Usted está aquí

¿Qué nos deja el Global Education and Skills Forum, GESF?

La experiencia vivida en Dubái por Luis Miguel Bermúdez, Gran Maestro del Premio Compartir 2017.

Mayo 2, 2018

En un evento de tal envergadura como GESF, las oportunidades de crecer personal y profesionalmente son igualmente grandes. En primer lugar, el compartir experiencias con otros docentes del mundo provenientes de diferentes culturas y sistemas educativos, deja entrever como en la actualidad la educación sigue siendo el camino común para dar solución a muchos de los retos que tenemos como humanidad.

El hecho de estar con los mejores del mundo, hace aún más enriquecedor ese momento compartido, pues se aprecia con mayor claridad cuáles son aquellas prácticas que más allá de las realidades particulares, permiten exaltar el ejercicio docente.

Por ejemplo, en el marco del “Teacher Led Research”, un seminario de investigación dirigido a docentes, se hizo énfasis en la necesidad de desarrollar constantemente procesos de investigación educativa como un elemento inherente al quehacer docente.

No se trata solamente de seguir nuestras intuiciones pedagógicas, sino además arriesgarse a proponer hipótesis y comprobarlas, a sistematizar las experiencias de aula junto con los estudiantes, observar las condiciones particulares del contexto y la población, desarrollar pruebas aleatorias controladas, y en general, recolectar evidencia científica construida desde el saber pedagógico, que nos permita por un lado, la optimización de los recursos y el mejoramiento continuo de la practica educativa, pero también, tener mayores oportunidades para divulgar y compartir nuestro conocimiento.

Esta apropiación más detallada del quehacer del maestro, nos permite a su vez, dar un salto hacia la educación del futuro, la cual se centrará cada vez menos en el conocimiento enciclopédico y la información fragmentada, para dedicar sus esfuerzos al desarrollo socio-afectivo de la nueva generación.

Para el año 2030, la escuela será el lugar para la investigación, la exploración y la curiosidad, pero sobre todo, para potencializar las habilidades sociales, la ciudadanía ambiental, cultivar la empatía, el reconocimiento del otro y la valoración de la diversidad étnica, cultural y sexual. 

Frente a esto último, tanto en Bogotá como en otras regiones del país, desde años atrás se viene trabajando en esa dirección, en restaurar las heridas de cincuenta años de conflicto que directa o indirectamente han terminado por hacer implosión en los ambientes educativos y que nos han retado a tener enfoques y metodologías más acordes a la humanidad y la convivencia.

Por esto mismo, el GESF fue una gran plataforma para mostrar nuestro trabajo y para darnos cuenta de la gran calidad pedagógica, humana y profesional de las y los docentes colombianos. Bien se suele decir en estos casos, nuestra delegación no desentonó para nada, estuvimos a la altura de los mejores del mundo y demostramos que como maestros estamos haciendo la tarea. Sin embargo, vale la pena decir algo que debido a su reiteración ya parece un cliché: En este país que desborda de talento, parece escasear siempre la voluntad y el apoyo estatal.


Imagen twitter.com/Sharenty14

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Gran Maestro del Premio Compartir 2017. Finalista del Global Teacher Prize. Docente en el colegio Gerardo Paredes de Bogotá, Colombia.
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Melva Inés Aristizabal Botero
Gran Maestra Premio Compartir 2003
Abro una ventana a los niños con discapacidad para que puedan iluminar su curiosidad y ver con sus propios ojos la luz de la educación que hasta ahora solo veían por reflejos.