Usted está aquí

No es pero parece, Amazonas II

Este trabajo plantea la animación como eje de trabajo con participantes de diferentes perfiles.

Abril 24, 2016

‘No es pero parece Amazonas II’, es la continuación de un primer trabajo realizado en Leticia en el 2014. Desde 2011 he realizado la coordinación de Laboratorios de Artes Visuales, primero en San Andrés y Providencia, por tres años, y desde el año pasado en Amazonas, específicamente en Leticia. En este, con Liliana Puentes, coordinadora local (de 2014), desarrollamos un producto en animación, que fue el resultado del trabajo de tres semanas.

Este año, siguiendo con la línea de trabajo del año pasado, ‘No es pero parece’ plantea la animación como eje de trabajo con participantes de diferentes perfiles, creando un puente entre las tradiciones locales y los medios artísticos contemporáneos. Se buscan maneras de vincular a las comunidades y los saberes propios de la región para lo cual se contará con la participación activa de cuatro personas del lugar que apoyarán la gestión y el desarrollo del proyecto, la mayoría de ellas participantes en la primera versión.

El proyecto consta de dos partes: La primera parte son talleres teórico-prácticos de creación artística, con énfasis en animación cuadro a cuadro, con una cámara fotográfica que toma una a una las imágenes, creando la ilusión de movimiento. La idea es hacer un pequeño taller de creación con adultos, trabajando con Angélica Torres, quien está en el área de investigación de la Universidad Nacional. Ella ayudará a hacer difusión y a conseguir participantes interesados en el tema. Me encantaría poder hacer un trabajo con adultos, ya que el año pasado trabajé solamente con niños.

La segunda parte del proyecto es de gestión. Habrá un relevo eventual de la coordinación general por parte de uno o varios coordinadores locales. Para poder aprovechar mejor los recursos del estado, y crear proyectos continuos que no sólo ocurran durante un mes, sino que se extiendan durante el transcurso del año, espero dejar el trabajo adelantado con el Ministerio en manos de alguien que viva en el Amazonas. Estos proyectos pueden abarcar al menos tres meses, haciendo un proceso concienzudo que permita ejecutar las obras, piezas o resultados con más tiempo, y con mayor efectividad en el acompañamiento de los participantes. Para este fin, durante el tiempo que esté en Leticia, habrá encuentros con el grupo de gestores (Liliana, Adriana, Angélica y Armando) para encontrar juntos un proyecto más aterrizado en la región, que ellos mismos puedan eventualmente coordinar.

La propuesta inicial, para dar continuidad a Laboratorios pasados, debe involucrar un trabajo con comunidades indígenas, pero el contenido debe ser propuesto por los mismos gestores, desde su conocimiento sobre el lugar y las necesidades del mismo, y con la ayuda de la coordinación del Laboratorio. Es muy interesante la labor de los artesanos en la región y es de esperarse que tales actividades hagan referencia a estas personas (con quienes puede ser difícil el trabajo, por el poco tiempo que deja su oficio). Estos encuentros se harán seis veces durante el tiempo de estadía y los tiempos y lugares serán convenidos por los coordinadores y gestores. Incluso sería conveniente que, durante el proceso, se vincule otro gestor, uno proveniente de alguna comunidad indígena, que pueda aportar a la experiencia.

Una de las principales actividades que se planea para este año es un pequeño encuentro de educadores en Macedonia, donde Armando Rivera, miembro del equipo de gestores, es profesor de un colegio. Este hecho nos da un ámbito para diseñar, producir y ejecutar una actividad con los niños que estudian en la institución. Si bien el Ministerio de Cultura intenta tener resultados pronto en cuanto a la vinculación de artistas periféricos a los Salones Regionales de artistas, actividad artística propuesta desde la misma institución, el proyecto ‘No es pero parece’ ha sido pensado partiendo de la premisa de usar los materiales más esenciales y de menor costo, y las ideas más básicas como medio de producción plástica. Bajo esa misma idea, el proyecto considera la educación plástica temprana como uno de los métodos para integrar a mediano plazo una mayor cantidad de artistas al movimiento artístico regional.

Coordinador:

Carlos Francisco Bonil

(Bogotá, 1979) Artista plástico de la Universidad Nacional de Colombia. Desde el 2010 se desempeña como docente de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. En el 2007 fue profesor de la Universidad Nacional de Colombia. Entre sus proyectos pedagógicos o comunitarios se encuentran: Ondas Aisladas I y II, en Providencia Isla; Sirenas aisladas, en San Andrés Isla; el Laboratorio interactivo de ciencia ficción, en Bogotá; No es pero parece, en Puerto Colombia; Creación de un instrumento electrónico, en Loja, Ecuador y en el Centro Cultural de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Como artista, participó en ARCO Colombia 2015, en Madrid, España; en el 2013 expuso su trabajo Delirios de Grandeza en la Galería Valenzuela y Klenner, en Bogotá, y ese mismo año expuso Bogotápolis, Colomborama, en Oslo, Noruega. En el 2012 presentó Imaginary Homelands, en Toronto, Canadá; en el 2011, Sobre el territorio, en Ankara y Estambul, Turquía; en el 2011, Informe general de correcciones físicas, en la Galería La Central, Bogotá, en el 2010, Un territorio en puntos suspensivos… en Guanajuato, México; y en el 2009 en la Bienal de Beijing, China; entre otros. Se destacan sus proyectos musicales: Mugre (grupo musical), AC y DC (grupo de ruido), Trilobite (grupo musical). En el 2012 estuvo en el Top 10 de los mejores discos del año. Ese mismo año fue beneficiario del concurso de Pasantías Nacionales del Ministerio de Cultura. Y, en el 2006, fue galardonado con el premio Socorrock!!! Concurso de bandas.

Contenido original.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Alianza
No hay votos aun
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.