Usted está aquí

Ruedas Sueltas: Especialistas en retención de estudiantes

Reflexión a partir de una de los encuentros de expediciones pedagógicas que tienen el propósito que maestros de Bogotá viajen a otras ciudades y regiones con el fin que observen y aprendan sobre experiencias educativas destacadas. 

Mayo 26, 2015

¿Se imaginan una escuela en Colombia donde en vez de priorizar la formación para llevar exitosamente buenos resultados en las pruebas estandarizadas nacionales e internacionales, y en cambio, se potencialice en los niños y jóvenes, un proyecto de vida lejos de la violencia o el dinero, que los estudiantes continúe con amor sus estudios, sean mejores seres humanos y  finalicen la escuela?

Entre el 6 al 8 de Mayo, se realizó las expediciones pedagógicas de 59 maestras, maestros y rectores de Bogotá como parte del Convenio entre el Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico - IDEP y la Universidad Pedagógica Nacional, a varios colegios de Barranquilla, Medellín, Puerto Inírida, El Dovio y Florida. Estas expediciones pedagógicas tienen el objetivo de enviar a otros departamentos a los profesores de Bogotá para que observen cómo funcionan otros colegios fuera de la capital y de tal forma reunir aquellos docentes, que hemos denominado en mi equipo de trabajo como las “Ruedas sueltas” y estos son los docentes que como este término lo indican, andan sueltos como ruedas porque no encajan en los tradicionales sistemas mecánicos de educación.

La sorpresa más desbordante fue que yo era una de las ruedas sueltas e iba a acompañada de mi equipo de trabajo, Sandra Cárdenas y Boris Rocha, otros 14 docentes y dos rectores de Bogotá (uno ellos es el rector del Colegio Rodolfo Llinás), que están en la misma situación. Nuestro destino fue la ciudad de Medellín y nos encontramos con el rector Jaime Sierra de la Institución Educativa José Acevedo y Gómez, que después de 20 años de su gestión administrativa y pedagógica dirige un colegio público en uno de los barrios populares de Medellín y en el pasado, muy conocido como la muy peligrosa Comuna 15.

”…lo que más me gusta del colegio es que nos dan una segunda oportunidad, no somos juzgados por nuestro rendimiento, como nos vestimos o de que padres somos, nos sentimos libres de comenzar de nuevo… me gusta venir al colegio”.

En nuestro viaje, vimos en este colegio la transformación de seres educativos donde no se les exige el uniforme a los estudiantes, no existen los boletines académicos, todos los documentos se trabajaban en línea, no en papel, no existe un Observador del estudiante (instrumento para hacer anotación cuando los estudiantes se portan mal), los estudiantes llevan en cada materia su autoevaluación donde ellos mismos se colocaba su nota en cada período, por otro lado, la mayoría de los profesores tienen la misma visión pedagógica y defienden la metodología del colegio, el índice de embarazos es mínimo y el nivel de delincuencia es bajo.  (Más información del colegio lo pueden observar en: https://www.youtube.com/watch?v=UV4qlnir_oU)

En este sentido, el rector Jaime Sierra, a modo personal considero que hace parte de las Ruedas Sueltas educativas de este país y él nos cuenta que su secreto ésta en “…la templanza ya que nos hace fuertes cuando sabemos que los niños vuelven a soñar y permanecer en la Escuela para vivir, aprender, construir, transformar los barrios, nuestros conceptos de familia y como personas…”.

Así como este rector de Medellín, cada uno de los 59 docentes y rectores de Bogotá que participaron de la expedición pedagógica, mostraban proyectos extraordinarios realizados en sus colegios que en algunos casos, en sus instituciones educativas son estigmatizados de diferentes o rechazados, pero en realidad, cada exposición mostraba un inmenso amor por su vocación, sueños y trabajo adicional. Todas esas ruedas sueltas son especialistas en retener estudiantes en la escuela, ya que contagian de ese amor a los estudiantes por educarse, por volver a soñar y poner sus energías en ideas novedosas e innovadoras. Así mismo, en esta expedición al preguntarle a uno de los estudiantes sobre el colegio, decían lo siguiente: ”…lo que más me gusta del colegio es que nos dan una segunda oportunidad, no somos juzgados por nuestro rendimiento, como nos vestimos o de que padres somos, nos sentimos libres de comenzar de nuevo… me gusta venir al colegio”.

Por consiguiente, comentarios interesantes fueron hallados en el conversatorio final de los docentes expedicionarios realizados en esta ciudad, varios de los profesores afirmaban que antes de este viaje se consideraban como seres solitarios educativos y con las llamadas ¨ideas locas”,  pero encontraron otras ruedas sueltas educativas por todo el país; profesores que pensaban, sentían y hacían cosas parecidas.

En conclusión, esta expedición pedagógica nos devolvió la esperanza de continuar con templanza los proyectos que llevamos en nuestros colegios, esas ideas que generan cambios profundos en las sociedades y aunque nuestro anhelo es que exista en el futuro un total cambio educativo transformada y puesta en marcha como política pública colombiana que potencialice nuestra educación. Mientras tanto, si usted conoce, es o pretende ser una rueda suelta educativa, les contamos que hay muchos como ustedes y nosotros que al final podemos unirnos y rediseñar una nueva estructura educativa, sin importar si es docente, directivo o administrativo, para construir un artefacto que pueden ser carros, aviones, cohetes y en esa transformación simbólica llevaremos la velocidad de nuevas ideas para demostrar que un mundo mejor sí es posible.

Escrito por
Docente de Tecnología e Informática Secretaría de Educación de Bogotá
Promedio: 4.5 (2 votos)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.