Usted está aquí

Repensar el ejercicio docente

Ya que terminó el paro habrá que ir más allá de las calenturas del momento y sacar tiempo para repensar el ejercicio docente es importante de vez en cuando sacarle un tiempo a repensar el ejercicio docente.

Mayo 20, 2015

La semana pasada se celebró el día del maestro en nuestro país y más allá de las celebraciones que este conlleva, es un buen momento para recordar de vez en cuando nuestra corresponsabilidad con la dignidad, naturaleza y condición humana.

Hace rato venimos escuchando que el sistema educativo colombiano tiene falencias, por fortuna los docentes contribuyeron y evidenciaron durante el  paro que perjudico durante diez días las dinámicas de escuelas y colegios oficiales del país, más dos de socialización que no todos los colegios se tomaron y la que al libre albedrío los docentes y su sindicato están decidiendo si reponen el tiempo o no, que el problema es real y que el tema de la calidad educativa tiene que dejar de ser una frase de cajón del gobierno de turno o el caballito de batalla entre este y el sindicato docente y sus intereses particulares.

Lo interesante de todo esto, es que más allá de la protesta justa o injusta, es hora de que el sector docente, haga un acto de contrición y de “mea culpa”, porque así como con sus paro quisieron enseñarles a sus estudiantes sobre dignidad estoy totalmente seguro que aceptando, reflexionando y mejorando su ejercicio docente también darán una gran lección a esos niños y jóvenes que a diario viven entre la soberbia y el ego académico.

Repensar el ejercicio docente, el evaluarse y el dejarse evaluar, es una gran oportunidad alrededor de las nuevas dinámicas sociales que impactarán positivamente en la práctica docente y sobre todo en la calidad educativa, para ayudar a encontrar luces que ayuden a hacer mucho más atractivo el recorrido de nuestros niños y jóvenes en el mundo del conocimiento.

De ahí que la vinculación entre la idea de repensar la práctica docente, la innovación pedagógica y los cambios en la dinámica escolar, según el ambiente social y la realidad de cada escuela, es una tarea a la que falta prestarle más atención, organizarlas, planificarlas, acompañarlas y asesorarlas y no dejarlas a la jornada pedagógica sin sentido donde atiborran a los profesores (los que participan y no se sientan a leer el periódico y tomar tinto) de teorías, modelos y metodologías pedagógicas volviéndolos en expertos en el arte de la palabra en círculos académicos de sus pares hablando sobre lo habido y por haber en educación pero con poca acción y transformación.

El problema es que al reflexionar sobre todo ese montículo de información predicada, queda la sensación que esa demostración de intelectualismo académico no es más que un patinar por las orillas y no se apunta al verdadero meollo de la tarea, transformándose en el más efectista distractor en esta época en que “muchos genios” educativos lo asumen como esnobismo dejando de lado lo realmente importante que es la realidad del quehacer diario en el aula.

Terminado el paro y más allá de las calenturas del momento, es importante de vez en cuando sacarle un tiempo a repensar el ejercicio docente.

Escrito por
Bloguero invitado
Promedio: 4.7 (3 votos)
Estadísticas: .
Rubén Darío Cárdenas
Gran Rector Premio Compartir 2016
Concibo al maestro como la encarnación del modelo de ser humano de una sociedad mejor. Él encarna todos los valores que quisiera ver reflejados en una mejor sociedad.