Usted está aquí

La inmersión cultural desde el aula

La geografía, en una combinación estratégica con las ciencias sociales, puede ser la puerta ideal para abrir la mente de los estudiantes hacia la inmersión cultural

Mayo 2, 2015

Soy Ángela, soy colombiana y tengo 28 años. Actualmente estudio en Toulouse (Francia) el primer año de Maestría en International Management con unos 40 estudiantes fijos dentro del Master y otros 15 más que provienen de diversos programas de intercambio. Todos los días, en clase, me tropiezo con gente de todo el globo terráqueo: desde Australia hasta Islandia, pasando por Nigeria, Vietnam, Indonesia, China y Corea del Sur. En mi master pocos hablamos español, así que la mayoría del tiempo tenemos que hablar en inglés, pero es común escuchar conversaciones entre los diferentes estudiantes en sus idiomas nativos. A veces, en un solo día, escucho ruso, coreano, francés, alemán, turco y vietnamita, por mencionar algunos ejemplos que logro recordar (e identificar por supuesto).

La experiencia multicultural que he tenido con este Master es invaluable. Y me ha llevado a darme cuenta de lo poco que sabemos del mundo, de lo similares y diferentes que somos al mismo tiempo. Porque, a pesar de nuestra diversidad cultural, muchas de las situaciones cotidianas nos unen.

Analizando a todos los que participamos en este Master, me he dado cuenta que quizás sabemos muy poco de la geografía de nuestro mundo. Muchos me han preguntado que dónde queda Colombia y tienen esta idea de Latinoamérica como si fuera una especie de playa gigante, donde todos usan sombrero y comen tacos. También yo he cometido mis errores culturales, como aquella vez que le pregunté a una amiga libanesa que si el Ramadán era algo así como un restaurante, cuando en realidad se trata de una práctica religiosa de ayuno que se realiza en el noveno mes del calendario musulmán.

Leyendo un blog muy interesante sobre inmersión cultural, pensaba en lo importante que es incluir un mayor énfasis en la clase de geografía y empezar a darle un énfasis a tener una visión más global y menos endogámica del mundo. No es que tengamos la obligación de saber todas las costumbres, creencias, ciudades y hábitos del mundo, pero quizás, deberíamos promover en las aulas un mayor interés por saber más sobre todo lo que está fuera de nuestra ciudad o pueblo.

He percibido estando en Europa, que existen muchos mitos alrededor de América Latina que a veces me dan risa. Pero también me he dado cuenta de lo poco que podemos saber del mundo más allá de nuestro pequeño continente. Cada país es un conjunto de diferencias y quizás, si empezáramos por conocer un poco más con respecto a estas características únicas, nuestra facilidad de inmersión cultural, tolerancia y respeto por la otredad, se incrementarían exponencialmente.

Y la situación no es solo inherente a los ciudadanos colombianos. Quizás se trate de una mejora a nivel mundial que se tenga que hacer, donde los maestros desde su rol, puedan enfatizar un poco más en la importancia de conocer más del mundo. Y donde los estudiantes empiecen a tener una mayor curiosidad por entender todo lo que les rodea en este enorme planeta. Tan grande y tan pequeño a la vez.

Escrito por
Columnista
Promedio: 1 (2 votos)
Estadísticas: .
Gustavo González Palencia
Gran Maestro Premio Compartir 2008
ogré incentivar en niños y jóvenes el gusto por la música y la ejecución de instrumentos musicales.