Usted está aquí

Dieciséis años de aprendizaje y de grandes satisfacciones

El docente Pedro Antonio Montero narra su experiencia con el Premio Compartir, ya que este año no es la primera vez que se encuentra entre los nominados. Su testimonio da cuenta de su dedicación y creatividad en su labor pedagógica.

Abril 23, 2016

En este artículo quiero hablar acerca de mi participación en el Premio Compartir, la cual comenzó en el año 1999, siempre pensando en la nominación, pero más que todo en contar con recibir la retroalimentación. Al recibirla, inmediatamente empezó un nuevo reto: leer y releer la propuesta y compararla con las sugerencias que me han enviado. Es por esto que entro a las páginas que me sugieren, leo las propuestas de los nominados, los maestros ilustres y las del gran maestro; las páginas de la Fundación Telefónica, Colombia Aprende, Internet para Educar, los contenidos interactivos en Educaplus, Profes.net, y muchas páginas más para consultar otros avances educativos que se publican.

En el año 2002, trabajando en la I.E.D. Laura Vicuña, obtuve la gran satisfacción de ser nominado al Premio Compartir, lo cual produjo en mí una gran alegría y placer. Ese reconocimiento que nos hace la Fundación Compartir es inolvidable, lo mejor que me ha pasado en mi carrera docente. Después de la premiación, regreso a mis labores cotidianas, nuevo año, me pregunto ¿será que ya lo logré todo? Si no es así, no importa, seguiré participando.

Estoy convencido que en el Premio Compartir no hay límite de edad y que la tecnología es para todos; por lo cual he enviado mi propuesta “Aprovechando las TIC en la enseñanza de la física”

Posteriormente, me trasladé a la I.E.D. Escuela Normal Superior María Auxiliadora, donde recibo apoyo de mis nuevos compañeros, en especial de las rectoras, en su orden: Sor Rosa Sánchez, Sor Olga Pineda y Sor Mónica Tausa, quienes me impulsaron a seguir participando, al darme la libertad de desarrollar las diferentes líneas de acción de mi propuesta pedagógica. Envié una nueva propuesta y seguí recibiendo la retroalimentación; todos los años hay algo nuevo para aprender. La retro-alimentación, es una de las razones fundamentales por las que me he mantenido participando durante 16 años seguidos en el Premio Compartir, y estoy convencido que han contribuido de manera significativa a mejorar mi práctica docente.

En el 2012, 2013 y 2014 recibí mención de honor por mi “ejemplar experiencia pedagógica”, como dice en la certificación que me envían, lo cual ha sido un gran incentivo para mí.

En el año 2015, además de la retroalimentación se implementa la tutoría virtual para todos los participantes, estrategia que supe aprovechar, al seguir paso a paso cada una de las sugerencias, y enviar finalmente mi propuesta.

Presento esta propuesta a pesar de comentarios de colegas que expresan… “Pedro con tus 56 años ya no tienes opción, mira que el mismo gobierno nos estigmatiza que los mayores de 47 años ya no tenemos derecho a las maestrías, mucho menos a una premiación, y tú con tu propuesta utilizando la tecnología cuando eso es para los jóvenes”.  Estoy convencido que en el Premio Compartir no hay límite de edad y que la tecnología es para todos; por lo cual he enviado mi propuesta “Aprovechando las TIC en la enseñanza de la física”, partiendo de las siguientes actividades:

  • LA WIKI DEL DOCENTE: donde están disponibles los temas, los logros e hipervínculos, preguntas de análisis y reflexión y ejercicios de aplicación. Allí se observan videos, animaciones, teorías, laboratorios virtuales y varias actividades, que son consultadas previamente por las estudiantes, para responder a las preguntas de las guías que aparecen en la wiki.
  • VIDEOS: Son trabajos colaborativos de integración, donde las estudiantes presentan la vida y obra de Isaac Newton, Albert Einstein, teorías sobre la Naturaleza de la Luz, temas como Gravedad de los planetas, presión, principio de Arquímedes, principio de Pascal, calor y temperatura y telefonía celular entre otros.
  • LA WIKI DE LAS ESTUDIANTES: Este es un proyecto de integración donde las estudiantes dan cuenta de lo que han aprendido en los diferentes proyectos y asignaturas de una manera creativa con videos, animaciones y textos.  Las jóvenes explican de qué manera se integran los proyectos con los temas que se desarrollan en cada asignatura y sobre todo, la aplicación de dichos conceptos en la vida cotidiana.
  • PROYECTO TARRR: (Tecnología, Arte, Reciclar, Reducir, Reutilizar) cuyo objetivo es fortalecer procesos de formación de cultura ambiental a partir de la reutilización de materiales electrónicos, para transformarlos en obras de arte, y contribuir de esta manera a la reducción de la contaminación.

Fue de gran satisfacción el recibir la noticia de que mi propuesta ha sido una de las 55 seleccionadas para visitar por parte del premio Compartir.

Cuando me visitan, lo que hacen las estudiantes la rectora y mis colegas en el recibimiento de las evaluadoras, me hizo revivir el gran homenaje del año 2002. Todas las estudiantes cantan y bailan al ritmo de una canción donde transforman la letra, explicando el contenido de la experiencia pedagógica; asimismo las palabras de la rectora y de las estudiantes del programa de formación complementaria me llenaron de regocijo.

Ha sido indescriptible la emoción que sentí el día que una de mis estudiantes me avisa que estoy en la lista de los 16 Nominados, emoción que aumenta cada día que pasa y se acerca el 26 de mayo. Son tantas las emociones que me ha dado mi profesión que digo con gran seguridad que “Si muero y vuelvo a vivir, volveré a ser maestro”.

*Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad estricta del autor.
Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Licenciado en Matemática y Física
Promedio: 4.9 (56 votos)
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.