un programa llamado Tuchan, que significa “Nuestro Hogar” en náhuat. Tuchan, fue diseñado inicialmente para ser un programa híbrido que brindara a los cuidadores apoyo tanto virtual como presencial. Sin embargo, en respuesta a la pandemia de COVID-19, el programa se ajustó para volverse casi exclusivamente virtual, incluyendo reuniones de apoyo en grupos pequeños, entrenamiento individual, asistencia psicológica y paquetes con materiales de desarrollo infantil para cada grupo etario desde 1 a 7 años.

Dado que el juego es una de las mejores formas de aprender a socializar con los demás, la autorregulación emocional y la identificación con los sentimientos de los demás, Tuchan capacita a los cuidadores en enfoques basados ​​en el juego. Los comentarios de los cuidadores desde el lanzamiento incluyen un mayor sentido de propósito en la vida, habilidades de crianza mejoradas y mayor tiempo invertido en los niños. O, como dijo un beneficiario: “He aprendido a jugar más con mi nieto”.

Contenido publicado originalmente en BID bajo licencia Creative Commons.

 


Imagen freepik.es

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Especialista líder en educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington DC, donde dirige y colabora en el diseño y ejecución de una amplia gama de proyectos y reformas del sector educativo en América Latina y el Caribe.
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.