Usted está aquí

Prolegómenos a una vida de sueños fríos

Compendio de múltiples ideas que se convertirán en una secuencia en donde se narra la vida de un profesor que decide reflexionar sobre su experiencia al recordar varios sucesos. 

Mayo 4, 2018

Cuántas reflexiones silenciosas, cavilaciones rendidas, se han vuelto serviles frente a la acometida del deber; cuántos impulsos y seguridades han quedado a medio camino cuando la pared que se debe superar es mayor a nuestro arrebato; cuántos, cuántos se pueden sumar como posibilidad ante la respuesta del porqué, cuántos.

Todos somos presa de la pregunta, algunos inconscientes, intuitivos otros, pero al fin y al cabo presas, así como Joaquín, hombre frío a quien solo el vino pudo devolver el fervor, persona como otras para quien la vida en otoño es la oportunidad de comulgar con el silencio , y en consecuencia con las respuestas que solo da la soledad.

Estos prolegómenos se gestan como un robo, un asalto a la memoria de un hombre que se permitió la negación cuando sintió nuevos impulsos vitales al abrir los ojos. Usted leerá, pues, varios fragmentos de lo que espera ser la más viva imagen de un hombre en trascendencia, alguien que redescubrió su memoria y la pone, sin saber, ante sus ojos y, para aquellos que hayan aprendido a leer entre líneas, ante sus mentes y corazones.

§1

Sus respuestas están determinadas por las perspectivas Norte americanas (por que América somos todos ¿A quién se le habrá ocurrido la tremenda estupidez de llamar americanos solo a los “gringos”?) y europeas, hasta por los orientales. Con razón no han definido su identidad, Se soba las manos para lograr calentarlas y proyecta los labios, Meras copias mal hechas, ni a copiar han aprendido, Lleva sus manos a la boca, ¿Y si fueran las tradiciones indígenas y campesinas las que tomaran forma en la educación de esos muchachos? Seguro sería el respeto y no la ambición lo que los llevara a formarse, carajo, qué frío…

§2

¡Tanto hablar de humanidad pero en la práctica, ni mierda! Llene papeles pa’ esto, llene papeles pa’ lo otro ¡no jodás! Ni el rollo de papel higiénico alcanzaría para pedir una autorización ni que tuviéramos su tiempo, que culpa tenemos de que ellos no tengan vida social ¿A caso solo son los chinos quienes necesitan ser reconocidos como personas? Por eso es que no aprendieron jamás a respetar y cuidar al otro, vea ese, cascándole al otro y para todos es un juego ¡no jodás! ¡Señor Vásquez, deje esos jueguitos! Y los demás profes mirando ¿Indiferencia? Noo, qué vaaaa (“Berraca” doble moral)…

§3

¿Motivación? Qué vaina tan compleja, lo que quieren unos no lo quieren los otros, Mira los apuntes en su cuaderno manteniendo sus manos como soporte de la cabeza, ¿Un dibujo? No, muy básico (aunque…) ¿Un escrito? ¿De qué tipo? Mucho trabajo, ¿Una exposición? Mejor, Toma apuntes, pero esta vez deberán… deberán… grupos pequeños, recursos interactivos, presentaciones artísticas ¡Sí! Que ellos decidan ¿Igual para todos los cursos?

§4

Ok, todo listo para el nuevo año, empiezan de cero y con ganas, hay que aprovecharse de eso desde ahora, luego de mitad de año todo se vuelve más difícil, y con lo rápido que pasa el tiempo (Llegó gordito y morocho, je, la buena vida, Saluda)…

§5

No es justo que siempre tenga que salir tan mamado de ese curso, si al menos hicieran tareas, pero no, y la culpa siempre es mía, ya me cansé de hacerles anotaciones en el observador, pero si ni los papás pueden con ellos ¿Cómo harán los demás? Todos unidos podríamos hacer algo, seguro no les exigen y siempre es uno el pagano…

§6

¿Qué estarán haciendo eso chinos locos? Jum, es gracioso verlos tan grandes y ya con hijos, jeje, Sonríe mientras ve su celular, Y con lo cansón que era éste, solo respondía en mi clase y los demás chiflados con el chino, Sonríe con furor, Tantas cosas que tuvieron que pasar para que se dieran cuenta de lo buen muchacho que era, igual ¿Qué culpa tenemos nosotros de lo que hacen (o no hacen) los papás? Vea, este es igualito a él, debe ser una “yayita”, Suelta una carcajada y su esposa se despierta, ¿Por qué no te has dormido?, Perdona, estoy viendo el Face de Jhoan ¿Te acuerdas? El loquito que me dejó calvo, Um, duérmete ya, Se apaga la luz…

§7

Pucha, estoy sudando mucho, espero que no se note, esta gente se ve difícil, Coloca su marcador sobre el escritorio, Y si mejor me voy, podría seguir trabajando con mi mamá, no, no le puedo hacer eso, bueno, ya estamos aquí, Tomara aire, Buenos días, Dirige su mano al marcador pero no lo encuentra en su lugar, todos saludan, algunos ríen, el marcador gira rumbo a la puerta, Si me agacho me la montan, Le tiemblan las manos pero logra agarrar el marcador antes de que llegue a la salida, las risas suena un poco más fuerte, Por qué no prepararán para esto en la U., maldición, Mi nombre es Joaquín y este año seré su profesor de…

§8

En una mano el vino, en la otra el bolígrafo, en la boca, una palabra: bendito muchacho, Estas serán las primeras líneas del tratado de mi vida y con él el de miles, tal vez millones más, Joaquín cierra la ventana, por favor…

Nota aclaratoria:

El anterior texto es un compendio de múltiples ideas que se convertirán en una secuencia de títulos en donde se narra la vida de un profesor que, luego de su jubilación, decide reflexionar sobre su experiencia al recordar varios sucesos. Es una historia ficticia que pretende hacer una crítica de la educación en Colombia a partir de recursos estéticos propios de la literatura. Por tal motivo propongo este documento como parte de un blog.


Imagen es.freeimages.com

Escrito por
Profesor de filosofía de la Institución Educativa Compartir Suba.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.