Usted está aquí

Pedagogía conceptual: objetivos y sus bases teóricas a través del tiempo

Una propuesta que busca que el estudiante encuentra estabilidad emocional relacionada con la felicidad propia esperando ayudar a las personas que conozca en su proceso de crecimiento.

Noviembre 27, 2018

La pedagogía conceptual es una propuesta que busca llevar al estudiante más allá de la adquisición de información científica e intelectual, en la que proponen que el alumno desarrolle inteligencia emocional y capacitar a los alumnos para enfrentarse a la realidad social contemporánea. Esta propuesta busca que el estudiante encuentra estabilidad emocional relacionada con la felicidad propia esperando ayudar a las personas que conozca en su proceso de crecimiento a ser felices en diferentes dimensiones. Así, el estudiante podrá amplificar sus habilidades en los procesos cognitivos y afectivos.

La pedagogía conceptual fue considerada desde seis aspectos diferentes por varios teóricos de diferentes nacionalidades. Primero por el psicólogo soviético Lev Vigotsky (1896), quien abordó el modelo enfocándose en el pensamiento y el lenguaje. El consultor de negocios austríaco, Peter Drucker (1909), contextualizó la idea de pedagogía conceptual en el marco del siglo XX. El psicólogo estadounidense David Ausubel (1918) se refirió por primera vez al aprendizaje significativo como componente relevante dentro de la pedagogía.

Así, el psicólogo estadounidense, Howard Gardner (1943), amplió el modelo bajo la relación existente entre la inteligencia y el pensamiento como puntos relevantes de la adquisición de conocimiento. Después, el psicólogo estadounidense, Daniel Goleman (1946), estudió la pedagogía conceptual desde la inteligencia emocional de manera simultánea con el filósofo español, Fernando Savater (1947), quien decidió poner sus esfuerzos en tratar esta pedagogía desde los valores.       

La pedagogía conceptual tiene como principal objetivo las habilidades cognitivas, el conocimiento y los valores en los estudiantes, diferenciándolos según el tipo de pensamiento que tiene cada uno de ellos y la edad mental con la que cuentan. Esperando que absorban además, información científica, matemática, lógica y recreacional relacionándola con su entorno. Así, la pedagogía conceptual cuenta con tres fases, fase afectiva, fase cognitiva, y fase expresiva. Si el alumno logra desarrollar las fases anteriormente mencionadas llegará al ideal propuesto por la pedagogía presente, se convertirá en una persona ética, talentosa, emocionalmente fuerte, expresiva, y capaz de analizar y transformar la información en símbolos y viceversa.

Ahora bien, la fase afectiva hace referencia al interés de despertar en el estudiante curiosidad y el interés por las diferentes tareas que realiza esperando que aprenda con el objetivo final de reflexionar sobre la información adquirida y el proceso que se atravesó para integrar está en su sistema cognoscitivo.

La fase cognitiva se enfoca en garantizar el acceso a la información, comprenderla, aproximarla a la realidad para esquematizarla, avalando la comprensión esperando que el alumno la asimile. Su punto principal es que el estudiante comprenda realmente los contenidos que se le están mostrando y los contextualice.

Finalmente, la tercera fase, la expresiva, se basa en el dominio de lo aprendido realizando un proceso de autoconciencia siguiendo la secuencia propuesta por el modelo: procedimiento, conciencia operacional, simulación y, para terminar, ejercicio de la información adquirida.

Escrito por
Estudiante de Lenguas Modernas de la Universidad EAN - Escuela de Administración y Negocios, con énfasis en traducción.
Promedio: 5 (3 votos)
Estadísticas: .
Luis Fernando Burgos
Gran Maestro Premio Compartir 2001
Revivo los mitos y leyendas para invitar a los duendes a guiar procesos de investigación.