Usted está aquí

¿Y los jóvenes qué espacio tienen en el proceso de paz?

Son diversos los columnistas de medios que han dedicado sus líneas para hablar de la importancia de involucrar a los menores en este tema coyuntural. Una selección de 3 de ellos.

Septiembre 9, 2016

La historia del país nos ha enseñado mansamente los acontecimientos que se pueden presentar en el furtivo intento de construir la paz que tanto anhelamos. Por más de 50 años, la guerra en Colombia ha transformado y moldeado la vida de cientos de jóvenes, que, en la actualidad, cargan en sus hombros la responsabilidad de construir la un nuevo futuro, con una nueva visión.

Sin embargo, somos los jóvenes de la Colombia del siglo XXI quienes tendremos la responsabilidad de llevar a cabo los acuerdos pactados en La Habana y garantizar la no repetición; certificar que la violencia nunca más sea herramienta de liberación y entendimiento, y atestiguar que haya prosperidad en los más inhóspitos rincones de nuestro preciado país. ¡Qué responsabilidad!

Ante este panorama, hoy realizo una compilación de algunas columnas y sus apartes más interesantes, para mí, sobre la tarea que tenemos los jóvenes en la construcción de paz para Colombia.

Gabriel Velez, estudiante de Doctorado, ha escrito dos columnas en La Silla Vacía, en las cuales deja clara su posición: es sumamente importante contar con la opinión y la voz de los jóvenes en el marco actual que vive el país.

Vélez asegura que “la gran mayoría de los jóvenes en Bogotá no han sido tocados íntimamente por el conflicto armado entre las FARC y el gobierno, y mucho de lo que se habla dentro de los acuerdos no tocará su entorno local. Sin estos recursos, los jóvenes están formando opiniones con la información que pueden encontrar o con la que les llega de manera informal: historias de campesinos que se ven por la televisión; los diferentes mitos sobre el proceso de paz, como el de los “salarios” que va a recibir cada desmovilizado de las FARC; los robos, el miedo, o la violencia que han experimentado sus familiares y lo que dicen sus profesores, quienes también están tratando de procesar el mismo proceso de paz.”

De igual forma, en otro texto, titulado ¿Y qué piensan ellos? Jóvenes colombianos y sus actitudes sobre la paz, el escritor asevera que, aunque los jóvenes van a vivir en la Colombia del posacuerdo, hay muy pocos estudios que se enfocan en lo que piensan ellos, por lo que se necesita desarrollar más este tema para saber cómo entienden ellos este momento elemental para la historia del futuro.

“Se necesita más estudio de este tema porque los jóvenes son una parte fundamental de la promoción de la paz y la estabilidad en zonas de conflicto y post conflicto. En países donde sí se han incluido – con los procesos de reconciliación y desarrollo en Mozambique y Kosovo y en los consejos de paz en Belfast – los resultados han sido cruciales para la construcción de la paz. Apoyando esta perspectiva, los principios de las Naciones Unidas para la formación de paz en zonas de conflicto incluyen el reconocimiento y la participación de los jóvenes en la construcción de la paz”, argumenta Vélez.

Ana Milena Muñoz de Gaviria, por su parte, escribió en El Espectador un texto en el que argumenta que los jóvenes de Colombia, menores de 18 años, han vivido su vida en un llamado conflicto armado en el que el Estado ha tenido que combatir narcotraficantes, paramilitares y/o la guerrilla.

Por esta premisa, Muñoz de Gaviria explica que “es importante no solo sacar los jóvenes y los menores de la guerra, sino darles una voz en la paz” y celebra la propuesta del Partido Liberal de permitir la participación de jóvenes entre los 14 y 18 años para que puedan votar el plebiscito y sean ellos quienes ratifiquen esa voluntad de paz.

Son varias las voces que se levanta para pedir una mayor inclusión de los jóvenes en el proceso de paz que vive Colombia en este momento. Lo que se espera ahora es que, desde el Estado, se dé este espacio para construir un futuro incluyente y con distintas visiones.

Escrito por
Productor de contenidos digitales
No hay votos aun
Estadísticas: .
Laura María Pineda
Gran Maestra Premio Compartir 1999
Dar alas a las palabras para que se desplieguen por la oración y vuelen a través de los textos para que los estudiantes comprendan la libertad del lenguaje.