Usted está aquí

Las escuelas rurales y el docente intentando ser un superheroe en tiempos de pandemia

¿Cuáles serían los poderes del docente para convertirse en un superheroe en tiempos de pandemia?

Diciembre 2, 2020

Después de la llegada del Covid-19 a mediados de marzo de 2020 el mando envía a todos los docentes a quedarse en casa y a poder reinventarse con aquellas herramientas y estrategias que solo podían ser utilizadas desde casa y por supuesto que con aislamiento preventivo para hacer llegar pedagogías a las casas de los estudiantes. En esta gran decisión no hubo distinción alguna. Aquí a todos les tocaba seguir y cumplir la ley. 

Si bien es cierto eran pocos los docentes que hacían uso continuo de las herramientas tecnológicas  (TICS y redes sociales)  pero también estaban aquellos docentes que se atrevían a implementar este tipo de herramientas y por ende se les facilitaba el uso de ellas. Ahora sin excusa alguna todos debían acceder a este tipo de herramientas y en su replanteamiento adaptarse al contexto para poder darle continuidad al trabajo educativo desde casa.

Suena muy bonito todo lo expresado anteriormente pero la realidad del contexto rural es otra en la que por inconvenientes de conexión, violencia intrafamiliar, problemas de carácter económico, social, político y cultural la situación va generando extres a parte y parte. Cabe mencionar que el docente también hace parte de este nuevo ambiente debido que este ya estaba acostumbrado a dedicarle ciertas horas a la parte laboral y en otro espacio su familia, su yo y contexto social.

Toda esa organización se rompió a la llegada del Covid-19. Lo más relevante de todo esto sería también el problema de conexión con la señal, lo cual pasaba de ser un contexto laboral a ser un reto que desafiaba las fuerzas para lograr el objetivo "Aprendizaje Significativo desde casa". Era tan increíble que todas aquellas iniciativas puestas en escena terminaban convirtiéndose en un desgaste porque de 30 estudiantes al momento de generar la llamada solo contestaban 2 o 3 y aunque lo justificaba la señal para el docente era traumático. Luego de tanto pensar se crea un grupo de WhatsApp y aunque al momento de poder agregar los 7 o 10 números telefónicos que eran los que tenían acceso a esta aplicación, cuando el docente intervenía solo contestaba uno o dos el resto brillaba por su presencia y ausencia a la vez; mientras que la motivación disminuía ya algunos se habían salido del grupo sin ninguna explicación.

En este momento volvía el interrogante ¿Como llegar a los estudiantes e impartir enseñanza o que por lo menos se sienta la conexión recíproca?

Pensar en otras estrategias de articulación y motivación para transmitir mensajes de esperanza; es allí donde la se realiza un diálogo de aunar fuerzas en tiempos de pandemia donde el docente coloca su estrategia como parte de la solución a la secretaria de educacion del municipio la cual escucha y accede a la implementación deben gran rincón lúdico desde el cual se le permite a los docentes poder enviar mensajes pedagógicos, lúdicos, tics, de valores y hasta conmemoraciones de fechas específicas lo cual permitió la participación de muchos docentes que también sentían la necesidad de transmitir mensajes informativos. Estos mensajes se proyectaban a través de el canal local, la emisora y redes sociales.

Poco a poco el mensaje va llegando no solo a ese lugar específico sino también a otros rincones que jamás se imagino pero que necesitaban de guías motivacionales y por supuesto que sin dejar la estrategia de enviar módulos con actividades específicas para trabajarlas en casa los cuales fueron construidos por los docentes del nivel al que le competía, realizar llamadas aunque sea a los mismos tres y enviar emociones positivas via WhatsApp.

El tiempo pasaba aunque la situación de pandemia no cambia, la ley sí, entonces el docente comprende que si actúa con inteligencia y los protocolos de bioseguridad puede de vez en cuando salirse de la zona ee confort y como superheroe portar su armadura: el tapabocas, alcohol, aislamiento preventivo y entonces llegar hasta la casas y ver, oler, tocar, escuchar y degustar el sentir de cada uno de esas personitas que hacia tanto no veíamos... duele el poder estar a uno o dos metros de ellos y no poder demostrarles cuanto bien hace verlos. El poder observarlos permite entonces saber como están, como se sienten, animarlos a continuar y por supuesto que fortalecer con practicas de valores el lazo familiar en el cual se involucra el estudiante. 

Para contagiar de esperanza, de alegría y de amor se crearon los delantales de paz los cuales fueron portados por estudiantes, padres de familia y docentes. Por supuesto que teniendo presente los protocolos de bioseguridad. También se crearon los avatar lúdico que le permiten al estudiante transformar su personalidad y olvidar todos esos sentimientos negativos y estresantes que ha ido adquiriendo en este tiempo, le permite ver una situación llena de interrogantes, respuestas y apuntar incluso hacia una herramienta de solución; hacia una continua práctica de valores como la libertad, el amor, la esperanza, protección y motivación ante la pandemia. Seguido de rondas tradicionales, el juego de la peregrina, acróstico de paz e incluso simulacros.

En este tiempo de pandemia en el que el mundo está cruzando el docente se ha convertido en un superhéroe que día a día se activa con poderes creativos, innovadores e incluyentes lo cual lleva a la constante inspiración del quehacer pedagógico para poder acceder a una nueva herramienta implementada desde casa.

Nuestro contexto es una realidad que nos recuerda una vez más que la escuela de la casa es tan importante como la escuela del maestro porque hoy ha tocado confiar y convencer a ese ser responsable que se encuentra en casa.

Pensar que las herramientas sólo eran llevadas al aula y quizás en casa pero no de la manera correcta. Reinventarse implica entonces reflexionar  acerca el quehacer pedagógico de antes, después y hoy; para mañana evaluar de qué manera hemos permitido el rol del estudiante, padres y madres de familia; docentes y directivas en general; lo cuál  permitirá una capacidad de poder autoevaluar si realmente le apuntamos al que ¿Qué? ¿Porqué? ¿Para qué?. A partir de estos interrogantes queda el compromiso de nuevos retos y desafíos de que si queremos ser superhéroes debemos integrar todos los escenarios, estar en constante observación, identificar necesidades en cada uno de los estudiantes, aprovechar los intereses motivacionales del mismo y no limitarnos a estar en constante retroalimentación metodológica para llegar a la meta que es impartir Aprendizaje significativo en tiempos de pandemia.

 


Imagen Dimitar Donovski on Unsplash

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Licenciada en Pedagogía Infantil. Actualmente, docente de aula de Preescolar y Básica Primaria con experiencias en capacidades de Creatividad, Innovación e Inclusión, y Liderazgo en gestión comunitaria y participativa.
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.