Usted está aquí

Institución educativa y maestros generadores de cambio social

El maestro sigue siendo indispensable, fundamental, en la re-construcción del tejido social y cultural del país.

Octubre 14, 2018

La dinámica y la autonomía otorgadas a las instituciones educativas a partir de la Ley 115 de 1994, buscaron generar al interior de éstas, espacios de debate pedagógico (reflexión sobre la acción), como elemento indispensable para la formulación de su Proyecto Educativo, PEI, desde un proceso participativo que reconocía al maestro como sujeto pensante, poseedor de un saber y saber hacer pedagógicamente fundamentado.

Institución educativa y maestros podían darle un vuelco a la formación impartida a los estudiantes, basada en currículos formulados y desarrollados desde múltiples vertientes pedagógicas que ampliaban el abanico de estrategias de enseñanza y aprendizaje y, por supuesto, abrían paso a nuevos métodos de evaluación y promoción estudiantil, elementos que, en manos de maestros estudiosos, innovadores, comprometidos con su labor docente, podían generar desde las aulas de clase un proceso de transformación en el ser y deber ser de una institución capaz de mirar y transformar su ámbito social, asumiendo el currículo no sólo como el documento escrito sino también como la práctica; y, esta última asumida como la realidad, cuyo agente esencial es el docente2, sin el cual es imposible pensar en la formación de ciudadanos capaces de valorar el trabajo en grupo rompiendo con la individualidad, respetando las diferencias, pensando siempre en el bien común

Esta utopía realizable desde los imaginarios del movimiento pedagógico, aunque se estrelló contra las reformas educativas3 que flexibilizaron la promoción de los estudiantes atentando contra la calidad de la educación, ha seguido generando voces y acciones que mantienen vivo su espíritu y su filosofía, reivindicando a la institución educativa como espacio ineludible y al maestro como vector determinante en la búsqueda de mejores niveles para la educación del país.

Frente al bajo nivel en la calidad de la educación, los gobiernos de turno debieron implementar políticas4 teniendo presente las recomendaciones que la UNESCO5, la comisión de sabios6 y el foro mundial de educación7 hicieron en la agonía del siglo pasado, involucrando a las instituciones educativas y a los maestros como parte esencial en la búsqueda de una educación reformada y reformadora de una sociedad, de un país.

Desde esta perspectiva Néreci (1985)8, dice: “Es posible educar sólo con el maestro, pero es imposible hacerlo únicamente con material didáctico, organización didáctica o métodos. Todo será insuficiente e ineficaz sin el profesor que anima, da vida y sentido a toda organización escolar”. Ello significa que el maestro sigue siendo indispensable, fundamental, en la re-construcción del tejido social y cultural del país. Si bien es cierto que sus niños y jóvenes merecen educarse en instituciones con edificios modernos con magníficas instalaciones, tecnológicamente equipados, abundante material didáctico, (…), de nada valdrían si no se cuenta con maestros quienes en su práctica pedagógica dan vida y significado a lo que sin ellos sería materia muerta.

Maestro, tu compromiso social es ineludible. Estás plantando diariamente en tu aula de clases, la semilla del hombre que nuestra patria necesita. Por tus aulas pasan los futuros dirigentes del país. Es la institución educativa el espacio más oportuno y pertinente para que desde tu quehacer profesional surja el esqueje de ese nuevo hombre que necesita Colombia.

  1. Para el presente artículo, asumimos como institución educativa lo que está consignado en el artículo 9° de la Ley 715 de 2001. “Se denomina institución educativa el conjunto de personas y bienes promovida por las autoridades públicas o particulares cuya finalidad es prestar un año de educación preescolar y nueve grados de educación básica como mínimo, y la media; la que para prestar el servicio educativo debe contar con licencia de funcionamiento o reconocimiento de carácter oficial, disponer de la infraestructura administrativa, soportes pedagógicos, planta física y medios educativos adecuados; debe combinar los recursos para brindar una educación de calidad, la evaluación permanente, el mejoramiento continuo del servicio educativo y los resultados del aprendizaje en el marco de su Programa Educativo Institucional. Las instituciones educativas estatales son departamentales, distritales y municipales”. MEN. Bogotá
  2. Para Stenhouse, el currículum es más que la presentación selectiva del conocimiento, más que un plan tecnológico altamente estructurado; es como un marco en el que hay que resolver los problemas concretos que se plantean en situaciones puntuales y concretas. ….; es un proceso; depende de la calidad del profesor. Esa es su fuerza y al tiempo su debilidad. Investigación y Desarrollo del Currículo; Morata, Madrid. 1991. pp18
  3. Sin ser exhaustivos, traemos a colación, como ejemplo, la Ley 715 de 2001 y sus decretos reglamentarios.
  4. Plan decenal de educación 1996-2005; Plan decenal de educación 2006-2016. MEN. Bogotá
  5. Informe de la Unesco de la comisión internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por Jacques Delors, 1996
  6. Informe de los sabios. Colombia al filo de la oportunidad. Misión Ciencia, Educación y Desarrollo. 1994
  7. Foro Mundial de Educación celebrado en Dakar. 2000
  8. NERECI, I(1985): Hacia una Didáctica General Dinámica; Kapeluz, Barcelona

 

Lea el contenido digital en la página web de la editorial Magisterio.

Escrito por
Doctora en la Enseñanza de las Ciencias. U. De Burgos.
No hay votos aun
Estadísticas: .
María Del Rosario Cubides Reyes
Gran Maestra Premio Compartir 2006
Desarrollé una fórmula química que permitió a los alumnos combinar los elementos claves para fundir la ciencia con su vida cotidiana sin confundir los enlaces para su futuro.