Usted está aquí

Jóvenes empresarios en busca de un cambio socioeconómico

La creación de una pequeña unidad productiva o empresa por parte de los estudiantes mediante un proceso organizado con el desarrollo de una propuesta de transformación social y con la idea y aplicación del conocimiento transdisciplinar, donde se involucran las áreas de matemáticas, quími­ca, español, inglés e informática.

Abril 26, 2015

Lydya Janeth Gutiérrez.
Maestra Ilustre, 2007
Orientación para el Trabajo
I.E Empresarial y Agroindustrial Los Andes, Sogamoso

Propósito

Promover el aprendizaje de conocimientos básicos en temas de emprendimiento y agroindustriales, para que los estudiantes puedan transformar su entorno, mediante el saber y saber hacer, utilizando principios teóricos sobre desarrollo sostenible y trabajo en equipo.

Estrategia

Con el desarrollo de una propuesta de transformación social y con la idea y aplicación del conocimiento transdisciplinar, donde intervienen las áreas de matemáticas, quími-ca, español, inglés e informática, los estudiantes crean una pequeña unidad productiva o empresa de acuerdo a un proceso organizado según los diferentes grados así: 1) En primaria, los estudiantes se acercan al ‘emprenderismo’ y la producción agrícola en una huerta demostrativa; 2) sexto y séptimo, se realiza una exploración empresarial y un reconocimiento de materias primas agroindustriales; 3) en octavo los estudiantes con-forman grupos de trabajo o sociedades de cinco personas; 4) noveno, se ve organización empresarial y agroindustria de frutas, verduras y hortalizas que incluye un pequeño estu-dio de mercado para los productos a ofertar; 5) décimo, se conforma la pequeña empresa, se elabora el proyecto productivo y agroindustrial de la carne; 6) undécimo, se pone en marcha la empresa y agroindustria de cereales, donde además se hace un diagnóstico sobre los productos que los estudiantes conocen, junto a un plan para la elaboración de productos alimenticios que saldrán al mercado.

Complementariamente y con la idea de cualificar el proceso, cada pequeña empresa se identifica con un nombre, lleva un cuaderno de flujogramas de elaboración de produc-tos, un cuaderno de teoría y realiza logotipos y etiquetas para sus productos. Igualmente y de la mano del docente, se valora en los estudiantes la capacidad para solucionar problemas, trabajar en equipo, su mentalidad emprendedora, organización empresarial, transformación de materia prima en productos con calidad y excelente presentación, así como el diseño de estrategias para comercializar el producto.

Logros

Los estudiantes encuentran útil el conocimiento que se les brinda, se apropian de éste y mejoran su autoestima; en el camino logran diseñar un proyecto de vida enfocado en la superación y en la apropiación de aprendizajes útiles para el mismo. Académicamente, la propuesta permite articular saberes y desarrolla interdisciplina-riedad desde el preescolar hasta la media, sobre todo por la participación de diferentes maestros en el proceso, la inclusión de la propuesta en el PEI, así como la articulación con el SENA.  Por otra parte, gracias a este proyecto, muchos han logrado transformar duras y difíciles realidades familiares y sociales, involucrar a las familias en el proceso de aprendizaje de sus hijos y alcanzar la participación en mini ferias agroindustriales, donde se ofrecen los productos, la comunidad se fortalece la identidad regional y el sentido de pertenencia a la misma. 

¿Qué la llevó a formularme preguntas sobre la práctica pedagógica?

La motivación más grande que un maestro tiene al plantearse preguntas sobre su prácti-ca pedagógica viene directamente de sus estudiantes. En mi caso fue uno de ellos quien me puso a reflexionar sobre la función que como maestra tenía para mejorar en algo la vida de la comunidad.

Eran muchas las preguntas que me hacía y todo se dio dentro de un momento crucial pues Dios me había puesto en una comunidad que necesitaba un cambio. Pero, ¿cómo hacerlo sin apoyo? Antes que un obstáculo esto fue más un aliciente y una pregunta que como la mayoría de las que alcancé a plantearme, obtuvo solución.

De ahí en adelante fue la lucha entre querer darle un vuelco a mi práctica pedagógica a favor de mis estudiantes y las condiciones poco favorables que tenía a disposición. Hoy, doce años después, es muy gratificante ver que tras años de esfuerzo, retroalimentación, críticas, reflexiones y cambios, la propuesta se ha fortalecido constantemente y mi prác-tica pedagógica también.

Explíquenos cómo estas preguntas la llevaron a transformar su quehacer en el aula.

La función de un maestro no es transmitir información. Esta consideración, y reexionar diaria-mente sobre lo que sucede en el aula con los estudiantes, generó cambios en mí, especialmente porque jé la mirada en ellos, en los aprendizajes que evidenciaban, en sus comportamientos y en un sin número de detalles que le dieron un nuevo rumbo a mi quehacer docente y un n o una visión más clara al mismo.

Pero esta transformación ha sido paulatina, no se ha dado de la noche a la mañana pues en ocasiones cuesta trabajo hacer la diferencia y salir de ese contexto tradicional en el que el maestro se desenvuelve.

Por eso, ser un maestro alternativo, que genere en los estudiantes otro tipo de experiencias educativas y cuyo objetivo nal sea el de educar para la vida, tiene presente la autorreexión y la autocrítica del quehacer pedagógico en el aula. Esto signica entre varias cosas, extrapolar el aula para que deje de ser sólo un espacio de cuatro paredes, cambiar lo que sucede dentro de ella y sobretodo, romper para-digmas en cuanto a las estrategias pedagógicas y el quehacer o signicado de ser maestro.

Escrito por
No hay votos aun
Estadísticas: .
Sandra Cecilia Suárez García
Gran Maestra Premio Compartir 2013
El cuerpo habla y la danza puede ser el camino para la exploración del ser y el medio para liberar las palabras que se encuentran encadenadas.