Usted está aquí

El miedo es contagioso: una forma sencilla de protegerse contra ello

En tiempos de incertidumbre el miedo y el pánico pueden llegar a ser contagiosos. Tenemos que aprender a ser conscientes de este contagio y dejarlo pasar.

Diciembre 3, 2020

Si fue a un supermercado en abril, probablemente vio a compradores ansiosos empujando carros llenos de latas de frijoles o papel higiénico - y puede que incluso haya sentido el impulso de comprar en pánico, también. La psicóloga Susan David dice que eso se debe a que los humanos son criaturas sociales y nuestras emociones y acciones están profundamente influenciadas por otras personas.

En tiempos de incertidumbre, el miedo y el pánico pueden extenderse a un ritmo alarmante. ¿Cómo puedes experimentar estos sentimientos difíciles sin sentirte abrumado? En su nuevo podcast "Checking In", David comparte cómo se aumenta la "inmunidad" al contagio social.

Aquí hay un breve extracto:

"Todos hemos experimentado el contagio social antes. Entramos a una reunión, y una persona está en su celular, así que sacamos el nuestro. A diferencia de las enfermedades infecciosas, que tienden a ser transmitidas de persona a persona, puedes "atrapar" comportamientos de personas con las que nunca has estado en contacto. Un estudio sugiere que si alguien en su red social más amplia aumenta las libras -incluso si alguien le quita uno o dos grados-, su probabilidad de aumentar de peso también aumenta notablemente.

Es importante ser consciente del contagio social en los mejores tiempos. Pero en tiempos de crisis, el fenómeno puede tener un impacto de vida o muerte.

Sólo mira tu feed de Facebook, o enciende las noticias del cable y verás cómo los contagios sociales pueden poner en riesgo nuestra propia salud. Cuando la gente ve a sus amigos y vecinos usando máscaras N-95 mientras pasean a su perro o van al supermercado, muchos se sentirán obligados a acaparar y abastecerse de máscaras ellos mismos. Este acaparamiento ha contribuido a la escasez de ellos para los trabajadores de la salud que luchan contra la pandemia.

El miedo y el pánico son emociones muy poderosas, pero no son las que queremos eliminar. Evolucionaron para ayudarnos como especie a sobrevivir, a protegernos. Aunque no debemos alejarlos, tampoco debemos dejar que se apoderen de nuestras vidas. En lugar de dejar que nos posean, deberíamos recordar que los poseemos.

Aquí hay una forma de hacerlo. Cuando definimos nuestros valores y los aclaramos, podemos abrirnos más allá de la emoción de miedo o pánico que sentimos ahora mismo a otras partes de nosotros mismos.

 

Porque somos más que nuestro miedo. También nuestras intenciones, nuestra sabiduría, nuestra compasión, y todas ellas se afinan y se impulsan y se hacen capaces a través de nuestro sentido de lo que son nuestros valores.

Para encontrarse en medio del caos y reavivar el sentido de quién es, aquí hay un ejercicio muy simple que puede hacer. Siéntese un par de minutos con un pedazo de papel delante de usted.

Hágase esta pregunta: "Incluso en medio de este caos, ¿quién quiero ser?"

Escribe un minuto o dos. Lo que sabemos es que este ejercicio es una protección increíblemente poderosa contra el contagio social y emocional. Nos mueve desde el espacio de pensar en nuestros valores como ideas abstractas y en formas en que nuestros valores pueden convertirse en el frente y el centro.

Como resultado, nos volvemos más ágiles, más centrados y más conectados. Y todos necesitamos más de todas esas cosas en nuestras vidas ahora mismo".

Contenido publicado originalmente en la página Ideas.ted.com bajo licencia Creative Commons.

Traducido por: Laura Nohemi Miranda Echeverri

 


Imagen Aarón Blanco Tejedor on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Psicóloga. Doctora en el visionario detrás de Emotional Agility.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Jesús Samuel Orozco Tróchez
Gran Maestro Premio Compartir 2005
Senté las bases firmes para construir una nueva escuela rural donde antes solo había tierra árida y conocimientos perdidos.