Usted está aquí

Un currículum neuro-ergonómico

Un currículum escolar que respete los recientes descubrimientos de la neuropsicología sintoniza las necesidades de los alumnos con su aprendizaje.

Abril 8, 2019

Nuestras escuelas, como instituciones pertenecientes a la era industrial, están diseñadas para producir copias de clones conformistas, seguidoras de reglas que fielmente reproducen lo que han recibido. Sin embargo, estamos en un punto de inflexión histórico donde el equilibrio de la naturaleza de nuestro pasado está rompiéndose irremediablemente.”  Jane Gilbert (Catching the knowledge wave? The knowledge society and the future of education)

Los procesos educativos están experimentando las urgencias de la adaptación al cambio acelerado que, ya desde los años 70’s anticipó Alvin Toffler, como el “shock del futuro”. A partir de entonces mucho se ha escrito sobre la naturaleza volátil de esta época. Sin embargo, en el ámbito educativo las respuestas han sido tibias y lentas, lo cual ha generado una brecha de expectativas y realidades que nos mantiene en un estado de pasmo y preocupación, lleno de preguntas.

Una propuesta inicial para sintonizar las necesidades de los alumnos con su aprendizaje en estas condiciones, es la elaboración de un currículum escolar que respete los recientes descubrimientos de la neuropsicología. Es lo que podemos llamar: Un currículum neuro-ergonómico.

A partir de 1995 la historia del aprendizaje se modificó radicalmente por la divulgación del uso del internet. Como en cada revolución, algunos elementos regresan al punto cero y se tiene que reorganizar la humanidad por la irrupción de factores revolucionarios.  

El paradigma de aprendizaje basado en el libro, que se inició con la invención de imprenta, tenía como objetivo la transmisión de la información factual como elemento clave de la cultura. Con el ingreso del internet en la vida pública, la información tiene valor cero: es gratuita, de acceso fácil, omnipresente, al alcance de todos, todo el tiempo.

La mayoría del currículum escolar en el mundo fue diseñada en el siglo XIX, cuando el mundo emigró de la cultura agrícola a la revolución industrial y todos los niños necesitaban una estandarización educativa. De hecho, las escuelas no fueron diseñadas para los niños, sino que reflejaban el modelo de organización de una fábrica, para la cual había que preparar a los alumnos.

El paradigma de aprendizaje basado en internet no se refiere a que este proceso se realice con la utilización de las fuentes online, sino a una forma de didáctica centrada en la formación de habilidades intelectuales de alto nivel, procesadas prioritariamente en el lóbulo frontal del cerebro humano: juicio crítico, análisis, toma de decisiones, gestión de la ambigüedad, criterio, conciencia moral, creatividad. En tales procesos intelectuales, la adquisición de la información tiene un valor instrumental para la transformación de los hechos en nuevos productos cognitivos. La forma de innovar nuestro trabajo no consiste en utilizar una computadora o una tableta en lugar de la máquina de escribir o de un libro.

 Este cambio de paradigma necesita tener un reflejo real en el currículum programático y, sobre todo, en el currículum metodológico, para que la innovación educativa no se quede en un mero slogan o declaración de intenciones. Ahora es necesario conjugar el verbo reemplazar y no integrar, sobre todo, los contenidos, las habilidades y la evaluación.

El cerebro humano solo se desarrolla en el reto, la dificultad y la ambigüedad. Este hábitat del cerebro obliga a considerar el currículum como la palestra para desarrollar el pensamiento. El lóbulo frontal se relaciona con el futuro: se involucra en la planeación, toma de decisiones y en la identificación del sentido del yo. Es también el área donde la práctica tiene lugar y permite asumir riesgos. Facilita la previsión y está relacionada con la solución de problemas y el pensamiento crítico; ayuda a realizar juicios, clasificar y calcular.

La parte trasera del cerebro se enfoca en el pasado y ahí se procesa la memoria. Los lóbulos temporales procesan la escucha, los occipitales, la visión Esta parte del cerebro acumula y evoca la información.

El verdadero tesoro nacional no es el conjunto de recursos naturales o materias primas de un país; es el cerebro de los niños y adolescentes. Cuando los políticos entiendan este principio, otorgarán a la educación de la inteligencia la prioridad que tiene.

La escuela debe adaptarse al niño y no al revés. El diseño natural humano no aconseja. Ordena un nuevo orden en la educación. El modelo educativo actual tiende a cebar al cerebro, saturarlo de contenidos en un ritmo previsto por los formularios administrativos. En este sistema, el apetito de los alumnos es indiferente: emerge por accidente porque la escuela no está concebida para estimular. Todo retraso en la absorción estandarizada del programa será severamente castigado.

La belleza está en las proporciones. El hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci no está “aumentado”. Ninguna extensión de nuestro cuerpo (salvo la médica) tendrá la misma extensión de nuestro espíritu. Todos los aumentos responden a una utilización, una función, un objetivo. Todas las drogas tienden a romper las proporciones naturales con aumentos químicos. Incluido el Ritalin o el Concerta: nos interesa más la escuela que el niño: dopaje académico. Si el hombre se aumenta por una calificación, si se modifica para conformarse a una cosa creada por los humanos, está perdido, convertido en esclavo.

Partiendo de estos principios neurológicos, podemos plantear las bases de un currículum respetuoso con el diseño natural humano, en las áreas principales.

Curriculum de Preescolar

  • El juego es el mejor método –si no único- para aprender: todos los mamíferos juegan para aprender. Nuestro cerebro no aprende en el dolor, pues solo el juego estimula una práctica prolongada y asidua. Las dos formas de excelencia observables en la economía del conocimiento son la excelencia amorosa y la excelencia divertida.
  • El peor temor de un niño es ser abandonado. El mayor temor de un adolescente o adulto es ser excluido de su grupo, porque éste representa la supervivencia.
  • El secreto de la alta gastronomía es el cultivo del apetito, no su bloqueo. La escuela actual, por el contrario, mata el apetito por aprender, con saberes obligatorios, formateados, sin maravilla ni asombro. El esfuerzo apasionado no es sufrimiento. El alumno que va a la escuela porque es su obligación, será mediocre. Es excelente quien va porque le encanta la escuela. No hay excelencia sin pasión. La burocracia de todas las sociedades prefiere la conformidad a la pasión.
  • El gozo es, indudablemente, la atmósfera que debe conformar la escuela infantil: el cerebro del niño es sumamente plástico para bien (plasticidad) y para mal (vulnerabilidad). Esta etapa formará los patrones sobre los que se construyen las experiencias escolares futuras.

Los tres pilares de la educación en preescolar no tienen que ver con contenidos académicos, sino con cimientos existenciales que sostienen todo el edificio del aprendizaje:

  1. La integración personal del niño: antes de los 7 años de edad es fundamental que el niño reciba la bienvenida al Mundo. La formación de un autoconcepto saludable, una autoestima alta y el descubrimiento de su identidad constituyen los ingredientes de este primer gran objetivo. El trabajo coherente y consistente entre familia y escuela es clave para que el niño encuentre su lugar en el Universo.  La consciencia de sí mismo inicia su aparición hacia los 15 meses y se desarrolla a los 2 años.
  2. La integración social: Las neuronas en huso son células nerviosas alargadas en forma de tubo, tienen un cuerpo cuatro veces más grande que las neuronas habituales y un tronco largo. Sus prolongaciones o dendritas, atraviesan todas las capas de la corteza. Su extensión le permite una transmisión rápida de la información entre las diferentes estructuras cerebrales. Estas células son ricas en receptores de diferentes moléculas: serotonina, dopamina, substancias esenciales para las relaciones afectivas, el humor, el amor, el placer y la motivación.

    El niño necesita tener un ambiente donde el apego básico sea seguro y no cargado de tensión o de preocupaciones. De otro modo las cargas de cortisol (hormona del estrés) bloqueará los aprendizajes porque el hipocampo (sede de la memoria) se impregna de tensión.

    Evidentemente, el maltrato, la humillación, la inseguridad, el miedo, la angustia, el aislamiento hacen perder al niño su impulso vital. Pero ciertas circunstancias, aparentemente banales, atrofian su impulso vital y provocarán escasa energía, desaliento a la menor dificultad:

  • El niño es todo juego, imaginación. La cancelación u oposición afectará su impulso vital.
  • Falta de diálogo del adulto con el niño, escucha activa.
  • Saturación de actividades que no permiten al niño estar con él mismo “sin hacer nada”.
  • Falta de interés en los productos de creatividad del niño.

       3. Jaak Panksepp (U. De Ohio) ha estudiado los circuitos cerebrales del juego: los circuitos subcorticales que incitan al juego desempeñan un rol vital en el crecimiento neuronal en la amígdala y la corteza prefrontal. Además, agrandan el BDNF
       (Brain derived Neurotrophic Factor), elemento que aumenta las regiones de los lóbulos frontales y que afectan el comportamiento emocional.

Gracias al juego, el niño comprende que existen reglas, aprende a perder sin desalentarse, a perseverar.

El juego dirigido por los adultos se convierte fácilmente en obligación y termina estresando al niño. Entonces, no querrá jugar más con los adultos.

Pre-requisitos del aprendizaje fundamental: Antes de los 7 años es prematuro, en la mayoría de los casos, el aprendizaje formal de la lectura, la escritura y la aritmética. Los aprendizajes pertinentes tienen que ver con:

a. El niño piensa con el cuerpo: el primer objetivo “académico” es la coordinación motriz. El cerebro infantil primero aprende a coordinar el cuerpo y solo después podrá coordinar pensamientos y emociones. La psicomotricidad es la “asignatura” más importante en un currículum neuro-ergonómico y fundamenta todos los aprendizajes futuros, así como la formación de la atención sostenida.

El cerebro infantil recibe una información numerosa y caótica que debe ser filtrada, jerarquizada y construida en bloques ordenados por el sistema cerebelo-vestibular.   A este proceso de ordenación-jerarquización-respuesta a los estímulos externos se le conoce como “atención”.  Si el sistema escolar padece ahora de un déficit de atención  generalizado es, sobre todo, porque la educación pre-escolar ha omitido la atención necesaria a la coordinación, primero corporal y después abstracta, para centrar sus esfuerzos prematuros en los resultados del aprendizaje: lectura, escritura, matemáticas. El error lo estamos pagando con serios problemas de gestión del aula por la falta de cimientos académicos.

Los programas de psicomotricidad se deben orientar a que la etapa pre-escolar forme en los niños la habilidad para recibir, interpretar y responder adecuadamente a la información sensorial.  Las principales vías de información transcurren por el sentido visual, auditivo, táctil, vestibular y kinestésico. El movimiento coordinado dependerá de la habilidad para interpretar y responder a la información aportada por los sentidos.

b. Pre-requisitos de la lectura: En la evolución humana, el cerebro ha asimilado neurológicamente la visión y el lenguaje, por lo que la operatividad de estas funciones se realiza n forma automática. En cambio, la lectura no se ha incorporado a la genética y es necesario aprenderla de manera formal y explícita. Las bases de la lectura son: la atención visual, la memoria visual y la discriminación visual. Estas habilidades se desarrollan primero con contenidos figurativos (imágenes) y después, con símbolos (letras, palabras). Si el niño no dispone de estas herramientas de aprendizaje, la lectura mecánica se dificulta.

La lectura es uno de los aprendizajes que condiciona la gestión de todas las asignaturas y de todos los contenidos cognitivos. Por sí misma, garantiza el aprendizaje autónomo a lo largo de la vida.

Los métodos de lectura para un idioma transparente –como el español- siguen el proceso de acceder, por la visión, a las áreas del lenguaje hablado.  El método silábico es el camino más natural para el cerebro en el aprendizaje de la lectura. Sin embargo, exponer a los niños ante las letras no es suficiente; lo que verdaderamente transforma el circuito cortical de la lectura es la enseñanza sistemática de la correspondencia entre las letras y su sonido en el lenguaje.

Currículum de la Educación Básica

El World Economic Forum plantea las siguientes 10 habilidades como fundamentales para el mundo del trabajo en el 2020. Podemos observar que ninguna tiene como foco esencial la acumulación de información factual ni su evocación literal y sí aparecen habilidades emocionales, sociales y cognitivas superiores. Los títulos académicos serán un requisito secundario frente a estas capacidades que dependen, sobre todo, del lóbulo prefrontal.

El cambio hacia el paradigma basado en internet se resume en el siguiente cuadro:

La innovación educativa está más centrada en métodos y enfoques curriculares que en la inclusión de equipos informáticos. Estos solo han especializado, agilizado y facilitado el acceso a la información, pero el principal recurso es la mente humana.  En los siguientes cuadros podemos detectar cuáles son los cambios fundamentales.

El currículum escolar del siglo XXI tiene prioridades que implican un enorme cambio perceptual en los profesores y una actualización pedagógica de gran calado. El futuro de nuestros países está indisolublemente ligado a la calidad educativa, que es fruto de pasión e investigación. Si es necesario, es posible.

 

Bibliografía:

  • “Escuelas Comprometidas”.  I. Blanco.  Ed. ASC (México)
  • “Mindware. Neuropsicología aplicada a la educación”. I. Blanco.  Ed. ASC. (México).
  • “Pour une enfance heureuse”. C. Guguen. Ed. Laffont
  • “Mind, Brain & Education”. Editor: D. Sousa.  Amazon Kindle Books
  • “The Whole Brain Child”.  D. Siegel.  Amazon Kindle Books.

 


Imagen pxhere.com

Escrito por
Psicólogo educativo y clínico, asesor en Desarrollo Humano de colegios, universidades y empresas en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .