Usted está aquí

“Nobel” de Educación para maestra estadounidense

“Dejar que los niños elijan qué quieren leer y sobre qué quieren escribir"

Marzo 16, 2015

En el marco de la ceremonia de clausura del primer Foro Global de Educación y Capacidades 2015  (GEFS, por su iniciales en Inglés), Nancie Atwell, fundadora del Centro para la Enseñanza y Aprendizaje de Edgecomb, en los Estados Unidos, fue galardonada con El Premio Global al Docente. Según su fundador, Sunny Varkey, este premio busca revalorizar la función del docente para que sea reconocida su importancia social por lo que cataloga de significante y merecido  que Atwell haya sido galardonada.

Gracias al desarrollo de la enseñanza de la lengua como un taller de escritura y lectura, Atwell consiguió que sus alumnos de octavo grado lean un promedio de 40 libros al año cuando el promedio habitual en Estados Unidos es de seis a ocho libros anualmente. Además, a través del Centro Para La Enseñanza y Aprendizaje, desde 1990 favoreció a niños de escasos recursos para trabajar con grupos de estudiantes que representen la diversidad socioeconómica logrando que el 97% de sus graduados se matricularan en la universidad.

Estos motivos fueron suficientes para que fuera elegida como ganadora del Foro, que es catalogado por los expertos del tema como el “Nobel” de la educación y que tuvo entre 10 finalistas al premio de un total de 5.000 nominaciones de 127 países incluyendo, entre otros, a la fundación de Bill y Melinda Gates y representantes de organizaciones educativas internacionales.

Su método quedó descrito en el libro In the middle, del cual vendió medio millón de ejemplares. Consultada por iEco, Atwell explicó que la clave es "dejar que los niños elijan qué quieren leer y sobre qué quieren escribir" y que la estructura de sus clases "aumenta su capacidad y resistencia".

Boletín de noticias
Registre su correo electrónico para recibir nuestras noticias.
Escrito por
Promedio: 5 (2 votos)
Estadísticas: .
Hoguer Alfredo Cruz Bueno
Gran Maestro Premio Compartir 2009
Logré vincular el aula y la comunidad rural a través de expediciones que marchaban tras la huella de la cultura local en tertulias de lectura que se convirtieron en lugares de encuentro entre los padres, los hijos, los textos y la escuela.