Usted está aquí

El próximo 25, más que nunca

Colombia necesita educación de calidad para construir la paz.

Octubre 12, 2015

Ahora más que nunca, la educación.

Colombia respira aires de optimismo. Los colombianos empezamos a creer que se aproxima un gran cambio en nuestra vida y vemos más cerca que nunca la posibilidad de vivir en un país en paz. Ya hemos recorrido, activa o pasivamente, el camino de la guerra; nuestra responsabilidad hoy es frenar y virar para tomar un nuevo sendero. Esta oportunidad histórica no la podemos dejar pasar.

“Por los muertos, por las víctimas del conflicto, por todos los colombianos que aún tienen años por vivir, acabemos con la guerra. Hablemos de paz, perdón y reconciliación.”

Es hora de hablar más duro que aquellas voces guerreristas que por años nos han llevado a la muerte y al dolor. No más violencia, no más venganza. Acabemos con el espíritu revanchista  y construyamos una sociedad basada en el respeto de los derechos humanos. No será fácil hacerlo después de haber vivido décadas llenos de injusticia, muerte, desaparición, desplazamiento y  tortura.  El dolor es infinito, pero no por esto debemos perpetuar una guerra que solo traerá más de lo mismo. Es hora de creer en la paz; una paz que no cambiará ni olvidará el pasado pero que construirá un futuro sin dolor. Por los muertos, por las víctimas del conflicto, por todos los colombianos que aún tienen años por vivir, acabemos con la guerra. Hablemos de paz, perdón y reconciliación.

“Y hablemos también de educación. Hablemos de ese tema que dará los cimientos para que la paz sea una realidad y permanezca en el tiempo.”

Y hablemos también de educación. Hablemos de ese tema que dará los cimientos para que la paz sea una realidad y permanezca en el tiempo. Apoyar una educación de calidad para todos es el aporte que podemos empezar a hacer los colombianos el próximo 25 de octubre. Ese día debemos elegir aquellos alcaldes y gobernadores que, con un proyecto educativo  coherente con las realidades y necesidades de su región, ofrezcan oportunidades de crecimiento personal y laboral a todos los ciudadanos, sin importar sus condiciones, orígenes y pasado. Exijamos a nuestros gobernantes una educación que disminuya la inequidad, promueva la tolerancia y asegure el respeto a los derechos de todos los colombianos.

Desde hace muchos años, y en numerosas contiendas electorales, la Fundación  Compartir ha promovido el voto  por la educación. Las elecciones de 2015 no son la excepción, no solo por su apuesta por la educación sino por su compromiso férreo con la paz.

Este año, la Fundación Compartir se ha unido con la Fundación Corona, la Fundación Dividendo por Colombia, la Fundación Empresarios por la Educación, el movimiento Todos por al Educación y el programa Educación Compromiso de Todos en una alianza que han llamado “Educación Cinco”. La alianza busca informar a la ciudadanía sobre las necesidades educativas de sus regiones y sobre los programas educativos de sus candidatos para que al momento de elegir lo hagan de manera informada. De otra parte, la alianza Educación Cinco busca aportar su experiencia y conocimiento a los candidatos para contribuir a la construcción de unos planes educativos responsables con sus ciudadanos y con Colombia.

“Exijamos a nuestros gobernantes una educación que disminuya la inequidad, promueva la tolerancia y asegure el respeto a los derechos de todos los colombianos”.

Porque la paz es una responsabilidad de todos los colombianos, “Educación Cinco” espera que los ciudadanos se informen, elijan y exijan.  

Solo la educación de calidad permitirá que la paz sea la herencia que dejemos a las futuras generaciones.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Economista experta en educación.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.