Usted está aquí

Cuestionando al filósofo verde o ¿Cómo ligar la clase de filosofía al gobierno escolar?

Marzo 2, 2015

Aunque ya muchos colegios de “Calendario A” se dieron a la tarea de elegir a sus respectivos consejos de estudiantes en el marco de la conformación del gobierno escolar, quiero mostrar en este texto el por qué es ventajoso que la filosofía esté presente en tal construcción como una asignatura que no sólo permite hacer crítica del discurso político, sino develar su necesidad, en tanto estética para lo primero, y filosofía de la psicología para lo segundo. La propuesta surge de la experiencia en el aula desde el análisis estético del fenómeno que hace cinco años se denominó “la ola verde” y, la utilización de algunos conceptos freudianos descritos en “Psicología de las masas y análisis del yo” (1921) para la comprensión de las prácticas del ζῷον πoλιτικόν al interior de la escuela y del mundo.

Empecemos advirtiendo que en muchas instituciones educativas la distribución de las áreas académicas agrupa a las ciencias, sean naturales o sociales, así como une a la filosofía con la educación religiosa escolar. Otras tantas ubican a las naturales junto a la matemática, dejando que la filosofía vaya junto a la ética y con las sociales: historia, geografía y democracia. Así, sea una o la otra, la sensibilización de la que se encarga, en especial, el maestro de sociales, deviene en la participación de los estudiantes en la construcción de su propio Consejo encabezado por el Personero y siendo representados ante el Consejo Directivo por el representante de grado undécimo. En todo caso, tal construcción debe incluir la proyección que cada uno de los estudiantes dará a través de sus logos y lemas en las candidaturas y movimientos políticos que ellos mismos armen. Esta tarea, no debe ser dejada al azar o solamente limitarse al taller de arte. Es allí donde la filosofía entra.

PENSAR la lectura crítica de estos símbolos (logos y lemas) es de vital importancia. De este modo, tomando en clase la estética del llamado Partido Verde, pudimos dar cuenta de un girasol atractivo similar a un sol que reina – gobierna – y un color que en vez de hacer referencia a políticas ambientales, se ligaba a la trasparencia del agua y ambientaba la importancia del “no todo vale” que enturbiaba la política gracias a la corrupción.

De igual forma, podemos observar en otras propuestas políticas, cómo cada lema hace parte de una estética y una ideología política a la base. Esta última no llega a todos los votantes y es por eso importante que parte de la misma llegue a esos otros lectores, niños de primaria, por ejemplo, si de la escuela se tratase. A nivel nacional bastará con un “mano firme, corazón grande” o, en el plano internacional, con un “Yes we can (believe in change)”.  En últimas, el análisis estético reafirma por qué “una imagen vale más que mil palabras”.

Acudimos ahora al análisis del movimiento de masas. En éste, se buscó entender la necesidad de contar con un líder y mediante qué mecanismos psíquicos se decide simpatizar con uno u otro; y, volviendo al caso del Partido Verde, el por qué su propuesta “est(ético)-política” identificó a tantos jóvenes haciéndolos mover. Hecho esto, una de las tantas preguntas con que el estudiante de filosofía leerá a sus compañeros en la construcción del Gobierno Escolar será: “¿Es la est(ética) de “x” movimiento o candidato estudiantil coherente con sus ideas políticas y con su plan de gobierno?”. Es así como en el aula se cuestionó a Mockus, el filósofo verde; y, que a la vez, tenemos herramientas para replicar el ejercicio con el Gobierno Escolar en pleno.

Escrito por
Maestro de Filosofía Institución Educativa Compartir Suba
Promedio: 5 (11 votos)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.