Usted está aquí

Cuerpo Revelación de poesía

¿Qué es el cuerpo además de un envase que nos contiene? ¿Habla de nosotros? ¿Por qué hablamos de nosotros y el cuerpo, como si fueran elementos separados? 

Julio 27, 2017

¿Qué es lo que este cuerpo almacena y cómo lo muestra?

El cuerpo es el elemento que usamos para comunicar y comunicarnos con el otro. A través de él mostramos, o no, las emociones, los sentimientos. En él se fusiona toda nuestra historia de vida. Elina Matoso, nos habla de la imagen corporal como anclaje subjetivo de la corporeidad, donde se halla impreso “lo propio”. Estas imágenes van dejando huellas, marcas que muestran las diferentes vivencias a lo largo de la vida. El cuerpo es el territorio donde habita nuestra relación con el pasado y el presente y un imaginario del futuro.  También hace referencia a la máscara y al gesto como una de las primeras expresiones del hombre, como puente entre lo interior y exterior.

Máscara, del griego: persona. Nos valemos de ella para enmascarar y desenmascarar. Nos traslada por ramificaciones insospechadas. Nos permite vivenciar situaciones escondidas, emociones ocultas. (Elina Matoso, “El cuerpo, territorio de la imagen”, Ed. Letra Viva, 2003)

¿Son acaso los gestos, las palabras, parte de una máscara que usamos para defendernos, agradar, decir o no decir aquello que no nos atrevemos?

De hecho adoptamos diferentes posturas y tonos de voz, según las circunstancias: trabajo, hogar, amigos. Hasta sonreímos ante situaciones apremiantes.Elcuerpo forma parte de la simbólica social con manifestaciones propias. El individuo se comunica a través de él, dentro de su medio social y cultural, pero representándolo a su manera, según su temperamento e historia. (Laura Scarano, “Palabras en el cuerpo”, Ed. Biblos, 2007)

Podemos deducir  entonces, que el cuerpo es el comunicador con el otro. Es el encargado de emitir, el que muestra, el que oculta, y a su vez, es el que recibe y percibe, o no, de los otros, del medio, de las circunstancias. Es el cuerpo el territorio donde residen nuestras marcas: gestos, posturas, dolores, cicatrices y también donde habitan nuestros fantasmas. El cuerpo y la relación con su territorio proporcionan una continencia y un contenido en gestos y palabras. Todo esto nos refiere a un sujeto que vive y siente y se expresa a través de manifestaciones. Un sujeto que tiene la necesidad de comunicar y comunicarse.

Entonces, ¿puede el arte ayudar a expresarse?      

La obra creada es una prolongación de su autor. A través del ejercicio creativo, sacamos de nuestro interior-cuerpo, emociones, sentimientos, recuerdos, que dejamos plasmados en obras. Nos permite exteriorizar las huellas que alguien o algo dejó dentro de nosotros. Entre los lenguajes expresivos, como la plástica, la música, la danza, el teatro, la palabra oral y escrita tiene un significado profundo y rico que data de tiempos remotos.

Literatura – Cuerpo- Realidad

¿Qué rol juega la literatura en este universo inaprensible al que llamamos vida real? (Laura Scarano, “Palabras en el cuerpo”, Ed. Biblos, 2007)

“Escribir, quizá, no tiene más significado que tratar de contestar a esa pregunta que un día nos hicimos y que, hasta no recibir respuesta, no cesa de aguijonearnos” (Octavio Paz, “El arco y la lira”, Fondo de Cultura Económico, México, 1967)

Las palabras nos vinculan a sentimientos, a hechos. Encontrar la palabra exacta para describirlo, nos da la posibilidad de respuesta.

Decir desde la poesía

La poesía es el género literario considerado como una manifestación del sentimiento estético por medio de la palabra en prosa o en verso.

Podemos citar los jeroglíficos egipcios, 3000 años a C.; el poema de Gilgomesh, obra épica de los sumerios, cuneiforme, 3500 años a C; la Iliada y Odisea, 8 siglos a C. Estos y otros textos muestran la necesidad de los pueblos de componer cantos que eran transmitidos oralmente y algunos acompañados con instrumentos musicales (Walter J. Ong, “Oralidad y escritura, tecnología de la palabra”, Fondo Cultural Económico, México, 1993)

Poesía: del griego, a través del latín poesiscualidad de la acción de hacer, y se refiere a convertir pensamientos en materia.
Comunicar: del latín communicarecompartir información y de communis: común, mutuo.
Transmitir: del latín trasmitierehacer llegar un mensaje de un lado a otro.

Hablamos de la necesidad de manifestar a través del lenguaje lo que nos pasa. Un poema, gracias al recurso metafórico, logra comunicar con pocas palabras y transmitir  sentimientos.

Taller de escritura – Recuperador de vidas

Toda teoría parte desde la observación y experiencia, propia o ajena, en un terreno determinado, que nos genera dudas, planteos, hipótesis. En este caso, lo planteado, tiene lugar y se vivencia en el seno del taller literario, desde el arte de la palabra como elemento y  necesidad de comunicación.

La coordinación de talleres de expresión en literatura y plástica, dentro de las Comunidades de Rehabilitación de Adicciones, en bibliotecas barriales y particulares, fue en todos los casos, un punto de encuentro. Allí confluyen las ganas de crear, la ansiedad del “cómo me sale”, la risa, el mate y los biscochos, la contención, la fraternidad, el crecimiento.

Los talleres se convierten en un mar dónde bucear en el mundo de otros, un mundo que solo se conoce por “lo que se cuenta de ellos” en los diferentes medios. Mi labor me permite transitar “eso desconocido”, “eso supuesto”, significa dejar prejuicios de lados.

Me enseña que la soledad que padece el adicto y la vulnerabilidad de quién habita lo marginal, también está presente “en el resto”. Las carencias de todo tipo, no son representativas de una clase social. Pero en los casos de una población marginal, las soluciones se complican por diversos factores: uno es la falta de medios, el otro el prejuicio que se crea entre el marginado y marginador.

La licenciada en Psicología Noemí Juvert, profesional de Casa del Sur, solía decir que “lo importante no es lo que pensamos, sino lo que hacemos con ese pensamiento” Lo refería ante la desesperación de jóvenes en mitad del tratamiento de rehabilitación, que eran asaltados por los miedos de volver a su vieja historia de consumo, de calle y/o de violencia. Pero, ¿quién no es asaltado en algún momento, por sus fantasmas interiores? Una de las formas de sacar estos miedos que nos anidan, es a través de la práctica del arte. Y la literatura nos brinda infinitas posibilidades.

En un taller de escritura, toda palabra está permitida. Todo personaje responde a un rol que, a su vez, responde a una realidad, y habla y se conduce como tal. El momento creativo es el encuentro consigo mismo y con lo que le está pasando a la persona. La obra terminada es el “haber sacado afuera”. Por esto,  algunas veces, al leer sus escritos, se emocionan y lloran, sin poder explicar la razón de su llanto.

El ejercicio de escribir permite llamar a las cosas por su nombre o buscar algo que las represente, como el uso de metáforas, que permite inventar palabras o armar frases locas.  Es poner en marcha todo “ese cuerpo” en función de un poema, una narración. Memoria, imaginación, sincronización de movimiento y pensamiento se conjugan con el fin de divertirse y encontrar respuestas. Parafraseando a  Laura Devetach, de su libro “Oficio de la Palabra”, podemos decir que escribir es amalgar palabras, convirtiéndolas en el propio calidoscopio que sustenta la escritura. Escritura que ampara y comunica, tratando de encontrar alguna de las puntas de la urdimbre viva que se teje con la convivencia.

A continuación, tres experiencias en talleres de escritura, darán cuenta de la fuerza que la expresión creativa, en este caso la palabra oral y escrita, tienen como elemento de revelación. Cada una de estas prácticas subrayó como los integrantes del taller “liberan y se liberan” de sus historias, narrando sus experiencias. Buscando un personaje que los identifique, pero que les señale otra realidad a la vivida. Surge la empatía.

Lea el texto completo en este enlace.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Coordinadora de Talleres Literarios y de Talleres de Expresión Creativa.
No hay votos aun
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.