Usted está aquí

Escuela propone aprendizaje a partir de proyectos interdisciplinares y tutorías

Experiencia de una escuela del Estado de Goiás en Brasil que muestra cómo logró consolidar la pedagogía por proyectos y la manera como la gestiona al interior.

Agosto 25, 2016

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio EducacaoIntegral.org.br, traducido por Compartir Palabra Maestra como producto de la alianza de contenidos entre ambos portales.

Fue durante una conversación con la profesora, en el aula, que los estudiantes de segundo de primaria propusieron un tema para la discusión: los ríos y cascadas cercanas a la escuela Vila Verde, ubicada en el municipio de Alto del Paraíso de Goiás[1] se habían ido acumulando de basura, en parte debido a las visitas turísticas en la región.

Como resultado del debate entre todos fue pensado un proyecto, dividido en dos etapas: primero,  los alumnos realizarían investigaciones sobre la importancia del agua y su preservación, más allá de la historia del territorio. Después, fue organizada una intervención de limpieza y elaboración de placas de señalización indicando la correcta eliminación de basura en el lugar.

Como los niños aún no escribían perfectamente, la iniciativa acabo ampliándose a estudiantes de grados superiores, que apoyaron a los niños más pequeños en la escritura de los carteles y avisos.

La ruta comenzó en enero y terminó en marzo de este año - más precisamente el 22, Día Mundial del Agua, y refleja la estrategia de plan de estudios que la escuela ha ido consolidando desde 2014 - año en el que pasa a contar con financiamiento del Instituto Caminho do Meio después de unas amenazas de cierre.

Desde su origen, en 2010 (la escuela fue fundada por un grupo de padres de familia), la institución tenía la intención de adoptar la pedagogía de proyectos, pero hasta el inicio de la nueva gestión los intentos habían tropezado por un modo unilateral, en el cual sólo los profesores sugerían los temas a ser trabajados.

Poco a poco, la escuela percibió que era necesario revertir el proceso, considerando los intereses de los estudiantes, respetando la autonomía de los alumnos y fomentando el desarrollo de la seguridad y la autoconfianza. También establecieron que las rutas podrían ser conformadas de diferentes maneras: individualmente, en parejas, tríos o grupos más grandes, de acuerdo con el interés de los estudiantes.

La innovación en el aula.

El cambio finalmente forzó una reorganización de la estructura de la clase. Todas cuentan con la presencia de tutores que cubren todas las disciplinas, evitando la fragmentación. "La idea es que este profesional sea capaz de mirar a todas las áreas y actúe en el sentido de orientar a los estudiantes en sus proyectos", explica el director Fernando Sérgio Leão Castilho.

Compartiendo saberes

Cuando la escuela comenzó a adelantar la pedagogía de proyectos, los desafíos comenzaron a aparecer. Uno de ellos fue la inseguridad de los profesores de actuar en áreas que no dominaban. Por eso, se buscó compartir los saberes de los docentes.

Se instituyeron reuniones semanales, de una hora de duración para cada ciclo, más otra hora colectiva con todos los profesores para que construyeran juntos estrategias de abordaje de cada contenido. Está se hace después de tener en las manos los temas sugeridos por los estudiantes. El director cuenta que esas reuniones son fundamentales para que los docentes realicen las conexiones con las diferentes disciplinas, proporcionan oportunidades de formación continua y además posibilita momentos de aclaración sobre las metodologías de la institución.

Sin embargo en la perspectiva del aprendizaje colectivo, el director asegura que hay espacio para la participación activa de los familiares, de acuerdo con los intereses, tiempo y habilidades de ellos. “Ellos pueden tanto actuar en el mantenimiento de la escuela, como ofrecer un taller para los estudiantes”, menciona el director. Ellos también se organizan en un comité, de carácter semanal, para hacer propuestas para la escuela.

Los estudiantes también tienen garantizada por semana, los viernes, una reunión general de 45 minutos en la que exponen sus demandas para el equipo gestor, funcionarios y docentes. También existe el momento del Grupo de Estudios por Intereses (GEI), con un promedio de una hora y media de duración que, según Fernando Sérgio, es una oportunidad más de los estudiantes para buscar su desarrollo integral.

“Ese momento puede ser ofrecido por los profesores, los padres, las comunidades e incluso los propios estudiantes”, concluye el director.

[1] Municipio del Estado de Goias de Brasil.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Portal Educativo
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Henry Alberto Berrio Zapata
Gran Maestro Premio Compartir 2007
Empaqué en el equipaje de viaje de los estudiantes la herramienta más importante para cualquier destino: los argumentos.