Usted está aquí

¿Por qué aprender otro idioma?

Los beneficios de aprender otro idioma van más allá de las interacciones personales y los viajes. 

Diciembre 7, 2015

Aprender otro idioma no es una tarea sencilla. Requiere esfuerzo, disciplina y un gran cambio de paradigmas e ideas preconcebidas con respecto a cómo comunicarse. Cada uno de los idiomas tiene diferentes ‘artimañas’ y características especiales que los distinguen entre sí, lo cual evidentemente habla de cómo es el modelo mental de cada uno de sus hablantes. Y no se trata solo de la forma como suenan, el alfabeto qué usan o las palabras qué dicen, las diferencias van más allá de simples representaciones de ideas y pensamientos en formas de palabras.

Además de interactuar en otros contextos, a la hora de viajar, conocer gente e inclusive de trabajar, se han descubierto varios beneficios del aprendizaje de idiomas que van más allá de las relaciones interpersonales. Así que en Palabra Maestra recopilamos tres de estos beneficios para motivarlo a emprender esta aventura del conocimiento lingüístico y trascender fronteras.

Retraso en la aparición del Alzheimer

Manejar dos idiomas constantemente es un hábito que mejora la ‘fuerza’ del cerebro e impulsa las actividades mentales. En el 2010, un estudio  publicado en el Journal de Neurology sugiere que el Alzheimer apareció con hasta cinco años de retraso en los pacientes bilingües. El estudio tuvo en cuenta a 211 pacientes con probabilidad de tener Alzheimer, de los cuales 109 eran monolingües y 102 bilingües. El reporte mostró que los pacientes que hablaban más de un idioma, fueron diagnosticados hasta cinco años más tarde con la enfermedad que aquellos que solo hablaban una lengua.

Mejorar su primera lengua

Cuando se aprende un idioma, las comparaciones con el que ya usted conoce son constantes. Dichas comparaciones son útiles para aprender a entender cómo funciona la nueva lengua, pero al mismo tiempo, le proporcionan bases para conocer mejor su forma de comunicarse cotidianamente. Quizás al hablar español todos los días da por sentado cómo funcionan los verbos o la ortografía, pero al aprender un nuevo idioma empezará a ver a su lengua materna con nuevos ojos y con una visión más erudita.

Mejorar las funciones cognitivas de su cerebro

Los idiomas se alojan en nuestro cerebro y al escuchar las palabras, esta parte de nuestro cuerpo reacciona. Si usted por ejemplo habla español e inglés, cuando le están hablando en uno de los idiomas inmediatamente lo enlaza con el otro involuntariamente. Asimismo, otras funciones cognitivas también son reforzadas y mejoradas. Según un artículo publicado por The Dana Foundation, la atención también se mejora a la hora de manejar dos idiomas constantemente: “Para mantener un balance entre los dos lenguajes, el cerebro bilingüe se apoya en funciones ejecutivas, un sistema regulatorio para las habilidades cognitivas que incluyen los procesos de atención e inhibición”. El aprender idiomas le ayudará a concentrarse mejor y desarrollar la habilidad de manejar varias tareas al mismo tiempo, tal y como lo hace una persona bilingüe todo el tiempo.

De igual manera, aprender un idioma involucra escuchar atentamente las palabras. Muchas de estas palabras son totalmente nuevas para usted, por lo que deberá hacer un esfuerzo adicional para intentar memorizarlas. Tanto el oído como su memoria, se desarrollarán en medio de este camino para mejorar y dominar por completo una nueva lengua.

Fuentes de este artículo

www.theguardian.com/science/2011/feb/18/bilingual-alzheimers-brain-power-multitasking
lamenteesmaravillosa.com/10-beneficios-de-aprender-un-segundo-idioma/
www.muyinteresante.es/salud/articulo/4-efectos-saludables-de-aprender-idiomas
www.huffingtonpost.es/2014/07/01/beneficios-de-aprender-idiomas_n_5514494.html

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicadora social y periodista
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Diego Fernando Barragán Giraldo
Gran Maestro Premio Compartir 2004
Invitó a sus estudiantes a armar pieza por pieza un rompecabezas mental cuya imagen final dejaba ver la realidad del país.