Usted está aquí

Dar voz a los profesores: abordar el estrés laboral de los profesores durante el coronavirus

La presión adicional que la actual transformación mundial de la educación está ejerciendo sobre los docentes podría tener un efecto negativo en su voluntad de permanecer en la profesión.
 

Febrero 15, 2021

En muchos sistemas educativos y escuelas, las rutinas y prácticas que estuvieron vigentes durante décadas han cambiado de la noche a la mañana, se han anulado, actualizado y descartado. Los nuevos conocimientos sobre la propagación y los efectos del coronavirus (COVID-19) trajeron consigo habitualmente cambios en las formas recomendadas para que las personas interactúen entre sí.

La educación, que se basa en las relaciones humanas, se ha visto fuertemente afectada, al igual que la vida de millones de maestros, estudiantes, padres y líderes escolares en todo el mundo.

¿Cuál será el efecto a largo plazo de todo esto en los profesores y su voluntad de permanecer en la profesión docente?

Incluso antes de la crisis de COVID-19, la escasez de maestros era una perspectiva real en muchos sistemas educativos. En una comunicación conjunta, la UNESCO, la OIT, UNICEF Education International y el PNUD declararon que se necesitarán alrededor de 70 millones de docentes en todo el mundo para 2030. Muchos países están tratando de contratar aún más docentes para reducir la proporción de docentes por alumno y el tamaño de las clases. y algunos pueden querer que este cambio sea permanente.

La presión adicional que la actual transformación mundial de la educación está ejerciendo sobre los docentes podría tener un efecto negativo en su voluntad de permanecer en la profesión.

Sin embargo, la presión adicional que ejerce sobre los profesores la actual conmoción mundial de la educación podría tener un efecto negativo en su voluntad de permanecer en la profesión. Entre los docentes de los países de la OCDE, experimentar mucho estrés relacionado con el trabajo duplica las probabilidades de expresar la intención de dejar la profesión en los próximos cinco años.

¿Qué pueden hacer los gobiernos?
Los nuevos requisitos impuestos en las escuelas y los sistemas educativos no se pueden eliminar. Son necesarios para salvaguardar la salud de los estudiantes, los padres y los propios profesores, y para garantizar al mismo tiempo la provisión de educación. Sin embargo, incluso si no pueden reducir la presión que sienten los docentes, los gobiernos pueden mejorar su entorno y condiciones laborales. El análisis de los datos de la encuesta internacional de docentes de la OCDE, TALIS, sugiere al menos dos factores que parecen particularmente relevantes para el contexto actual y que pueden mejorar significativamente la satisfacción de los docentes con sus condiciones de empleo y, a su vez, su disposición a quedarse.

Dar voz a los docentes: participar en la gobernanza escolar significa tener oportunidades para dar forma al entorno laboral, lo que se asocia positivamente con la satisfacción de los docentes con sus condiciones de empleo. Dado que los profesores están llamados a contribuir a dar forma al nuevo entorno educativo, se les debería dar voz sobre cómo implementar los nuevos requisitos, al menos para las decisiones a nivel escolar. Además de mejorar el proceso de toma de decisiones en sí, esto también puede hacer que los docentes se sientan más empoderados y satisfechos con las condiciones de su entorno laboral.

Apoyar el desarrollo profesional continuo de los docentes: El apoyo material que reciben los docentes para la formación (por ejemplo, incentivos económicos, reducción del tiempo de enseñanza) es un determinante importante de la satisfacción de los docentes con sus condiciones de empleo. Estas formas de apoyo pueden ser especialmente bien recibidas por los profesores en la situación actual, en la que deben absorber y dominar muy rápidamente información nueva y compleja sobre cómo responder a los riesgos para la salud, los cambios en el comportamiento de los estudiantes y la adaptación de las prácticas docentes.

Los maestros motivados fortalecen los sistemas escolares. Al apoyar y empoderar a los maestros durante la crisis del coronavirus y más allá, los sistemas educativos se asegurarán de que estén bien posicionados para mitigar las pérdidas de aprendizaje y ayudar a impulsar la recuperación del COVID-19.

Contenido publicado originalmente en OECD Edu Today Re- publicado en INTEF bajo licencia Creative Commons.
 


Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Analista, Dirección de Educación y Habilidades de la OCD
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.