Usted está aquí

5 grandes ideas para la innovación en educación para el 2018

Reconocer que hay un problema del que nadie quiere hablar mirar más allá de nuestra conversación actual hasta donde emergen las próximas oleadas de innovación, el reto. 

Febrero 2, 2018

El año pasado se vio un aumento de actividades en apoyo al aprendizaje personalizado, nuevos diseños escolares y nuevos enfoques para la política educativa K-12. Mirando a futuro, los innovadores de la educación tienen mucho trabajo para el 2018. Parte de este trabajo requiere hacer preguntas difíciles. Algunos necesitan reconocer que hay un problema del que nadie quiere hablar. Y algunos quieren mirar más allá de nuestra conversación actual hasta donde emergen las próximas oleadas de innovación.

He aquí cinco maneras que espero que la agenda de innovación educativa K-12 avance en 2018:

  1. Descomprimir el "Apoyo justo a tiempo."

Uno de los elementos principales de un modelo basado en la competencia de alta calidad es que los estudiantes reciben apoyos ´justo a tiempo´ o ´en el momento preciso’. Estos mismos apoyos parecen estar implícitos cuando los defensores del aprendizaje personalizado piden experiencias de aprendizaje especializado y vías que se asemejen a los modelos de tutoría 'high-touch' o de ´contacto permanente´ Sin embargo, a menudo nos falta una forma clara y sistemática, hablar de lo que esos apoyos son y no son.

¿Qué nos dice la ciencia del aprendizaje acerca de los mejores enfoques o aproximaciones? ¿En qué casos deben ser estos apoyos el resultado de la búsqueda de los mismos estudiantes? o ¿cuándo deberían los profesores apoyarlos?

En términos generales, ¿cómo podemos infundir la noción de ‘apoyo justo a tiempo’ con una comprensión de lo que funciona, para qué estudiantes, en qué circunstancias? Me preocupa que sin profundizar en estas innovaciones educativas y empezar a categorizarlas de manera clara, las innovaciones estructurales para repensar el tiempo y desbloquear las progresiones personalizadas y basadas en la competencia correrán el riesgo de fracasar.

  1. Dejar de debatir sobre la tecnología y empezar a debatir sobre el constructivismo y el conductismo.

El interesante debate de la tecnología en la educación ´EdTech’ está comenzando a “cocinarse”. Los comentaristas están atascados argumentando si la tecnología es buena o mala, si el aprendizaje personalizado es sinónimo de maestros robots o de enseñanza de alto nivel, si la tecnología está bajo investigación o si ofrece un alto rendimiento. Me preocupa que estos debates dibujen falsas disyuntivas. Se arriesgan a atrincherar diferentes campos en sus sentimientos sobre la forma que una herramienta toma en lugar de su función. Sospecho que la tensión más profunda que apoyó estos debates puede tener menos que ver con la tecnología misma y más que ver con el comportamiento competitivo y la filosofía constructivista. Espero que las conversaciones convencionales de EdTech dediquen más tiempo a examinar estas filosofías pedagógicas competitivas - y cómo las herramientas ´EdTech´ apoyan, o no, a cada uno - en 2018. Este año voy a seguir pensadores como Larry Cuban que tiene más reconocimiento en esta distinción.

  1. Revisar la responsabilidad y la evaluación.

El desempaque de esas tensiones pedagógicas requerirá inevitablemente una mirada dura a los regímenes de rendición de cuentas actuales y a los tipos de modelos académicos que las pruebas de alto riesgo tienden a alentar. ¿Dónde está la conversación sobre la responsabilidad hoy?

Los planes de la ‘ESSA’ (La Ley Cada Estudiante Triunfa en EEUU) se entregaron y en teoría hace que el 2018 sea el momento para centrarse en la puesta en marcha. Pero si el sistema se vuelve más centrado en el estudiante, acabar los planes de ESSA debe marcar el principio, no el final, de los esfuerzos de I+D (investigación y desarrollo) en las responsabilidades y la evaluación.  ¿Hacia dónde miramos para avanzar en esa conversación?

Este año, el 'federal Innovative Assessment Pilot' ofrece un punto de partida obvio para que esta conversación evolucione. Personalmente seguiré a grupos como iNACOL que está impulsando esta conversación. También estaré viendo cómo los nuevos enfoques más allá del sistema tradicional, como el ReSchool Colorado, pueden ofrecer lecciones en torno a las implicaciones de gestión de los modelos de aprendizaje fuera de la escuela, públicos o privados. Estos nuevos enfoques solamente pueden ofrecer la oportunidad de reinventar realmente la gestión y la rendición de cuentas desde cero.

  1. Empezar a hablar sobre las redes de estudiantes.

Probablemente oiremos mucho sobre 'redes' este año que viene. La nueva estrategia de educación K-12 de la fundación Bill & Melinda Gates depende de las redes de mejora continua, es decir, la conexión de grupos de escuelas y adultos para adaptar y mejorar la formación. Aunque un enfoque prometedor para escalar las innovaciones, yo argumentaría que este compromiso con las redes sufre un punto ciego: los estudiantes. La evidencia creciente sugiere, que los estudiantes saben que pueden dar forma a sus aspiraciones y acceso a las oportunidades. El acceso a las relaciones puede amortiguar el riesgo, aumentar las calificaciones, reforzar el bienestar y apoyar a los estudiantes en la universidad. Vamos a asegurarnos de que las conversaciones y los dólares dedicados a las redes de adultos no intervenga con la de los estudiantes. En el instituto estaremos publicando mucho más sobre las herramientas emergentes y las escuelas que están comenzando a interrumpir los límites de las redes heredadas de los estudiantes al expandir el acceso a nuevas conexiones a expertos y mentores históricamente fuera del alcance.

  1. Buscar actores internacionales disruptivos para la educación.

Hablando de interrupción, en los próximos años sospechamos que los actores internacionales comenzarán a tener mucha mayor influencia en la conversación de innovación educativa de Estados Unidos.  Los mercados EdTech de la India y de China están en auge. En los países en desarrollo se están realizando esfuerzos excitantes para expandir radicalmente el acceso al software y hardware de aprendizaje. Aunque algunas de estas tecnologías más rudimentarias pueden palidecer en comparación con alguna de las tecnologías de vanguardia que emergen en el mercado norteamericano, muchas de estas innovaciones en el extranjero están para competir en el precio. Para hacer un seguimiento de ese trabajo, estaré vigilando las iniciativas como Imagine Worldwide, una nueva investigación sin fines de lucro e invirtiendo en estos modelos en el mundo en desarrollo y nuestros propios esfuerzos de investigación que indagan en las innovaciones en la prosperidad global.

Estas son algunas de las preguntas difíciles, el problema del que la gente no quiere hablar y las nuevas iniciativas emocionantes que voy a estar pensando en el año venidero. Y usted ¿en qué estará pensando?

Fuente: ChristensenInstitute
Traducción por: Natalia Cárdenas Ávila. 

Escrito por
Directora de educación en el Instituto Clayton Christensen.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.