Usted está aquí

Reflexiones de un aspirante a docente sobre la ‘Maldita carta a mis maestros’

Es muy importante desarrollar competencias socio emocionales tanto para los estudiantes como para los maestros.

Abril 2, 2019

La Maldita carta a mis maestros es un relato ficticio basado en hechos reales,  del profesor Javier Pombo, publicada en este portal, Compartir Palabra Maestra en la que se plantea la situación de un estudiante de secundaria o media vocacional que atraviesa una compleja crisis emocional que lo lleva a la posibilidad de contemplar el suicidio como una salida a sus problemas.

La situación emocional del estudiante es resultado de la dicotomía que se presenta entre el rendimiento académico y las habilidades específicas del sujeto. Lo que me lleva a recordar situaciones ocurridas en mi vida cuando fui estudiante en un colegio colombiano, pues algunas de las experiencias que viví no se alejan de la frustración natural que sentí al no encajar ciento por ciento en un sistema organizado, establecido y de consumo.

Las posibles generalidades de este caso son un reto para cualquier maestro en ejercico o en formación. En mi caso, soy un maestro en formación que cuenta con experiencias de aula gracias a las prácticas que debo realizar en la universidad, razón por la cual está ¨Maldita carta a mis maestros¨ me genera un sentimiento de cercania con la situación planteada, ya que no me hes desconocida la problemática que genera la dicotomía antes mencionada, una vez detectado el problema mi sugerencia es darle un manejo cauteloso por el pánico que produce el no contar con  los conocimientos, procedimientos y herramientas necesarias para solucionar y manejar una situación como estas, que se sale de los parametros regulares de una aula de clase y en la que la preparación que nos ofrecen no es suficiente para afrontarlo.

Es así, como desde mi punto de vista intentaré sugerir tres posibles escenarios de solución a la situación que presenta el estudiante, en dicha carta:

Primero, en el desconocimiento de las causas socioafectivas y psicologicas que hacen que mi estudiante sufra, buscaría el apoyo psicológico pertinente para saber como manejar la situación, pues como maestro debo involucrame en la situación problema tal y como lo demanda mi vocación de servicio y mi ejerccio profesional de maestro.

Segundo, me acercaría directamente al estudiante para expresarle mi apoyo incondicional de manera que pueda exteriorizar sus sentimientos pero para esto necesito generar un ambiente de tranquilidad y confianza. De allí, desarrollaría un paso a paso de consejos para que el/la joven se acerque a sus padres y les muestre esa aflicción que vive día tras día.

Finalmente, generaría espacios de aproximación entre mi estudiante y sus padres. Comenzaría aconsejándole que se acercara a los espacios de orientación o psicología que debe tener el colegio, demostrándole que quiero formarlo indistintamente en lo emocional y en lo académico sin que se sienta desprotegido nuevamente. Luego de esto, intentaría manejar las situaciones lo mas permeable posible de modo que los problemas del estudiante lo inviten a vincular a su familia en la solución de sus desagrados.

En ese punto, expresaría mis ideas y consejos desde la singularidad, pero con aptitudes apropiadas. Apoyado en las instancias especializadas del acto educativo, propondría a mis coelgas y directivos que este estudainte sea evaluado de forma diferente al resto del grupo, teniendo en cuenta sus necesidades expuestas y el peligro que eso le genera.

En conclusión, seguiría formandome y profundizando en los pasos a seguir para ver cómo ayudarle a este joven. Cada mente que es responsabilidad de un docente debe asumirse como tal, y no porque el problema sea complicado se debe dajar de lado y menos aún considerar que el alcacne del ejercio del maestro se limita al espacio regular del aula de clase y a su contenido disciplinar. No siempre el sistema ayuda, pero las herramientas que nos brindan las debemos usar, por todo lo anterior es muy importante desarrollar competencias socio emocionales tanto para los estudiantes como para los maestros.

Escrito por
Estudiante Licenciatura en Español y Lenguas Extranjeras en la Universidad de la Salle, Colombia.
Promedio: 5 (6 votos)
Estadísticas: .