Usted está aquí

Jorge Nieto, el profe que creó su propia tabla periódica en braille

Este educador es un genio de las ciencias naturales que ha llevado este modelo de aprendizaje a seminarios internacionales, para fortalecer la formación de los estudiantes con discapacidad visual.

Septiembre 1, 2017

Hace cinco años, en el ‘tallercito’ de su casa, una habitación repleta de libros, materiales didácticos y un computador, Jorge Nieto, más conocido como el ‘profe genio’ de ciencias naturales del colegio oficial República de China de Engativá, se las ingenió para crear la primera tabla periódica en braille para colegios del Distrito.

“Cuando el corazón palpita por un objetivo, no hay límites. Los estudiantes con discapacidad visual me sembraron la inquietud de desarrollar herramientas para que tuvieran las mismas oportunidades de aprendizaje. Creo que mi tarea nunca acaba en el aula, cada día salen nuevas ideas y nuevas metas” asegura Nieto con un gesto de seguridad.

Este profe es uno de los 34.966 docentes del Distrito comprometidos con brindar una educación incluyente de calidad, en el marco de una política educativa que busca ofrecer formación integral y de excelencia para el ser y el saber de niñas, niños y jóvenes que estudian en los colegios públicos de Bogotá.

Desde hace más de 30 años, Jorge le profesa un gran amor a su profesión, que le ha aportado grandes conocimientos y le ha permitido llevar estas creaciones a escenarios locales, nacionales e internacionales, como el ‘Seminario internacional para procesos de aprendizajes en ciegos’ de Guatemala, en donde representó al país.

“Es un gran reto que siempre estoy dispuesto a asumir. Tenemos posibilidades infinitas para desarrollar nuestro oficio” dice Jorge, mientras sonríe y afirma que actualmente les enseña a 9 estudiantes de baja visión y 2 con ceguera.

Por una educación más incluyente

Era un viernes en la tarde, luego de varias noches sin dormir, cuando Nieto decidió con un pedazo de madera, papel bond, tijeras y pegante, construir ese sueño que haría de su clase un espacio más incluyente en el que estudiantes videntes y no videntes podrían aprender al mismo ritmo.

“Sentía demasiada impotencia al ver que no todos los alumnos entendían mi clase. En el aula uno es libre de hacer cambios, y al ser evidente esta situación, decidí transformarla. Nunca es tarde para generar transformaciones, porque creo que la niñez y la juventud se merecen todo nuestro esfuerzo” dice el profe, quien aún evoca el día en el que empezó su gran aventura por el mundo del braille.

Con voz de tristeza, Jorge aún recuerda cómo, un día en medio de la clase, quedó estupefacto cuando Duvan Figueroa, un estudiante ciego, levantó su mano derecha para poder hablar, y le afirmó con un gesto de incertidumbre, que no entendía nada de la asignatura y le preguntó “profe, ¿yo qué hago?”.

Cuando Nieto oyó las palabras del estudiante, un corrientazo pasó por su cuerpo. Quedó aturdido sin saber qué responder y con la obsesión en su mente de darle una solución a esta inquietud lo antes posible.

“Desde ese momento, mi vida cambió. Hasta hace 5 años pude responder esa pregunta ofreciendo nuevas herramientas que permiten, ahora sí, un verdadero aprendizaje” afirma el docente, quien además de crear la tabla periódica, ha diseñado en braille más de 30 modelos de cruces genéticos, la estructura del ADN, la tabla de configuración electrónica y mapas conceptuales sobre ecosistemas, física y niveles de medición.

Después de varias noches en vela analizando la situación, este profe llegó a una conclusión que no solo cambiaría su vida, sino también la de todos sus estudiantes.

“Me puse a estudiar braille y pedí apoyo a las tiflólogas del colegio. Luego de tanto practicar, de leer miles de libros e investigar por internet, aprendí el lenguaje y empecé a crear mis inventos” dice con firmeza este maestro, quien asegura que, aunque no fue nada fácil, con paciencia y esfuerzo todo se puede.

Ver la ciencia con otros ojos

Actualmente, este orgullosamente maestro de Bogotá siempre carga bajo su brazo derecho, sus marcadores, sus inventos y lo más importante, sus plantillas para escribir y leer en braille, que no le permiten olvidar cómo es posible sumergirse en ese mundo, que, como él afirma, lo ha dejado sin palabras.

“Es un universo sin fronteras que te abre los ojos a una nueva visión de la vida. Sé que hay un gran camino para estos muchachos que son muy perceptivos y talentosos” agrega el docente, observando a una de sus alumnas en condición de discapacidad visual mientras toca con las yemas de sus dedos la tabla periódica que con tanto amor fabricó.

Al oír lo dicho por el docente, Leidy Teresa Pardo, alumna de 9°, afirma que estas creaciones han sido una gran ayuda para entender las ciencias naturales y la física, desde su máxima expresión.

“Es interesante que el profesor se esfuerce por hacer palpable todo lo que necesitamos entender. Es evidente que tiene un gran compromiso por enseñar y fortalecer su labor” dice la estudiante, quien ratifica que Nieto ha generado los modelos en materiales resistentes, que, con el uso y el tiempo, no se desgastan ni se vuelven inservibles.

“Gracias por tanto” le dice finalmente la joven, a quien el trabajo de este maestro de la educación pública de Bogotá le da el poder para convertirse en un futuro próximo en una gran profesional de las ciencias naturales.

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Comunicador social y periodista.
Promedio: 5 (1 voto)
Estadísticas: .
Fabián Moisés Padilla De la Cerda
Gran Maestro Premio Compartir 2016
Logré que el aprendizaje del inglés se convirtiera en una alternativa para la construcción de un proyecto de vida y el mejor aprovechamiento del tiempo libre