Usted está aquí

Los efectos del bullying en la vida de niños y adolescentes

Cuando los padres no sepan cómo actuar o sus acciones sean insuficientes deben buscar ayuda de la escuela o de profesionales especializados.

Marzo 7, 2019

¿Las consecuencias del bullying recaen sobre todos los involucrados?

Las consecuencias del bullying afectan a todos los involucrados, y pueden ser percibidas en corto, mediano y largo plazo. No obstante, las víctimas son las más perjudicadas, en especial, si son intimidadas de forma continua y severa en la infancia. Si no hay intervenciones efectivas y acompañamientos sistemáticos, podrían cargar consigo secuelas de victimización, pudiendo llegar más allá del periodo académico. Entre tanto, las víctimas y los autores presentan un estado general de salud física y mental inferior con relación a los individuos que no se involucraron en el bullying. Ambos tienden a tener mayores problemas psicosomáticos, incluyendo la ansiedad, baja autoestima y depresión.

 

¿Cuáles son las consecuencias del bullying para las víctimas?

Las consecuencias del bullying para las víctimas pueden estar dadas, por ejemplo, en el área de la salud. Es común identificar síntomas físicos, como dolores de cabeza, estómago, garganta, y síntomas psicosomáticos, como Los efectos del bullying en la vida de niños y adolescentes irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de apetito, insomnio, ansiedad, entre otros. Según lo señala Pereira (1997), las víctimas podrán tener “la vida infeliz, destruida, siempre bajo la sombra del miedo, la pérdida de autoconfianza y confianza en los otros, falta de concentración, la muerte en casos más graves (muchas veces el suicidio o víctima de homicidio); y dificultades en la adaptación a la vida adolescente o la vida adulta, incluso problemas en las relaciones íntimas”. En casos más extremos, además de sufrir estrés, depresión y falta de confianza en la vida adulta, el bullying puede terminar en suicidio -bullycide-. Según lo afirma Amado (2005) el bullying está en la base de las depresiones o dificultades de inclusión social futura de la víctima, cuando adulta, así como parece existir una mayor incidencia de delincuencia en los jóvenes con un historial de autoría de bullying en la escuela.

 

¿En la vida escolar, cuáles son las consecuencias del bullying para las víctimas?

Según Shariff (2011), “el impacto del bullying en los niños y jóvenes en lo que se refiere al curso normal de la vida escolar no es igualmente reconocido, pero también puede ser devastador. El sufrimiento mental por la exclusión social causada por el bullying físico o psicológico es suficiente para destruir la autoconfianza de cualquier adulto -y más de un niño- quién podrá sufrir efectos para toda la vida. Estudios destacan problemas en el proceso de aprendizaje, como dificultad de concentración, dispersión, baja productividad, dificultad de adaptación, una acentuada baja en el rendimiento escolar, desmotivación por los estudios, absentismo, reprobación y evasión escolar.

 

¿Las víctimas pueden superar el trauma del bullying?

Todo dependerá de la gravedad de exposición al bullying. De acuerdo con las características individuales de aquel que es expuesto y sus relaciones con los medios donde conviven, principalmente en cuanto al soporte familiar y escolar, podrán superar o no el trauma de victimización. Cuando no es superado, podrán aislarse socialmente como estrategia para evitar agresiones o huir del problema.

 

¿Cuáles son las consecuencias a futuro para quienes practican el bullying?

Los estudios han demostrado que las consecuencias afectan tanto a las víctimas como a los agresores, pudiendo ser efectos incluso a largo plazo (Williams, Chambers, Logan, & Robinson, 1996). En el caso de sostener el comportamiento agresivo, los opresores tendrán problemas a futuro en lo que concierne al desarrollo y sostenimiento de relaciones positivas (Bullock, 2002). Comparativamente, los agresores tienen mayor tendencia a comportamientos de riesgo que sus compañeros no agresores, pudiendo dedicarse al consumo de tabaco (King, Wold, Tudor-Smith, & Harel, 1996), de alcohol (Due, Holstein, & Jorgeensen, 1999; King et al., 1996) y de drogas (DeHaan, 1997). Por otro lado, el comportamiento agresivo puede solidificarse con el tiempo, comprometiendo las relaciones afectivas y sociales, además del aprendizaje en valores humanos como la solidaridad, la empatía, la compasión, el respeto por sí mismo y por el otro, lo que afectará diversas áreas de su vida. Muchos tienden a la depresión y el suicidio, a la autoflagelación, a la delincuencia, al uso de drogas y a la criminalidad. A futuro, pueden cometer violencia doméstica y asedio moral en el trabajo.

 


Referencias

  • Williams, Chambers, Logan, & Robinson, 1996 Bullock, 2002
  • King, Wold, Tudor-Smith, & Harel, 1996
  • Due, Holstein, & Jorgeensen, 1999; King et al., 1996 DeHaan, 1997

 

Lea el contenido original en el portal web de la Editorial Magisterio

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Fabián Moisés Padilla De la Cerda
Gran Maestro Premio Compartir 2016
Logré que el aprendizaje del inglés se convirtiera en una alternativa para la construcción de un proyecto de vida y el mejor aprovechamiento del tiempo libre