Usted está aquí

Los profesores necesitan entrenamiento en inclusión

La inclusión es un aspecto muy importante dentro del sistema educativo y es necesario que los profesores tengan un entrenamiento para utilizar este aspecto en el salón de clases.

Diciembre 1, 2020

Son muchos los factores que intervienen en el diseño de un sistema educativo verdaderamente inclusivo. Algunos determinan la forma en que se establecen los sistemas de educación, como las leyes y políticas o los mecanismos de gobernanza y financiación. Otros operan dentro de los muros de la escuela. Los profesores desempeñan un papel central en la acogida y la enseñanza de todos los estudiantes, independientemente de su origen, capacidad e identidad. Necesitan habilidades específicas para adaptar la enseñanza a las diversas necesidades de los alumnos -una habilidad que se necesita urgentemente durante los cierres de las escuelas- pero necesitan apoyo y formación para saber cómo hacerlo.

En este Día Mundial de los Docentes, un nuevo documento de política del Informe del Movimiento Mundial por la Educación y el Equipo internacional de tareas sobre los docentes para la educación 2030, "La enseñanza inclusiva: preparar a todos los docentes para enseñar a todos los estudiantes", se examinan los programas de formación de docentes, abordando cuestiones de planificación, ejecución, supervisión y evaluación, y los mecanismos de apoyo establecidos para ayudar a los docentes a fomentar la inclusión. Los ejemplos se han extraído principalmente del nuevo sitio web del Informe GEM Profiles Enhancing Education Reviews (PEER), que contiene perfiles comparables de leyes y políticas de los países sobre cuestiones clave para facilitar el diálogo entre pares dentro de los países y regiones y entre ellos.

Sólo alrededor de 4 de cada 10 países cubren la formación de los maestros para incluirla en sus leyes y políticas, y la cobertura más alta se encuentra en América Latina y el Caribe.

El análisis del PEER también muestra que entre el 10% de los países con leyes de educación general o inclusiva que definen la inclusión como un proceso que se refiere a todos los educandos, sólo un tercio menciona la formación de los docentes, mientras que ninguno menciona su contenido. El análisis también muestra que las tres cuartas partes de los 134 planes de educación examinados promueven o prevén la inclusión. De ellos, alrededor de la mitad indican explícitamente un objetivo de formación de profesores sobre la inclusión, ya sea general o dirigida a un grupo específico. Sin embargo, ya sea en políticas o planes, muchas intenciones sólo se materializan lentamente.

La formación de profesores para la inclusión no debe ser una materia especializada

El documento muestra que el ideal de la formación de los maestros de la inclusión rara vez se realiza. A menudo se enseña a los profesores la inclusión en el lado, en lugar de como un principio central de toda la formación que reciben. Muchos países tienden a centrarse en grupos específicos. Por ejemplo, en un examen de la formación de maestros en la Argentina, Etiopía, Ghana, la República Democrática Popular Lao y Zanzíbar (República Unida de Tanzanía) se comprobó que la capacitación para la inclusión se centraba principalmente en los estudiantes con discapacidades, a pesar de los esfuerzos que se estaban realizando para construir comunidades escolares y culturas inclusivas.

Algunos países abarcan ciertos grupos en toda la capacitación. Austria, Singapur, Sudáfrica y la provincia de Nueva Brunswick en Canadá, por ejemplo, incorporan la capacitación sobre la educación con inclusión de la discapacidad en un sistema más amplio de formación de maestros. Esta última, por ejemplo, que ha sido pionera en la promoción de la inclusión en la educación durante más de tres decenios, introdujo oportunidades de capacitación para los maestros a fin de apoyar a los estudiantes con trastornos del espectro autista en una política amplia de educación inclusiva.

Otros países incluyen el género y las identidades de género en toda la formación de los profesores. En Chile, el Ministerio de Educación ha establecido en las aulas la capacitación sobre género, discriminación, escuelas inclusivas, sexualidad y diversidad sexual para los maestros de todo el país y ha elaborado orientaciones prácticas para los maestros y recomendaciones de capacitación para la inclusión de las comunidades LGBTI. En Colombia, Mauricio, Nepal y Uganda, la perspectiva de género y las identidades de género es un componente transversal de las directrices de política para la formación de docentes.

El idioma y la educación multilingüe también son factores que influyen en la formación de los maestros en varios países, entre ellos la política de educación inclusiva de Botswana y el Plan Nacional de Educación Intercultural Bilingüe del Perú.

Sin embargo, es sumamente raro que los países incorporen en la formación de los maestros la inclusión y que abarquen a todos los alumnos en riesgo de exclusión, no sólo a uno u otro grupo en particular. Al hacerlo, se estaría alejando de las categorizaciones, que suelen dar lugar a estigmatización, marginación y exclusión. Es notablemente insuficiente, dada la importancia que se da a no dejar a nadie atrás desde 2015.

La colaboración y los intercambios profesionales entre profesores fomentan la inclusión

Hay múltiples ejemplos de países que han visto el beneficio de apoyar diferentes formas de colaboración de los maestros para la inclusión. En Nueva Brunswick (Canadá) y Namibia se promueven las comunidades de aprendizaje, mientras que en Irlanda se utiliza la enseñanza en equipo. Estos enfoques pueden ayudar a los profesores a rendir mejor y a gestionar el cambio de manera más eficaz, una habilidad fundamental para los tiempos tempestuosos de hoy en día. También permiten el desarrollo de nuevos líderes.

La cooperación entre los maestros dentro de las escuelas y entre las escuelas también es importante para apoyarlos a abordar los retos de la diversidad. Muchos países alientan la cooperación entre las escuelas ordinarias y las escuelas especiales, lo que puede ayudar en la transición de la segregación a la inclusión, como en Etiopía, Kazajstán, Kenya y Viet Nam. Los centros de recursos, que distribuyen recursos centralizados, incluidos maestros especializados, a diferentes escuelas se utilizan en China, Maldivas y Nigeria.

Los asistentes de enseñanza, los directores de escuela y los coordinadores de educación de distrito o temáticos desempeñan un papel crucial de apoyo a los profesores y a su desarrollo profesional. Por ejemplo, en Kiribati, trece coordinadores de educación prestan apoyo a los maestros y directores de escuela, que han recibido una formación avanzada sobre los principios de la educación inclusiva. En Namibia, se despliegan terapeutas ocupacionales, logopedas, trabajadores sociales y audiólogos para asesorar a los maestros en las escuelas rurales y remotas.

Para asegurar que la inclusión sea el centro de la formación de los profesores:

  1. Las leyes y políticas educativas deben comunicar una visión clara de la formación de los maestros para la inclusión.
  2. Los sistemas de formación previa al empleo y en el empleo deberían examinarse y revisarse para garantizar que los principios de la educación inclusiva se incorporen plenamente. La inclusión para todos debería ser un elemento básico de la formación general previa al empleo que imparte valores inclusivos y no un curso especializado opcional que ayuda a algunos profesores a prepararse para enseñar a algunos grupos destinatarios.
  3. Los sistemas de formación de profesores deben ofrecer un equilibrio más eficaz entre el aprendizaje basado en la teoría y la práctica. Es necesario dar prioridad a la capacitación entre pares y a los intercambios profesionales, por ejemplo, mediante comunidades de aprendizaje, centros de recursos, conexiones entre escuelas ordinarias y especiales, tutorías y enseñanza en equipo.
  4. Los asistentes de enseñanza, los directores de escuela y los coordinadores de educación de distrito o temáticos deben estar igualmente bien preparados para ayudar a los maestros a cumplir su misión de enseñanza inclusiva.
  5. Es necesario que los gobiernos hagan participar a los maestros, los padres y las organizaciones comunitarias para mejorar las normas, las competencias y los programas de educación de los maestros.
  6. Es necesario incorporar una cultura de supervisión y evaluación en los programas de formación de profesores.

Contenido publicado originalmente en la página World Education Blog  bajo licencia Creative Commons.

Traducido por: Laura Nohemi Miranda Echeverri

 


Imagen gemreportunesco.wordpress.com

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Blog educativo del GEMR.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Carlos Enrique Sánchez Santamaria
Gran Maestro Premio Compartir 2011
Con el apoyo de las tecnologías logré que los estudiantes convirtieran el pasado de exclusión que vivió éste municipio lazareto en un pretexto para investigar, conocer la historia y conectarnos con el mundo.